Ciudadanos camina por el filo de nuevo. Si en la etapa riverista se apostó primero a izquierda y luego a derecha apoyando una investidura y unos Presupuestos Generales para sacar a España de la parálisis política tras dos elecciones consecutivas, en el año 2020 viene una pandemia mundial y vuelve a ser Ciudadanos quien se la juega para desbloquear el país. Pero esta vez a la izquierda, bastante a la izquierda.

La estrategia es clara, que Podemos y nacionalistas tengan el menor impacto posible en las cuentas públicas del Estado. Unos dicen que se trata de alargar lo máximo posible la legislatura y mantener esos 10 diputados, otros que sentido de Estado… Sin duda es un movimiento arriesgado que va a dar mucho que hablar. Y lo es por varias razones.

Ciudadanos vuelve a tirarse al barro para apoyar unos presupuestos desde la oposición, pero esta vez tiene un tinte especial, y es que esos presupuestos van a contener, nos guste o no, medidas de la formación morada. Porque estamos hablando de un Gobierno de Coalición, e Inés podrá exigir lo que quiera, pero no sacará a Podemos de la ecuación. Por lo tanto, y así lo considero, si Ciudadanos acaba dando su apoyo a los presupuestos, se tratará de la jugada política más patriota de su historia, pero también la más arriesgada que puede poner en duda el futuro del proyecto político para los más estrictos con un populismo que además trata de desacreditar constantemente el Pacto constitucional del 78′.

¿Cómo van a justificar los liberales su apoyo a un Gobierno donde uno de los partidos que forma ese Ejecutivo está imputado por presunta financiación ilegal, y que además se trata de la extrema izquierda populista?

Desde el punto de vista contextual, la coyuntura político-social se supone que ya lo justifica, pues estamos viviendo una de las crisis económicas y sociales más tremendas del último siglo. Pero, ¿y desde el punto de vista electoral?, bien, aquí es donde entra en juego la concreción y la transparencia, luz y taquígrafos.

Ciudadanos tiene (y debe) que explicar a sus votantes qué medidas y qué políticas se han pactado y se han arrancado al Gobierno, además de poder demostrar que la influencia de Podemos en esos presupuestos ha sido mínima. Y por supuesto, algo fundamental, que en unos presupuestos que se venden como esenciales para España en estos momentos donde de ellos depende la ejecución de la ayuda Europea, los nacionalistas e independentistas no obtengan ni una sola concesión. Si los naranjas, con 10 diputados, logran todo eso, habrá ganado muchísimo, y ensanchado el centro a izquierda y hacía un centro-derecha también inquieto y huérfano de una política activa y dinámica en esta crisis.

Lo cierto es que Inés Arrimadas practica una política complicada actualmente, y pide una tregua en un terreno tan pantanoso como el español, no acostumbrado desde hace ya tiempo a salir de la trinchera. Veremos cómo juegan sus cartas cada partido y que posición toman al respecto, habrá que esperar al anuncio de los contenidos acordados, pero hay que recordar algo importante: esta mujer ha sido la única capaz de ganar al nacionalismo en unas elecciones catalanas. Los españoles juzgarán.


¡Queremos quitar la publicidad!

PoliticAhora se financia con la publicidad. Pero queremos ofrecerte contenido como este sin anuncios tan molestos. Si necesitas comprar algo a través de Amazon, por favor haz clic en el anuncio que aparece debajo y procesa tu pedido. Tu producto costará lo mismo pero a nosotros nos ayudas a seguir abiertos. ¡Gracias!

Deja un comentario