En estos días previos a las votaciones generales (que no elecciones) del próximo 20 de diciembre, intento sacar algún rato libre para leer los programas electorales de los partidos políticos y sus propuestas de cara a la próxima legislatura si alcanzan el Gobierno de España. Uno de esos partidos es Podemos, liderado por Pablo Iglesias, que poco tiene que celebrar en estos días después de la derrota del PSUV en las parlamentarias venezolanas.

El programa electoral de Podemos se divide en varias partes, las cuales coinciden todas en la palabra “Democracia”. La idea de Podemos es democratizar España, a su manera claro está. La democracia-no-democrática.

La primera parte del programa responde al nombre de Democracia Económica. En esta parte están las propuestas correspondientes al mercado eléctrico, modelo productivo, reforma fiscal, banca pública y sector financiero, empleo y pensiones.

La segunda parte es Democracia Social, donde se encuentran las propuestas de sanidad, educación, vivienda, etc. La tercera parte se llama Democracia Política y en ella podemos encontrar las medidas que Podemos quiere aplicar respecto a corrupción, Administración Pública, transparencia, seguridad y el modelo territorial.

Las dos partes con las que termina el programa electoral de Podemos son Democracia Ciudadana y Democracia Internacional.

Democracia Económica

Respecto al mercado eléctrico Podemos propone prohibir el fracking y permitir el autoabastecimiento. La formación política propone controles para acabar con las prácticas oligopolísticas del mercado eléctrico. En su programa no viene nada sobre liberalizar dicho mercado, para que haya de verdad competencia y acabe el oligopolio dictado por el Estado. Dicen querer acabar con los oligopolios pero a su vez quieren que el Estado recupere las centrales hidroeléctricas; es decir, quieren acabar con oligopolios mientras proponen monopolios. ¿Dónde está la lógica de Podemos?

En cuanto al modelo productivo Podemos habla de un Pacto Nacional por la Economía Productiva, impulsando un acuerdo multilateral entre Gobierno, patronal y sindicatos por el desarrollo industrial. También propone crear comités estratégicos sectoriales, que puedan permitir diagnosticar las necesidades de cada ámbito. En definitiva, en este apartado propone subordinar la economía y el modelo productivo a lo que el Gobierno viera necesario. Más paternalismo y más equivocación.

Uno de los platos fuertes del programa electoral de Podemos es sin duda el de la reforma fiscal. Por todos es sabido que desde Podemos siempre han hablado de subir los impuestos. Es verdad que lo camuflan diciendo que los ricos deben pagar más, pero al fin y al cabo, las ansias recaudatorias finalmente harían subir los impuestos a todos.

Proponen la lucha contra el fraude de un modo en el que sea necesario gastar más y que haya más control, a través de ofertas de empleo público para inspectores, una ley anual tributaria, un estatuto básico en la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), etc. Nuevamente se equivocan. Para que haya menos fraude no se necesita más control, sino impuestos más bajos.

En cuanto al IRPF proponen aumentar el número de tramos a partir de los 60.000 euros anuales y la reducción de deducciones. También proponen un tipo del 55% para rentas superiores a 300.000 euros anuales. Robo a mano armada. El siguiente punto es normal para un partido que quiere saquear a todos los ciudadanos: recuperación del gravamen efectivo en el Impuesto sobre el Patrimonio y en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. No sorprende a nadie.

En cuanto al Impuesto sobre Sociedades, Podemos quiere que haya dos tipos: del 25% y del 30%, con la eliminación de las posibles deducciones.

En cuanto al IVA, “aumentaremos los alimentos y las bebidas no alcohólicas a los que se aplica el tipo superreducido del 4% (en todo caso, se excluirán aquellos para los que resulte desaconsejable tal aumento por motivos de salud pública) y aplicaremos el tipo reducido del 10% a todos los suministros básicos (calefacción, gas, electricidad) a los que se les aplique el tipo general del 21% en este momento. Reduciremos el tipo aplicable a productos de gran interés social como son los productos culturales y escolares”.

