El Pacto

0
120

[dropcap]S[/dropcap]in duda es una de las semanas más interesantes, por ahora, de este 2015 para nuestros políticos. Tras el batacazo para el PP y la fuerte aparición de Podemos  y Ciudadanos es el momento de reflexionar, de tomar decisiones, de nuevas medidas. El  mapa político español toma otros colores, ya no es rojo o azul, es arcoíris. Aún no sabemos a ciencia cierta cuáles serán finalmente los resultados y quién gobernara en cada ciudad, en cada comunidad. Pero lo que podemos decir sin lugar a dudas es que el PP ha perdido fuerza y que debe replantearse muy seriamente las cosas de cara a las generales.

Por supuesto, desde la cúpula del partido no se les ocurre mencionar sus fallos, reconocer su derrota y aceptar la necesidad de cambio. En su lugar, prefieren respaldarse en su victoria consiguiendo  el mayor  número de votos, en efecto siguen siendo, aunque nos pese a muchos, el partido más votado por los ciudadanos. Pero esto no les basta para gobernar, las mayorías ya no son suyas, y la era de los pactos ha regresado con más fuerza que nunca. Pactos de la izquierda que lucharán contra los gobiernos populares, contra sus medidas, contra sus mentiras.

No obstante, lo más destacable de la jornada a mi parecer es la derrota del bipartidismo, su pérdida de votos y el deseo de cambio y de nuevas oportunidades que la ciudadanía ha demostrado tener. Pese a las campañas lanzadas contra los nuevos partidos, estos han conseguido una fuerte aparición electoral, demostrando que con esfuerzo, trabajo a pie de calle y honradez se llega más a la gente que hablando a través del plasma. Es más, nunca lo reconocerán, pero por algo no prepararon el famoso balcón en Génova ni salieron a celebrarlo, sus temores estaban muy presentes la noche del domingo.

Solo nos queda esperar las consecuencias de estos primeros comicios que sin duda no han defraudado. Prepárense para las generales que vienen curvas y tengan miedo de lo que se les avecina, la pérdida de poder absoluto. Los que no han de temer nada son los ciudadanos, no se dejen manipular, los enemigos ya están en el gobiernos; dejemos que lo intenten las nuevas generaciones, las promesas, la ilusión. Estamos en la dirección del cambio, de hacer otra política, de una democracia mejor y real para todos.