Desde hace semanas se está rumoreando sobre las posibles fusiones dentro del sistema bancario español. Se ha especulado sobre la posibilidad de ver fusionado a Bankia y Liberbank, o alguna de estas con Sabadell. Y por fin hemos visto movimiento dentro del sector bancario. Ya hemos conocido que tanto Bankia como Caixabank han comunicado a la CNMV la puesta en marcha de conversaciones para analizar una fusión entre ambas entidades.

Así, por el momento, se abre un proceso de due diligence  donde ambos analizarán todo lo referente a esta operación y sus intereses. De llevarse a cabo la fusión, la nueva entidad bancaria se convertiría en la más grande de España.

Por lo que sabemos hasta este momento, suponiendo que la fusión se llevase a cabo, el presidente de la nueva entidad sería José Ignacio Goirigolzarri y el CEO sería Gonzalo Cortázar. Esta fusión haría que la participación del Estado dentro de la nueva entidad fuera del 14% aproximadamente – recordemos que actualmente participa en Bankia en un 61,8%-.

Esta fusión tendría efectos en la actual estructura del sistema bancario español. El sistema bancario español ya ha soportado un duro proceso de concentración a raíz de la crisis económica del 2008. Este hecho generó la desaparición de casi todas las cajas de ahorros y a través de la fusión de estas se crearon nuevas entidades bancarias, reduciendo la competitividad dentro del sector y aumentando, por ende, su concentración.

En el 2018, el Banco de España ya avisaba sobre los problemas que podría traer el hecho de  tener una excesiva concentración en el sistema bancario español. Su principal preocupación es que hubiera cierto tipo de comportamiento no competitivo –colusivo- que hiciera soportar al cliente un aumento del precio en el  servicio bancario.

Para medir ese  grado de concentración, se suele usar tanto el índice de Herfindahl como el índice Lerner. Por ejemplo, en el año 2016 el sistema bancario español ya presentaba un índice de Herfindahl por encima de la media de la eurozona. Aunque es cierto que aún no supera cierto umbral que nos pudiera llevar a pensar que nuestro sistema bancario está excesivamente concentrado, como podría ser el caso de los sistemas de otros países como Grecia o los Países Bajos. Por lo tanto, parece que por ahora tenemos margen.

¿Por qué pueden ser positivas las fusiones bancarias?

El actual entorno de tipos bajos que lleva a cabo el BCE hace que el negocio bancario se haya visto deteriorado, reduciendo los márgenes con los que operan las entidades bancarias.

Además, el sistema bancario español sigue a la cola de Europa en solvencia. De los principales bancos españoles, el único que tiene datos de solvencia por encima de la media europea es Kutxabank.

 

BANCO

CET1

Kutxabank

16,9%

Media Europea

14,8%

Unicaja

13,8%

Bankia

13,4%

Liberbank

13%

Grupo Cajamar

12,3%

Abanca

12%

Caixabank

12%

Banco Sabadell

11,7%

BBVA

11,7%

Bankinter

11,6%

Banco Santander

11,4%

Ibercaja

11,4%

 Fuente: EBA

 

Con esta fusión, se busca mejorar la fortaleza de la nueva entidad, que verá reducir sus costes al cerrar oficinas bancarias y ajustar a su vez la plantilla. De esta manera se quiere intentar  mejorar la rentabilidad que puede lograr obtener la nueva compañía. Por lo tanto, podemos decir que la fusión busca mejorar dos cosas, solvencia y rentabilidad.  


¡Queremos quitar la publicidad!

PoliticAhora se financia con la publicidad. Pero queremos ofrecerte contenido como este sin anuncios tan molestos. Si necesitas comprar algo a través de Amazon, por favor haz clic en el anuncio que aparece debajo y procesa tu pedido. Tu producto costará lo mismo pero a nosotros nos ayudas a seguir abiertos. ¡Gracias!

Deja un comentario