También dice el propio programa: “Aplicaremos un nuevo tipo del 25% a los artículos de lujo para compensar en la medida de lo posible la caída de la recaudación como consecuencia de las bajadas anteriores”. He aquí un fallo, ya que dicho impuesto no es posible por la misma legislación europea, que no permite la aplicación de tipos incrementados. España, de hecho, había tenido un IVA del 33% para este tipo de bienes, pero la entrada en el Mercado Único Europeo supuso su eliminación en 1993.

Según he leído estos días, esta reforma del IVA no podría darse en la realidad, ya que el IVA es un impuesto que se rige por normativa comunitaria, la cual establece el listado de bienes y servicios que pueden acogerse a los tipos reducidos de IVA, y en dicha lista no están incluidos los suministros básicos que plantea Podemos (calefacción, gas, electricidad), tan sólo el suministro de agua (que hoy tributa al 10%).

Pero hay otra trampa en esta propuesta del IVA que plantea Podemos. El nuevo tipo general del IVA (que en la actualidad es del 21% y que ya ha sufrido dos subidas durante la crisis) pasaría a ser del 25%. ¿Por qué? El artículo 98 de la Directiva 2006/112 responde a esta cuestión, ya que nos dice que los Estados miembros solo podrán tener uno o dos tipos reducidos, por tanto, si Podemos habla en su programa del 4% y del 10%, el nuevo tipo general sería del 25% que proponen para “artículos de lujo”, aunque en realidad sería para la mayoría de bienes y servicios. (El economista Manuel Llamas lo explica detalladamente aquí: La propuesta de Podemos implica subir el IVA al 25%).

Y dos impuestos más que proponen desde Podemos: uno sobre las Transacciones Financieras y un «Impuesto de solidaridad» a las entidades financieras privadas con carácter extraordinario.

Podemos propone una banca pública (debe ser que el rescate de las cajas de ahorros no fue suficiente para evidenciar el fracaso del modelo de banca pública) que incluye un refuerzo del ICO (Instituto de Crédito Oficial) y la reestructuración de la deuda pública que consistiría en “una redefinición de los pagadores últimos de la factura”.

En cuanto a materia de empleo, Podemos quiere aumentar el salario mínimo “hasta llegar a 14 pagas de 800 euros al mes en enero de 2018”, apostar por más negociación colectiva y derogar la reforma laboral del Partido Popular. También quiere acabar con la brecha salarial de género, es decir, imponer salarios por decreto. Por supuesto, los tipos de contrato son los que ellos quieren, negando completamente la libertad contractual entre empleado y empleador.

Siguiendo en materia laboral, Podemos promete una Renta Garantizada “para todos los hogares con ingresos por debajo del umbral de pobreza monetaria, que aumentará progresivamente en función del número de miembros hasta un máximo de 1.290 euros”. También promete un Programa de Renta Complementaria, algo que Pablo Iglesias ha criticado de Ciudadanos, llegando a decir que es “una limosnita”, pero al final también lo lleva en su programa.

Para terminar el primer bloque de Democracia Económica, Podemos expone sus planteamientos en torno a las pensiones. Básicamente proponen volver a la jubilación a los 65 años e indexar la cuantía de dichas pensiones en relación al Índice de Precios de Consumo (IPC). Por otro lado, Podemos quiere aumentar las pensiones no contributivas y eliminar el límite de cotizaciones sociales de los salarios más altos (pero no aumentar la pensión máxima).

Democracia Social

En esta parte del programa electoral están las propuestas correspondientes a las prestaciones del Estado del Bienestar en especie, es decir, sanidad y educación. Las prestaciones monetarias las hemos visto en el apartado anterior (pensiones y prestaciones por desempleo).

En relación a la sanidad, Podemos quiere que sea universal y para ello propone un acceso universal a la tarjeta sanitaria. También proponen aumentar el gasto en sanidad en 8.800 millones de euros (el gasto en 2013 fue de 62.000 millones de euros). En relación con el aumento del gasto, Podemos propone aumentar la cartera de medicamentos financiados por el sistema sanitario.

En el programa aparece también la idea de aprobar una Ley para la Libre Disposición de la Propia Vida (que incluiría la derogación del apartado 4 del artículo 143 del Código Penal).

