Génesis de Ciudadanos: “ni rojos, ni azules”

0
83

[dropcap]H[/dropcap]ace ya 10 años que Ciudadanos se presentaba en Madrid bajo las premisas: Ciudadanía, Libertad e Igualdad, Laicismo, Bilingüismo y Constitución. Su líder ya era Albert Rivera, 10 en años en política lleva el político catalán liderando su proyecto nacido del impulso de la plataforma “Ciudadanos de Catalunya explicaba que era “ciudadano del mundo” y socialdemócrata. Ahora no es ni izquierda, ni derecha, quiere ser Suárez. Ya le gustaría tener la talla intelectual del líder ya fallecido.

Ciudadanos es un partido político que se ha adueñado del espacio de UPyD y  ha logrado rascarle espacio al PP y al PSOE en el centro-izquierda y centro-derecha;  desplazándolos levemente a izquierda y derecha, situándose así en lo que se denomina centro político, pese a que el centro, el punto medio del que hablaba Aristóteles no existe. Es un imposible. El partido naranja se ha presentado como un partido responsable que apuesta por el entendimiento y la superación del “rojos y azules.  Dice ser capaz de entenderse con los dos grandes partidos y ser la alternativa a los nacionalismos, el independentismo y el populismo”. ¿Lo son?

Todo indicaría que sí, que han llegado para quedarse y que son la nueva política de centro moderado reformista. Tengo mis dudas, la verdad. No veo al partido con el suficiente aplomo, peso, ni un aparato que resistiese unos posibles malos resultados en unas generales, que podrían producirse en junio. El gatillazo de Ciudadanos no solo se reduce a sus decepcionantes resultados electorales, sino que el partido reformista por antonomasia en España no ha logrado situarse en lo que falsamente se denomina centro. Solo hace falta ver cómo sitúan en las encuestas en el espectro ideológico derecha-izquierda al partido naranja. Por tanto, ¿Ciudadanos ha fracasado? Sí y no. Hasta hemos explicado sus puntos débiles, pero ahora vamos a relatar las bondades del partido de Rivera, que alguna tiene.

En realidad, el de Rivera es un partido liberal. Es más liberal que el PP, que pese a su deriva en un aparato político corrupto no deja de ser conservador y con unos anclajes en la tradición de una España rancia, que por suerte ya casi no existe. La nueva política que propugnan solo tiene que ver su mejoría en la comunicación y en los medios de comunicación en los que le han dado pábulo, puesto que hacía falta un Podemos de derechas, según el Presidente del Banco Sabadell, y en Ciudadanos lo han encontrado.

El cambio que propone Ciudadanos es un recorte aún mayor de derechos sociales y el endurecimiento de los recortes en el acceso a la sanidad pública. El ejemplo concreto de esto que apunto es su restricción en el acceso a la sanidad universal de los inmigrantes sin papeles, incluida en su programa electoral. Es cambio sí, pero la cuestión no ha de ser el cambio porque sí. El cambio en España es necesario para avanzar en derechos sociales, en la transparencia de las instituciones públicas, en la participación de la sociedad en las cuestiones más relevantes que se decidan desde la política y, por supuesto, para revertir las medidas económicas regresivas adoptadas en la última legislatura del Gobierno de Zapatero y de los últimos pésimos cuatro años de Gobierno del PP de Rajoy. Ciudadanos es un partido liberal, pero de buen rollo. Y eso con respecto al PP es cambio en las formas, aunque no en el signo de las políticas.

 

Deja un comentario