Podemos miente. La ley 25 no fue aprobada y necesita a Ciudadanos

0
107

Podemos ha iniciado una campaña mediática alrededor de la denominada Ley 25 que bautizaron con el número de uno de los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  En su campaña, lo líderes de la formación afirman que la mencionada ley ya ha sido aprobado, lo cual es totalmente falso.

El pasado martes 12 de abril, el Congreso de los Diputados aceptó con una mayoría simple la proposición de ley del grupo parlamentario de Podemos. Han votado a favor Podemos, PSOE, Compromís, Bildu, ERC y Nueva Canaria. El PP votó en contra. Se abstuvieron C’s, DiL y PNV.

La Ley 25 no fue aprobada

Lo que se produjo ayer en el Congreso de los Diputados no es más que una toma en consideración mediante un debate similar al de totalidad de los proyectos de ley. El procedimiento para la aprobación de una proposición de ley es largo y está sujeto a un proceso de enmiendas, debates y deliberaciones.

La proposición de ley se asume como una iniciativa legislativa de un Diputado con la firma de otros catorce miembros de la Cámara o la de un Grupo Parlamentario con la sola firma de su portavoz.

Hasta la aprobación definitiva se necesitarían mínimo 2 meses, el tiempo que tiene el Senado para tramitar el proyecto. En este plazo el Senado puede actuar de tres maneras:

  1.  Aprobar el texto en los mismos términos en que le fue remitido por el Congreso. En tal caso, quedará definitivamente aprobado.
  2. Introducir enmiendas. El proyecto volverá al Pleno del Congreso, que puede aceptarlas o rechazarlas por mayoría simple.
  3.  Interponer un veto, que ha de ser aprobado por mayoría absoluta (art. 90.2 CE). Para superarlo, el Congreso debe ratificar, por idéntica mayoría, el texto inicial por él aprobado. De no conseguirla, se someterá de nuevo a votación transcurridos dos meses a contar desde la interposición del veto que, en este caso, será superado por mayoría simple.

De darse un veto en el Senado aprovechando el Partido Popular su mayoría absoluta en dicha cámara, el texto deberá ser ratificado con una misma mayoría absoluta por el Congreso de los diputados para continuar con su tramitación. Dada la primera votación en el Congreso, parece que la mayoría absoluta resulta complicada. 

El actual contexto de bloqueo para la investidura de un nuevo presidente, hace que se conjure un nuevo escenario electoral. Las actuales previsiones no muestran grandes variaciones con respecto a los resultados del 20. No obstante, esto cambio pueden ser substancial en cuanto a la configuración de mayorías, dado que los último barómetros apuntan a un empuje de la abstención lo cual favorecería especialmente al Partido Popular.

Podemos necesita a Ciudadanos

Los número definitivamente no dan. Podemos necesitaría el apoyo de Ciudadanos para que el Congreso pueda retomar el texto por mayoría absoluta en la Cámara Baja. Un gobierno progresista necesita de una mayoría absoluta que le permita desbloquear la supremacía del Partido Popular en el Congreso. 

Un posible escenario electoral

Quizás ayer hayamos asistido a la colocación de la primera piedra de la construcción de una maquinaria electoral, por dos motivos.

Esta fórmula le da a Podemos un poderoso argumento para reforzar su propuesta de investidura, la cual no necesitaría la mayoría absoluta de Ciudadanos, colocando al Partido Socialista en un contexto de indeterminación.

Por otro lado, puede dar pie a Podemos para acusar directamente al Partido Socialista, Ciudadanos y Partido Popular por bloquear su iniciativa estrella en un escenario de competición electoral.

 

Deja un comentario