El Talón de Aquiles de Podemos y Ciudadanos (por Miguel Anxo Bastos)

2
1174

[dropcap]L[/dropcap]os buenos resultados electorales de las formaciones ascendentes, Podemos y Ciudadanos, parecen amenazar el tradicional (e imperfecto) bipartidismo que ha caracterizado al sistema español desde la Transición. Pudiera ser y sin embargo no se vislumbra probable, pues existen impedimentos serios a tal cambio. Tanto es así, que en la experiencia reciente sólo han sobrevenido fenómenos tales en casos de implosión de alguno de los grandes partidos, y sólo para que otra gran formación ocupe el puesto dejado.

El sistema electoral español está pensado para favorecer a los extensos partidos tradicionales vigentes al tiempo que se desalienta la aparición de nuevos actores. Barreras electorales, fórmulas de transmisión de escaños en votos (la famosa fórmula D’Hondt) y, sobre todo, la magnitud de la circunscripción conspiran para dificultar el acceso a nivel estatal de terceras y cuartas formaciones, en cuya tesitura  sufren la merma de su representación dentro de un astuto sistema (diseñado por el jurista Óscar Alzaga de la UCD) imperante desde los albores del proceso transitorio a la democracia.

La perspectiva presenta una situación en la que buena parte de las circunscripciones provinciales exigen un mínimo del 20% de los votos para obtener algún tipo de representación en ellas,  si no más en otros muchos casos. Por lo tanto, o Podemos y Ciudadanos alcanzan un quinto de los votos requeridos, o todo su apoyo electoral en estas divisiones no se verá premiado con un escaño en el Congreso de los Diputados. Es decir, en caso de no ser capaces de superar en votos en tales circunscripciones a uno de los grandes partidos, no obtendrán representación; ello más marcadamente en las de menor tamaño (pues operan de forma desproporcional en términos de representatividad). Como consecuencia, se hace presumible que un buen resultado electoral, medido en número de votos, no venga acompañado de un buen resultado en términos de escaño. Y esto es algo que muchos analistas obvian al predecir el fin del bipartidismo.

Del sistema electoral español como agente estructural, surge el vínculo con otros  factores intrínsecos a cada formación política, hecho tal que puede dificultar y dificulta el que los propios se consoliden como organizaciones con capacidad de disputar la primacía a los grandes partidos: PP y PSOE.

Poniendo el foco en Podemos, encontramos que es un partido nuevo, con militantes en una considerable porción de los casos, bien formados, además de muy activos. Sus dirigentes, la mayoría vinculados al ámbito universitario y algunos incluso como doctores, poseen una relevante cantidad de conocimientos en torno las reglas del juego político (en especial el español y latinoamericano); toda vez que manejan con pragmática destreza las nuevas técnicas de mercadotecnia electoral.  No obstante, sus dos principales hándicaps son, en primer lugar,  su ideología y estética rupturistas, y luego, su estrategia de organización en círculos a fin de favorecer la participación militante.

En cuanto a sus propuestas y posicionamiento, un tanto utópicas las primeras y no tan transversal el segundo como pretendiesen acercar, se hallan bastante alejadas de las preferencias del núcleo mayoritario de votantes españoles. Con una posición centrista dentro del espectro ideológico, el electorado español, si bien detenta una veta de carácter progresista, no parece dispuesto a aceptar extremadas aventuras ideológicas. En realidad como casi ninguno de las mayorías que construyen la Europa democrática que hoy día conocemos. Ni siquiera en Grecia se ha dado tal fenómeno, pues la coalición de partidos antes dominante (Nueva Democracia) logró conservar un porcentaje electoral no muy distante de los proclamados triunfadores (76-99). Patente quedará entonces que el tantas veces señalado éxito de Syriza se sustenta, en buena medida, gracias al premio concedido por el sistema electoral heleno a la fuerza más votada (+50 escaños a fin de garantizar la gobernabilidad). Consiguientemente, su victoria no deviene tan aplastante como los propio y también ciertos medios, han venido a sostener.

En España un partido como Podemos semejaría abocado a la disputa del espacio ideológico situado a la izquierda del PSOE, junto con Izquierda Unida. Esto previsiblemente, sin superar las cuotas de poder socialistas. Evidencia mediante, tal y como se acaba de constatar en Andalucía, lugar donde Podemos en el mejor de los casos ha representado una franja del voto útil dentro del espectro de izquierdas. Mas sin articularse como una seria amenaza de supervivencia para el PSOE, que continuará siendo el principal partido dentro de la región. Pese a los profusos sondeos, encuestas y demás ejercicios de predicción demoscópica, una situación similar es plausible de cara a los comicios generales de final de año.

