Bochornoso verano

0
154

[dropcap type=”2″]Y[/dropcap] golpes de calor viendo la convención del Partido Popular para convertirse en modernos. Luces de colores, camisas alborotadas, corbatas defenestradas, logos podemizados, fluorescentes y neones. Deberían haber adelantado la convención una semana para hacerla coincidir con el desfile del orgullo gay y mostrarse al mundo en una carroza de cristal con Mariano en tanga, Cifuentes como la nueva  Lady Gaga y Rita desnuda regando lasciva con una manguera de horchata, pero la modernidad no es eso.

Dedicar cinco minutos a la corrupción, presidenta de honor del partido, rechazar cualquier autocrítica, prometer, una vez más, falsas reducciones de tarifas e impuestos, anunciar el apocalipsis si ganan otros las elecciones y proponer una reforma electoral a escasos meses de las elecciones es de lo menos moderno y de lo más rancio por muchos fluorescentes que pongan en la sala, solo apto para adictos a  Noche de Fiesta.

Y en este esperpéntico reality  show  de travestismo hacía la modernidad llega Esperanza Aguirre, siempre a contracorriente,  pidiendo que sea derogada la Ley de Memoria Histórica. Aguirre, la eterna protagonista que para seguir destacando en el show business  ha decido convertirse en la más radical del momento. Radicalismo no es lo mismo que modernidad pero el Partido Popular está cada vez  más perdido en ideas y también en votos, y cualquier cosa vale.

Mucho bochorno también empiezan a dar las candidaturas de desunión popular donde algunas izquierdas navegan en  una barca a la deriva en la que no se sabe muy bien si la que maneja la barca es Remedios Amaya, el nuevo Mesías o Papa Pitufo a la desesperada, intentando evitar el naufragio  y otro fracaso mayor que los  de España en Eurovisión.

Lo de UPyD empieza a parecerse a Verano Azul que en su momento gustó mucho pero a base de reposiciones han conseguido aburrir hasta a su club de fans.

De lipotimia es la cruel y violenta venganza de Europa contra el pueblo griego por su osadía de desafiar al Olimpo. Religión versus Razón. Europa vuelve a las andadas eligiendo la venganza como su mejor arma diplomática. Amnésica Europa, una vez más, que olvida el devastador efecto de la venganza a corto, medio y largo plazo.

Y más que calor, sopor genera la nueva pareja del verano formada por Mario Vargas Llosa, el gran adoctrinador, y la madre de Tamara Falcó que está súper, súper contenta de que su mamá se haya vuelto a enamorar. Tamara asegura que el premio Nobel era su escritor preferido cuando ella era pequeñita. Es lo que tiene la gente fina de guarderías finas.

Y el verano no ha hecho más que comenzar.

 


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.