Reunión a tres: todo sigue igual

0
142

En la ronda de negociaciones que está llevando a cabo el PSOE para intentar formar Gobierno y evitar que haya elecciones generales el 26 de junio – toda vez que su acuerdo con Ciudadanos fue rechazado por el Congreso de los Diputados los pasados días 2 y 4 de marzo – había una fecha marcada en rojo en el calendario. Ese día era el 7 de abril y tres protagonistas: PSOE, Podemos y C’s. Fue una reunión en la que no se acordó nada, ni siquiera una fecha para otra reunión, ya que las posturas entre Podemos y C’s están muy alejadas, como se viene viendo todo este tiempo de atrás, con vetos entre ellos incluidos.

La única vía posible, según Antonio Hernando (PSOE), es la de los 199 escaños; es decir, una coalición entre PSOE, Podemos y C’s. El propio Hernando ha explicado que las vías 130 (PSOE y C’s) y 161 (PSOE, Podemos, Compromís y UP-IU) no son posibles, y tiene razón, dado que la primera ya fue rechazada y la segunda necesitaría de apoyos nacionalistas, que por ahora no están dispuestos a aceptar desde Ferraz. En definitiva, son vías que no suman por sí solas, ya que los votos en contra serían mayores en ambos casos.

El problema es que la vía 199 tampoco es posible, al menos de momento, ya que Podemos sigue vetando a C’s y el PSOE dejó claro, como dijo Pedro Sánchez, que “la presidencia socialista pasa por el apoyo de C’s”. El pacto PSOE-C’s sigue vigente y Podemos no quiere apoyarlo. La polarización entre Podemos y C’s hace que se vea difícil, por no decir imposible, que las cosas cambien en los poco más de 20 días que quedan de plazo para convocar elecciones si no hay investidura.

A todo esto, entre el 14 y el 16 de abril, las bases de Podemos decidirán sobre el camino que debería seguir el partido. Los inscritos en la consulta deberán responder a dos preguntas: la primera, sobre el acuerdo entre el PSOE y C’s; la segunda, sobre un acuerdo con “las fuerzas del cambio”, es decir, PSOE, En Comú Podem, En Marea, Compromís y UP-IU. Pablo Iglesias ha dicho que si las bases apoyan el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, se deberán tomar “responsabilidades políticas” y que si el resultado es de doble afirmación “la dirección decidirá sobre los resultados”.

Si las bases de Podemos apoyan el acuerdo entre el PSOE y C’s – algo muy difícil de creer –, el partido de Iglesias se rompe. Y si lo rechaza, seguiremos en las mismas. Podemos no quiere a C’s y el PSOE ha dejado claro que sin C’s no hay ningún acuerdo posible; así que, mientras estas posturas no cambien, poco cambiará el panorama actual.

Y en estas Podemos presentó (en la reunión a tres) una serie de propuestas para acercar, si se puede, un acuerdo con el PSOE. Dichas propuestas siguen la senda del programa electoral, aunque Pablo Iglesias ha dicho que son “20 cesiones”.

Dicho paquete de medidas sigue queriendo impulsar un aumento del gasto público en sanidad y educación, junto a una renta garantizada. También, pretende acabar con la “austeridad fiscal” mediante un aumento de los ingresos, que pasaría por una reforma fiscal. Es decir, más gasto público y más impuestos.

En materia laboral, Podemos sigue proponiendo un aumento del salario mínimo, la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores y reformar la contratación temporal y a tiempo parcial. Es decir, más regulaciones.

En lo referente al sistema electoral, Podemos propone mejorar la proporcionalidad electoral para cumplir el principio “una persona, un voto”. También se propone cambiar el sistema de financiación de los partidos políticos.

Respecto al derecho a decidir, Podemos desplaza “el ámbito de negociación para la resolución del encaje de Cataluña en España al ámbito de una mesa de negociación integrada por En Comú Podem y PSC”, comprometiéndose a asumir como propio el resultado de dicha reunión.

Para concluir las 20 propuestas, Podemos afirma que éstas deben llegar de la mano de un gobierno “progresista y de cambio”, formado por PSOE, Podemos, En Comú Podem, En Marea, IU y Compromís en función de sus respectivos apoyos electorales. Podemos dice que este Gobierno sería “de cambio, plural y proporcional, que asuma que el nuevo sistema pluralista obliga a abandonar el rodillo parlamentario de las mayorías absolutas e instala el diálogo y el respeto en el centro de la vida política”.

Las propuestas de Podemos no tendrán validez alguna mientras excluyan a C’s de las mismas. Las cosas, hoy por hoy, están claras: Podemos no quiere a C’s y el PSOE ha dicho que su acuerdo con C’s es indispensable para la formación de un Gobierno. Como he dicho en anteriores ocasiones, las sumas de Pedro Sánchez llevan a elecciones. Cada vez queda menos tiempo y todo sigue igual.

 

 

Deja un comentario