En cuanto a educación, Podemos también plantea aumentar el gasto público en esta partida. Según dicen, quieren aumentarlo unos 13.700 millones de euros en 2020. “Se trabajará para lograr que, a largo plazo, el gasto educativo en España alcance el 7% del PIB”.

Por supuesto, y al igual que en las propuestas de empleo, derogar las reformas del PP, es decir, derogar la LOMCE. Podemos propone una nueva Ley de Educación, que nazca del debate y la participación de toda la comunidad educativa. Respecto al lenguaje, “acceso al aprendizaje en las lenguas cooficiales en cualquier territorio del Estado, a través de centros específicos y de la promoción de los intercambios escolares entre comunidades autónomas” y un Plan de Aprendizaje Integrado de Lenguas Extranjeras.

En cuanto al ratio de alumnos por clase, Podemos quiere reducirlo, “para volver a la situación anterior, con máximos de 8, 12 o 16 alumnos y alumnas en primer ciclo, y con un máximo de 20 alumnos y alumnas en segundo ciclo”.

En cuanto a las universidades “promoveremos una nueva Ley de Universidades, que incluya la mejora de su financiación, dentro de un aumento de la inversión pública en I+D+i por encima del 2% del PIB”. A su vez prometen una amplia reducción de las tasas universitarias.

Respecto a la vivienda, el programa electoral de Podemos sigue la línea de prohibir los desahucios y despenalizar el uso de viviendas vacías y abandonadas. Por otra parte, se habla del derecho a la dación en pago con carácter retroactivo. También del acceso garantizado a los suministros básicos “como parte del derecho a una vivienda digna”. Hasta el alquiler se quiere regular.

Democracia Política

En relación a la corrupción y la transparencia, Podemos propone la revocación de cualquier cargo público mediante una Iniciativa Popular. También se podrá iniciar el proceso de revocación si un partido incumple su programa electoral.

Respecto al sistema electoral: “estableceremos la circunscripción autonómica como única base territorial para la asignación de diputados, y utilizaremos fórmulas de la media mayor que garanticen la igualdad del peso del voto de todos los ciudadanos”. Podemos quiere obligar a presentarse a elecciones primarias a todos aquellos candidatos a presidir órganos ejecutivos de los partidos políticos.

Siguiendo con la corrupción, Podemos habla de despolitizar el Tribunal Constitucional y desarrollar un Plan Nacional contra la Corrupción y para la Transparencia Institucional. Por otro lado, proponen una nueva Ley de Financiación de Partidos Políticos, prohibiendo el endeudamiento de los partidos con los bancos, entre otras medidas.

Podemos quiere cambiar la cantidad a partir de la cual se considera “delito fiscal”. En la actualidad son 120.000 euros, queriendo bajarlo a 50.000 euros.

En cuanto a la Justicia, el programa electoral habla de una justicia gratuita real. Propone la elección directa del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por parte de los ciudadanos. Por otro lado, indica una reforma de la Fiscalía, para cambiar el modo de nombramiento del Fiscal General del Estado o modificar el Ministerio Fiscal, entre otras cosas.

Multas y sanciones administrativas proporcionales a la renta de las personas: “Crearemos un sistema de pago de sanciones administrativas y multas económicas proporcionales a la renta de la persona sancionada”.

Despenalización del uso y producción del cannabis.

Y la medida estrella en este apartado: la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana (más conocida como ley mordaza).

Respecto a la Administración Pública, Podemos propone un software libre y datos abiertos, “con el objetivo de sustituir herramientas propietarias, siempre que sea posible, y lograr un control real de la tecnología utilizada en la Administración para el manejo de los datos”. Además, simplificaciones en los procedimientos administrativos y auditorías regulares de los organismos públicos.

En relación al derecho a decidir y el modelo territorial, Podemos dice que “abriremos un amplio debate ciudadano sobre el reconocimiento y las formas de ejercicio del derecho a decidir en el marco del debate acerca del cambio constitucional”. Asimismo se comprometen a reconocer constitucionalmente una España plurinacional.

