¿Cómo es posible que ningún dirigente político sea capaz de tomar decisiones sin pensar en la competición electoral? ¿Por qué se piensa más en cómo comunicar las decisiones y en «vestir» los actos, ruedas de prensa y reuniones que en meditar las decisiones políticas y elaborar un plan de futuro?

La irrupción de los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, se vino en denominar «nueva política» porque se pensaba que traerían consigo un gran cambio en la forma de hacer política. Muchos pensamos que acabarían con la farsa de la confrontación mediática del PP y PSOE vacía de contenido ideológico. No fue así. La aportación principal de las nuevas formaciones consiste en la modernización del modo de comunicar en política y el acertado uso de las redes sociales para amplificar sus mensajes.

En un ácido capítulo de Los Simpsons dos extraterrestres (Kan y Kodos) se hacían pasar por Dole y Clinton, candidatos a la Presidencia de USA en 1996. Se presentaban sin diferencia entre ambos y sin ideas o un plan más allá de esclavizar a los estadounidenses. La política española se asemeja bastante a la crítica que hace ese episodio de la política norteamericana, pues se resume un enfrentamiento mediático en el que los partidos no plantean discusiones ideológicas, sino que se se «pegan» con dureza en debates de mucho ruido y pocas ideas en los medios, en el Congreso y en los parlamentos autonómicos. ¿Cuál es la diferencia entre la disputa de Kan y Kodos y la del PSOE y el PP o la de ‘’nueva política’’ protagonizada por los cuatro grandes partidos PSOE, PP, VOX, PODEMOS y C’s. . Además, a la ‘’fiesta’’ se suman puntualmente «actores» (nunca tanto sentido ha tenido el término con el que se denomina en Ciencia Política a los intervinientes en la «cosa» política) como el PNV, ERC, Bildu, Más País y Compromís, entre otros.

La actualidad política se ha convertido en una absurda batalla basado en un conjunto de discusiones en las que no se confrontan posiciones ideológicas, pero que meten mucho ruido y nos distraen de los verdaderos problemas del país. Antes de la crisis del 2008 se discutía sobre el botellón y acerca del consumo del alcohol entre los más jóvenes y de temas por el estilo. Ahora se discute de las cifras de contagiados por el virus o de con quién se negocian los Presupuestos, pero casi nunca de asuntos fundamentados en los grandes debates ideológicos como podrían ser el presupuesto que se destinará a la necesaria reindustrialización de España, a la intervención de Alcoa y Nissan u otras empresas de vital importancia estratégica que se está llevando consigo la crisis económica, la cual aún no ha estallado y todo indica que será igual de dura en términos económicos que lo está siendo la sanitaria, o en que se invertirá el dinero condicionado que venga de la Unión Europea. Los problemas de fondo quedan siempre tapados por debates ‘’chorras’ provocados por los partidos políticos. Y es que si debaten de los problemas importantes se les queda el ‘’pastel’’ al descubierto, puesto que apenas existen diferencias relevantes entre sus propuestas económicas.

Si queréis comprobar si existe la farsa sobre la que me he decidido a escribir, hacéos estas tres preguntas: ¿alguno de los dirigentes políticos tiene un plan para el país?, ¿por qué los partidos no debaten sobre los problemas fundamentales de nuestra sociedad? y ¿a quién no le interesan los debates sobre esos temas clave? Hay que terminar con la farsa de Kang, Kodos y los ‘’Otros’’.


¡Queremos quitar la publicidad!

PoliticAhora se financia con la publicidad. Pero queremos ofrecerte contenido como este sin anuncios tan molestos. Si necesitas comprar algo a través de Amazon, por favor haz clic en el anuncio que aparece debajo y procesa tu pedido (escríbenos en Twitter o Instagram y te explicamos cómo). Tu producto costará lo mismo pero a nosotros nos ayudas a seguir abiertos. ¡Gracias!

Compartir
Artículo anteriorDe la crisis política a la institucional
Artículo siguienteAbascal enmascarado
Nacido en Cariño. Graduado en Ciencias Políticas por la USC y Máster en Comunicación Institucional y Política por la US. Soy un apasionado de la actualidad y del análisis político. Autor del Podcast Línea Clara.

Deja un comentario