La historia pasada marca la ley presente, y no al revés. Las leyes no están para reescribir la historia, ni mucho menos para orientar la misma hacia un terreno fangoso donde la imparcialidad, el odio y los intereses políticos navegan hacia un rumbo claro: la desestabilización social y política.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática que, entre otras cosas llevará a cabo la condena y prohibición de las fundaciones que hagan apología del franquismo, la creación de una Fiscalía de Memoria Democrática y Derechos Humanos (completamente imparcial y sin afinidad política a ninguna ideología en concreto, nótese en mí la ironía..), la exhumación de víctimas del franquismo de fosas comunes sufragada por fondos públicos, el facilitar el acceso a la nacionalidad española a los descendientes de los brigadistas internacionales que combatieron durante la guerra civil (brigadas estas formadas en gran parte por comunistas, mercenarios y anarquistas huidos de sus propios países, sin palabras), resignificar El Valle de los Caídos para convertirlo en un cementerio civil de “paz y respeto”…

Después de leer esto imagino que muchos de vosotros os habréis estremecido, lo sé, volvemos a estar delante de una ley completamente política y que sigue el plan de ruta, ya sin ningún tipo de pudor, establecido desde hace tiempo por los resentidos y amantes del odio pasado.

Pero esto no es casualidad, qué podemos esperar de aquellos que alcanzaron el poder a base de intentar revivir ese enfrentamiento pasado, enfrentamiento que hizo que amigos y familiares se tuvieran que enfrentar en un campo de batalla con la única esperanza de poder cerrar los ojos y que toda esa pesadilla hubiera pasado, y pasó y se superó, y estoy harto de que esta gente que se cuelga las medallas democráticas no pare de desenterrar dichas pesadumbres para desviar la atención y el foco de lo que realmente está pasando, de muchas de esas muertes que 80 años más tarde se siguen produciendo, esta vez por su insultante gestión.

¿De verdad que lo más importante a día de hoy es esto?, ¿no os da vergüenza? Sé perfectamente que no, estas preguntas retóricas solo tienen una finalidad, y es la de intentar conseguir que la gente no comulgue con ruedas de molino.

La historia no tiene ley ni ideología, es nuestro pasado y es lo que nos ha hecho estar hoy aquí y ahora. La historia no se puede ideologizar, no tiene colores, no tiene banderas, y mucho menos puede ser una cortina de humo para tapar vuestras sucias e ilícitas acciones, y ni por asomo, la historia y el sufrimiento pasado puede ser utilizado como agenda política, sois trileros demagogos.

“Esta es una ley importante para la democracia española”, ha asegurado Calvo en rueda de prensa. Ha destacado que el principal objetivo de la norma es alcanzar “la verdad, la justicia, la dignificación de las víctimas y, como es lógico, el perdón y la convivencia de los españoles. Me pregunto, ¿la historia se califica de verdadera o falsa, de justa o injusta?, me acabo de instruir, para mí la historia es, “la disciplina que estudia y expone, de acuerdo con determinados principios y métodos, los acontecimientos y hechos que pertenecen al tiempo pasado y que constituyen el desarrollo de la humanidad desde sus orígenes hasta el momento presente”, FIN.

Animo a todos aquellos perspicaces lectores que recojan esta humilde opinión entre sus manos, que duden y cuestionen todo, que no acepten el adoctrinamiento, y mucho menos la verdad impuesta, “el sentido y la actitud se forma en gran parte gracias a las gafas por las que se observa”, y espero y deseo, que esas gafas no os las emplace este gobierno ilegítimo.

Por último, la historia no es ni deja de ser democrática, no consta de los valores necesarios para poder acceder a dicho adjetivo, la historia no es igualitaria, ni tolerante, ni justa, ni libre, ni plural, ni responsable, ni honesta etc… no es nada de esto, y por eso es necesaria. La historia no se puede calificar, es lo que es, una hoja de ruta de nuestros pasos, una brújula que marca el destino futuro, y sobre todo, algo que nos pertenece a TODOS, y hacia la cual, NADIE puede entrometer sus intereses propios.

“VIVA LA LIBERTAD, Y VIVA NUESTRA HISTORIA, ESA QUE NOS HA HECHO SER QUIENES SOMOS”.


¡Queremos quitar la publicidad!

PoliticAhora se financia con la publicidad. Pero queremos ofrecerte contenido como este sin anuncios tan molestos. Si necesitas comprar algo a través de Amazon, por favor haz clic en el anuncio que aparece debajo y procesa tu pedido (si tienes tiempo, escríbenos antes en Twitter, correo o Instagram). Tu producto costará lo mismo pero a nosotros nos ayudas a seguir abiertos. ¡Gracias!

Deja un comentario