Podemos propone, en relación con el modelo territorial, una reforma del Senado, para que los senadores sean componentes de los gobiernos regionales y su función sea legislar respecto a intereses regionales. Por otro lado, también se promete una reforma de la financiación autonómica.

Democracia Ciudadana

En este apartado entran las propuestas sobre medio ambiente, a lo que Podemos dice que aplicaran leyes para que paguen los que contaminan, y una ley para luchar contra el cambio climático.

Respecto a la libertad religiosa y de conciencia, proponen la anulación del Concordato con la Santa Sede, que data de 1953. Respecto a la separación de la religión con la enseñanza, Podemos apuesta por una educación “laica, pública y de calidad”, lo que conlleva la supresión de la asignatura del currículo, horario escolar y centro educativo, además de la eliminación de las capellanías y los servicios religiosos en las instituciones públicas, recuperación de los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica, derogación de los artículos del Código Penal que tipifican como delito la supuesta ofensa a los sentimientos religiosos, la supresión de los privilegios fiscales y la supresión de las celebraciones y de la simbología religiosa en los actos oficiales.

Por otra parte, Podemos prepara una Ley de Libertad de Conciencia que sustituya a la actual Ley de Libertad Religiosa. Dicha Ley garantizaría, según Podemos, la laicidad del Estado y su neutralidad frente a todas las confesiones religiosas.

Democracia Internacional

En este apartado se encuentra todo lo relacionado con las migraciones. Grosso modo Podemos propone crear una Oficina de la Emigración, con sede en todas las provincias españolas. Estas oficinas ofrecerán apoyo, orientación e información sobre el país de llegada para que los emigrantes puedan hacer valer sus derechos laborales y sociales y para favorecer una mejor integración.

Derecho a voto y a la participación política de la población extranjera residente en nuestro país: el acceso al censo electoral se realizará a través del padrón municipal, sin requisitos adicionales.

Eliminación del test de nacionalidad y reducciones en los plazos para obtener la nacionalidad.

Una de las propuestas más conocidas en este apartado es el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros, más conocidos por sus siglas CIE.

Restablecimiento de la legalidad de los pasos fronterizos: respeto a los derechos humanos en la frontera sur, con el fin de las devoluciones “en caliente”.

Respecto a la política exterior y la cooperación internacional, Podemos propone la creación de una agencia fiscal internacional para luchar contra la elusión fiscal. También propone la “tasa Tobin” y un impuesto global sobre la riqueza. Por otra parte, pretenden establecer una lista negra de paraísos fiscales.

Oposición al TTIP, al que Podemos concibe como “una amenaza a nuestra soberanía, a nuestra democracia, a nuestra economía y al Estado del bienestar”.

Reconocimiento del Estado palestino.

Conclusiones

Podemos se presenta como un partido nuevo, pero es una noción de novedad completamente distorsionada, como ocurre con todos los populismos, en los que el sentimiento sustituye a la razón.

Estamos ante un programa que solo sabe proponer más gasto público y más legislación en todos los ámbitos, tanto económicos como políticos. Un paternalismo que nos quiere decir cómo tenemos que vivir. Me llama la atención que el programa de Podemos solo hable de “derecho a decidir” en el ámbito territorial, pero no en sanidad, educación, etc.

Estamos ante un programa que excede en la “solidaridad” impuesta. Siguen sin enterarse que la solidaridad es voluntaria. Y para que un país sea más solidario, debe ser más rico y que la gente tenga más recursos, precisamente lo que persigue Podemos. Otra gran confusión.

En definitiva, el programa de Podemos evidencia el marcado carácter de la formación de los círculos: infantilizar a la sociedad y creerse el Mesías de la política (todo por ellos, nada sin ellos). Muchos han venido como el Mesías y no han servido para nada. Podemos sigue el mismo camino. Un programa caracterizado por más gasto público, más impuestos, más déficit público, más regulaciones laborales (un mercado laboral más rígido), en resumen por más de lo que hemos tenido hasta ahora, no puede considerarse una novedad.

 

3 COMENTARIOS

  1. La Directiva europea sobre el IVA permite en su art. 102 tipos reducidos a calefacción, gas y electricidad

Comments are closed.