Se ha hecho viral un video en el que salían ardiendo varios chalets de una urbanización madrileña. Y es que los okupas han decidido quemar las casas que okupaban antes de que les expulsen definitivamente. Como decía Marx, (máximo exponente de la izquierda actual, y de los okupas): “la violencia es la partera de la historia”. Cierta izquierda sigue anclada a su pasado terrorista. Que se lo digan a Bildu, herederos de ETA, que hasta hace poco utilizaban el atentado como método político hoy tratan de reescribir la historia basándose en la lucha de clases, de opresores contra oprimidos (véase la polémica foto de la serie de HBO llamada Patria).

Volviendo al tema que nos “okupa”, el número de okupas en España continua en aumento debido a la permisiva ley que les protege. Las imágenes que cada día vemos en las noticias nos muestran una realidad muy alejada de aquellos casos en los que una familia con hijos pequeños o mayores discapacitados encontraban en la ocupación una salida temporal para cobijar a los suyos.

Ahora la realidad es otra: mafias organizadas, okupas que estudian a conciencia sus objetivos -desde pisos hasta chalets de alto nivel- y que, sorprendentemente, cuentan con un equipo de abogados a quienes remiten cuando se les pide que abandonen la vivienda que han ocupado de manera ilegal. 

Los problemas derivados de la okupación van más allá del daño causado al propietario de la vivienda pues, además, crean un clima de inseguridad en la comunidad en que deciden okupar, inseguridad causada por peleas con los vecinos, narcoviolencia o robos.

En la publicación del Índice Internacional de Derechos de Propiedad (IIDP), si estudiamos el desempeño de la OCDE, vemos que España ocupa el puesto 27 de un total de 36, con una nota de 6,452 puntos sobre 10. España se sitúa en los peores puestos entre los países mas desarrollados, siendo los nórdicos los que lideran el ranking. 

PROPUESTA DE CIUDADANOS

Hace un mes C’s presentó en el Congreso una propuesta para agilizar el desalojo express de los okupas y el endurecimiento del delito de usurpación, propuesta ya presentada en 2018 que no llegó a ser debatida. Además, la presente Ley distingue entre delincuentes y aquella ocupación que tiene una motivación social, por ello tiene por fin “proteger a aquellas personas que, habiendo sido desalojadas de su vivienda habitual por el impago de un préstamo hipotecario, se encuentren en situación de especial vulnerabilidad, ofreciéndoles a este respecto cobertura y atención social”. 

En España los ciudadanos no están bien protegidos por la ley, y esto se debe fundamentalmente a los políticos de izquierdas (si, de izquierdas) cómplices de los okupas. Es bien sabido que podemos siempre se ha posicionado de su lado, en especial Ada Colau (de hecho Barcelona es la ciudad española con mas okupas), no tanto que el Psoe de Pedro Sánchez ha votado en numerosas ocasiones en contra de leyes anti-okupas, presentadas por C’s o Vox. Si bien es cierto que no les apoyan abiertamente, a la hora de la verdad si están de su lado. Este es uno de los muchos puntos de la vergüenza que el Psoe vota pero se avergüenza de ello, por eso nunca lo menciona, como también lo es su pacto con Bildu.

Con una sociedad cada día más concienciada y contraria a esta práctica abusiva y completamente injusta con los propietarios, solo cabe preguntarse hasta cuándo una ley que protege y ampara al infractor, hasta cuándo unos políticos que miran para otro lado, hasta cuándo las leyes van por detrás de las necesidades reales de los ciudadanos. ¿Hasta cuándo?


¡Queremos quitar la publicidad!

PoliticAhora se financia con la publicidad. Pero queremos ofrecerte contenido como este sin anuncios tan molestos. Si necesitas comprar algo a través de Amazon, por favor haz clic en el anuncio que aparece debajo y procesa tu pedido. Tu producto costará lo mismo pero a nosotros nos ayudas a seguir abiertos. ¡Gracias!

 

Deja un comentario