La situación de los pensionistas, y en especial de los jubilados, siempre ha sido un tema de especial interés, tanto político como económico; por un lado, los partidos políticos consideran a este colectivo como una gran bolsa de votos (de ahí la inmensa demagogia y electoralismo que siempre ha existido en torno a las pensiones y todo lo relacionado con los jubilados, en la esfera de la Seguridad Social) y por el otro lado, el aumento del gasto público en protección social como consecuencia del aumento del número de pensionistas-jubilados en España en los últimos años. Un gasto público que algunos partidos proponen disparar, sin tener en consideración el déficit y la deuda pública, y que como muchos sabemos hay que introducir elementos de racionalización para que dicho gasto no se dispare y no haya una inestabilidad fiscal mayor que la actual.

En estas circunstancias se produce un alto grado de demagogia y mentiras en torno a la situación de los pensionistas, en su mayoría jubilados. Muchas de esas mentiras giran en torno a la calidad de vida de nuestros jubilados. Algunos llegan a decir que los jubilados españoles “son pobres”. Algo que no es real, tomando como referencia el indicador más fiable para medir la pobreza, que es la carencia material severa (INE), puesto que lo que algunos toman como referencia para hablar de pobreza (el famoso “riesgo de pobreza”) no es más que un indicador de desigualdad, no de pobreza.

Como se puede observar en el siguiente gráfico, los mayores de 65 años en España han reducido la carencia material severa durante la crisis, llegando en 2016 tan solo al 2.5%.

 ¿Y en comparación con la Unión Europea? Pues hay que decir que los jubilados españoles están al nivel de los jubilados alemanes en relación a la pobreza, ocupando la posición 10ª de 28 países, como demuestra el siguiente gráfico con datos de Eurostat de 2016, último año con datos de todos los países.

Tomando como referencia el escenario de miseria que suele reflejar la izquierda reaccionaria de nuestro país, que siempre confunde pobreza y riesgo de pobreza, como he dicho antes, ¿existe un escenario malo para los jubilados españoles tomando este indicador? En absoluto, el riesgo de pobreza o exclusión social (conocido como AROPE, por sus siglas en inglés) también se ha reducido durante la crisis de los últimos años, pasando del 27.8% en 2007 al 14.4% en 2016.

Hay que recordar que este indicador mide aquella población que se encuentra en, al menos, una de las siguientes situaciones: riesgo de pobreza (60% de la mediana del ingreso equivalente o por unidad de consumo en el año anterior a la entrevista); carencia material severa; y hogares con una intensidad de empleo muy baja (por debajo del 20% del total de su potencial de trabajo en el año anterior a la entrevista).

Por último, para poner en comparación estos datos hay que darse cuenta de que los jubilados son el colectivo de edad con menos pobreza en España, como demuestra el siguiente gráfico. Y el único que la ha reducido durante la crisis. Por el contrario, los menores de 18 años es el colectivo de edad donde más pobres hay en España en términos relativos, casi al mismo nivel que entre 18 y 64 años, lo que indica que la pobreza en España, en los últimos años, incide algo más en hogares con población activa y población infantil que en jubilados.

En resumen, los jubilados españoles no se caracterizan por ser realmente pobres. Además, su pobreza se ha reducido en los últimos años, siendo el único colectivo de edad capaz de lograrlo (a diferencia de jóvenes y adultos, quienes han aumentado su pobreza en términos generales durante la crisis), y están por debajo de la media de la UE. Del mismo modo, el indicador AROPE también ha descendido durante la crisis para los jubilados. La demagogia y mentiras, a otro lado.

Compartir
Artículo anteriorUna Cataluña aun más polarizada.
Artículo siguienteSindicatos, así no
David Muñoz Lagarejos
Graduado en Ciencia Política y Gestión Pública por la Universidad Rey Juan Carlos. Estudiante de Economía en la UNED. Columnista en LA RAZÓN, Letras Libertarias, Proyecto Libertario, Somos La Revista, Debate21 y Navarra Información. Su pensamiento y filosofía de vida: por un mundo más libre, vacío de totalitarismos y de gente que impone sus ideas a los demás bajo la fuerza.

Deja un comentario