Cuando “La voz dormida” crea un grito

0
278

[dropcap]D[/dropcap]ebió ser la décima vez que decidí ver la película, basada en la novela de Dulce Chacón, la voz dormida. Fue esta semana, cuando la televisión pública, para mi sorpresa, la emitió. Digo a mi sorpresa por todo lo que esa historia que se cuenta representa y, más aún, digo a mi sorpresa por emitir una película que tiene como objetivo alzar la voz en una época donde se instauró, de nuevo, el oír, ver y callar.

Inma Cuesta y María León son las encargadas de trasladarnos al periodo dictatorial que sufrió, y digo sufrió, España en la segunda mitad del siglo XX. La primera de ellas, comunista convencida, se encuentra en una cárcel de mujeres por haber participado en la “revolución”. Su propia “revolución”: una España libre de curas y caudillos, y así lo recuerda hasta en el último momento en el que su final se antoja difícil.

Tensi (Inma Cuesta) se encuentra embarazada cuando le toca vivir esta etapa de su vida, mientras su marido se encuentra en la sierra madrileña sorteando a los fascistas que buscan derramar su sangre. Durante su secuestro, porque así considero que debe ser tratado a todos esos encarcelamientos que se produjeron por pertenecer al bando de la libertad, su lema se convierte en ENDEREZA Y RESISTENCIA, además de enseñar a leer y a escribir a las demás prisioneras que allí se encontraban por la misma razón que ella.

Uno de los momentos que pone en firme a nuestra sensibilidad se produce cuando llega el momento del “paseo”. Los fascistas elegían la noche, supongo que para que no se viera su mala conciencia, para ponerse el traje de “valiente” y disparar a quema ropa a las personas que se encontraban condenadas a muerte por el estado dictatorial. Cuando esto se produce, en los primeros minutos de la película, después de escuchar los tiros de gracia, todas las presidiarias se levantan con el puño en alto para hacer oír la internacional. Me sorprende; no acabo de acostumbrarme a ver personas tan unidas que consideran que de los principios no se come, pero sí se vive. Supongo que me tocó vivir en la época del egocentrismo y el “ombiligismo”

De la misma forma, Pepi (María León) es la hermana inocente de Tensi. Muchacha de un pueblo del sur de España que no comprende la política y, además, no quiere hacerlo, pues la considera como “una araña que termina atrapando a todo lo que está a su alrededor”. Ella se traslada a Madrid, donde se encuentra la cárcel donde está su hermana, para poder visitarla los cinco minutos que le dejan a la semana. Para poder sobrevivir en la capital, trabaja como asistenta en una familia donde el hombre es un comunista castigado por su propia familia y su mujer avergonzada porque su marido no comulgue (y digo comulgue) con el fascismo.

Pepi pronto cobra importancia en la historia, ya que es la encargada de establecer la comunicación entre el marido de su hermana y Tensi, pero, además, esa araña, que ella considera que es la política, acaba mordiéndole en el pedazo de su cuerpo donde siente: se enamora de uno de los camaradas de su cuñado. Esto le traerá problemas, como a todas esas personas inocentes que sufrieron los arañazos de las garras de los sublevados, de los que, para recordar, empezaron la guerra.

Me gustaría fijar ahora la atención en uno de los personajes secundarios que solamente lo vemos en el momento en el que Pepi espera en la cola de la prisión para poder ver a su hermana: un hombre de avanzada edad que, en el momento en el que Pepi empieza a tener problemas con la policía, este señor gira la cabeza no queriendo ver la realidad. Puede que sea algo anticipado afirmar esta conclusión, pero, para mí, representa un sector de la sociedad de ese tiempo. Una parte de la sociedad que decide apartar la mirada de lo que sucede para no hacerse daño viendo en qué se ha convertido su país o, al menos, me gustaría pensar que fue por este motivo. Puede ser.

No quiero destripar el desenlace para las personas que todavía no han tenido la ocasión de ver esta película, lo único que diré es que la última frase que resume los motivos de Tensi es ¡VIVA LA REPÚBLICA!

 

[box type=”shadow” align=”aligncenter” class=”” width=””]¿Te ha gustado el artículo? Colabora con nosotros y haz tu aportación a través de Dropcoin.

[/box]