Respecto de la decidida apuesta por la participación de los militantes en la toma de decisiones, articulada mediante el sistema estructural de los círculos, podría redundar en un efecto paradójico. En el afán por democratizar, el exceso de procesos de elección interna puede conducir a fracturas en el momento de formar órganos de decisión o de elaborar candidaturas. La situación más reminiscente: una fractura entre cúpula y base. Más si cabe aun, cuando las proposiciones iniciales luego no se respetan. Observemos por segunda vez el caso andaluz. Aquí la toma de decisiones estratégicas en lo relativo a aspectos tales como el nombramiento de representantes y cargos, a fin de confeccionar las principales listas electorales, está siendo impulsada casi de modo unilateral por la ejecutiva. El rara avis es la consulta con las bases, justo en las antípodas de las promesas brindadas.

Una apuesta por la participación que no llega a cumplir las expectativas generadas, combinada con una ejecutiva excesivamente fuerte monopolizando el poder, deviene en la imagen de una cúpula poco democrática. Y esta falsa capacidad decisoria de los militantes podría no obstante, conducir a la frustración de los mismos ante la visión de un partido regeneracionista comportándose como cuán formación tradicional; todo lo lejos de las iniciales promesas de cambio.

En lo que refiere a Ciudadanos, su problemática sobreviene de otra índole, teniendo más que ver con  su falta de penetración en la sociedad civil, amén de la carencia de un buen número de candidatos con experiencia política (tanto en la praxis, como a nivel teórico). Al tratarse de un partido de muy reciente implantación nacional (anteriormente exclusivamente circunscrito al ámbito catalán) su hasta ahora escaso acercamiento y trato con instituciones sociales allende sus oriundez, podría dificultar la difusión de sus idearios. Un partido no es sólo una marca electoral o una planificada estrategia de márketing, pues precisa de capilaridad con la sociedad a fin de que sus propuestas sean defendidas y difundidas más allá de los grandes medios de comunicación.

Lo cierto es que Ciudadanos adolece de una falta de referentes sociales en muchos lugares y, al menos de momento, aparenta más un escaparate que un partido con capacidad de interlocución con la ciudadanía. A ello se adiciona la situación descrita por el panorama político actual, donde  los cuadros más solventes  se integran en las dos grandes fuerzas tradicionales (PP y PSOE). Ante tal situación, a fin de lograr elaborar candidaturas con un mínimo de alcance y capacidad, tendrían que recurrir bien a estructuras y actores ya viciados por la vieja política, bien a personas de las cuales no existen referencias; desconocidos de cara al público y la formación. Esto último bajo el riesgo implícito que conlleva de cara al funcionamiento en campañas electorales y, éxito electoral mediante, a la hora de formar grupos de gobierno.

Otra vez planeando sobre el caso de Andalucía (escenario de recientes elecciones), la representación de los naranja corre cargo de un candidato que se reconoce no enmarcado dentro de algún tipo de ideología, toda vez que su pasado más inmediato ha estado ligado al pacto con los socialistas. La presunción de ambigüedad y la pretensión de no aclarar un posicionamiento en un afán de acaparar el mayor número de apoyos posible, podría pasarles factura más adelante.

Más allá de esto, otro escollo supone la tara de no poseer una  cultura de partido definida y unas estructuras orgánicas asentadas que posibiliten la fluidez organizativa. Tales vacíos, es plausible condujesen a una situación en la cual, ante un caso de conflicto o descontento interno, se produjese un masivo abandono o tránsfuga de la formación a las mínimas de cambio (como ocurre en UpyD). O también, la configuración de extraños y a la postre condicionantes pactos electorales con otras fuerzas (ojo a las municipales).

Tanto de los unos como de los otros, Podemos y Ciudadanos, sus más provechosa ventaja deviene de su condición de no impregnados por la corrupción, cualidad esta sobre la que procuran no pocos alardes y difusión en sus anhelos de crecimiento. Y en lo que atañe a su excesiva novedad, bien podría verse contrapesa dado el acusado desgaste sufrido por  las formaciones tradicionales tras muchos años de ostentación del poder.

De cara a los inminentes comicios, a título personal un servidor aventura que las últimas fuerzas, pese al impacto que bien es seguro propiciarán, con todo no  lograrán alcanzar  a las primeras. Si bien el bipartidismo se verá erosionado, este año no se predispondrá aún su descarte como sistema electoral vigente en el panorama español.

[box type=”shadow” align=”aligncenter” class=”” width=””]¿Te ha gustado el artículo? Colabora con nosotros y haz tu aportación a través de Dropcoin.

[/box]

Gracias profesor, ya que no dudó en colaborar con PoliticAhora.es en cuanto nos pusimos en contacto. Desde aquí, le agradecemos su contribución.

2 Comentarios

  1. Bastos es doctor en Ciencias politicas. no en económicas. y es tetuliano habitual de via v de voz tv y en la radio galega, y alguna vez de esradio y ha sido entrevistado varias veces en la sexta y en la cope también ha sido tertuliano de radio libertad constitucional.
    participa habitualmente en laas conferencias del instituto Juan de Mariana, Mises Hispano y la Universidad Francisco Marroquín.
    Quizas este sea uno de sus videos mas interesantes. con 40.000 visualizaciones.

Comments are closed.