La marquesa ultra sale y la «montapollos» tibia entra. Solo el espacio liberal español nos puede regalar contrastes así en un agosto de pandemia, porque solo el espacio liberal español está en disposición de plantearnos los debates más ricos que puede albergar una sociedad desde las dos corrientes que representan Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas: el liberalismo clásico y el socioliberalismo.

Pero para plantear esos debates sin complejos (aborto, eutanasia, modelo educativo, feminismo, tamaño del Estado o incluso necesidad del Estado…), primero es necesario habilitar un espacio liberal de facto en el que acogerlos, y después atraer a él las voces y el talento que no pudieron desarrollarlos en otras plazas.

Con Vox ahondando en sus esencias nacionalistas y el PP renunciando a ideas de cualquier tipo o voces ilustradas que las defiendan, Inés Arrimadas tiene la oportunidad de crear ese espacio liberal con su regreso a la primera línea: es el momento de que anuncie la refundación de Ciudadanos.

Ese nuevo Ciudadanos, además de redoblar esfuerzos en el proceso de integración europeo y hacerse ver como un partido útil para la ciudadanía como hasta ahora, deberá reideologizarse. El pragmatismo que supone pactar leyes con las formaciones mayoritarias era necesario para garantizar la supervivencia de un partido diezmado, pero insuficiente para ganar elecciones, si es eso a lo que aspiran a largo plazo.

Arrimadas y su equipo necesitan un proyecto independiente y radical para un votante moderado que les aleje de los golpes tácticos marcados por las encuestas. Solo así se hace política y se crea sociedad.

Para hacer posible esa refundación, Arrimadas debería resucitar el espíritu del Movimiento Ciudadano para atraer nuevas personalidades de la sociedad civil. Tras los últimos pasos del riverismo, Ciudadanos quedó huérfano de pensadores que fundamentasen el desarrollo ideológico del partido (Carreras, Maura, Nart, ocasionalmente Savater); el nuevo rumbo que tome Arrimadas debe garantizar su regreso y nuevas incorporaciones de expertos que se dediquen al estudio de estrategias, ideas y argumentos que den contundencia al discurso liberal.

La creación de un think tank permanente afín a la formación para amparar esos debates debería ser imperativo para un partido que en los últimos años ha parecido dejarse llevar por aficionados a la comunicación sin experiencia más allá de la militancia.

Esa «fábrica de ideas», amparada por el liderazgo político de Arrimadas y dirigida por un nombre combativo con los populismos y comprometido con la concordia y la libertad, podría convertirse en el impulsor de la ansiada coalición liberal bajo las siglas de Ciudadanos.

El nombre que cabe en esa etiqueta que he escrito sin rastro de objetividad: Cayetana Álvarez de Toledo. La vehemencia con la que defiende sus convicciones sin alejarla de la moderación, y la batalla que mantiene contra la irracionalidad del nacionalismo excluyente (permítanme la redundancia) convierten a la diputada en la otra cara de la misma moneda que comparte con Arrimadas. Nadie sabe mejor que la líder de Ciudadanos cómo vencer en unas elecciones al independentismo catalán, la primera constitucionalista en lograrlo en el siglo XXI.

Ambas, partidarias de un Gobierno de concentración para afrontar con unidad la mayor crisis a la que se enfrenta España, han demostrado con escasos meses de proyección nacional que para ellas la dicotomía izquierda y derecha ha quedado obsoleta, que la verdadera batalla deben darla los militantes de la razón (procedan de donde procedan) contra las hordas de las pulsiones iliberales y degeneradoras.

Ese debe ser el mensaje de su alianza: la Razón contra lo primitivo, la Civilización contra la tribu.

Así pues, en un Ciudadanos donde Arrimadas ejerciese el liderazgo político y Álvarez de Toledo aportase la regeneración ideológica, las ambiciones deberían ser mayores a las fijadas hasta ahora: ¿por qué solo conformarse con reestructurar los tipos máximos de los impuestos y no bajarlos de una vez para propiciar la libertad económica y el ahorro de las familias? ¿Por qué no prescindir de gastos superfluos eliminando las diputaciones y destinando sus partidas a un órgano de las comunidades que las gestione directamente con los municipios?

No estaría de más comenzar a plantearse los métodos para combatir los postulados anarcocapitalistas, minoritarios, pero en aumento bajo la falsa etiqueta de liberales, y para defender la existencia de un Estado, aunque sea mínimo, que garantice el ejercicio de la libertad individual sin abusos.

¿Y reabrir el debate sobre la reforma constitucional? ¿Cómo recuperar la causa centralizadora de competencias en sanidad y educación? ¿Cuándo toca reivindicar una reforma —o la derogación— de la Ley de Memoria Histórica? ¿Feminismo liberal o amazónico?…

La revisión de todas estas posiciones, que buscaría establecer una agenda autónoma a la marcada por la izquierda, no podría ser completa, en cambio, si ese nuevo Ciudadanos no se toma en serio su imbricación total en la sociedad, empezando por la implantación y coordinación de asociaciones estudiantiles en los centros universitarios.

Más aún ¿qué les impide impulsar la fundación de sus propias Universidades cuando el resto de partidos políticos mayoritarios llevan años dirigiéndolas o ya han establecido colaboraciones con centros de investigación?

La porosidad de un proyecto con la sociedad no se produce exclusivamente por los cargos que gobiernan un territorio durante cuatro años, y el poder no se gana ganando elecciones. El proceso es más sutil, costoso y duradero.

Inés y Cayetana lo saben de primera mano, lo han vivido desde sus propias formaciones y sería un error no remediarlo a partir de ahora.

Un electorado huérfano demanda una fuerza desacomplejada y razonable que busque «hacer esa España» sin totalitarismos ni vacuidades a ambos lados del hemiciclo, y hoy dos mujeres atesoran el mensaje del optimismo liberal.


¡Queremos quitar la publicidad!

PoliticAhora se financia con la publicidad. Pero queremos ofrecerte contenido como este sin anuncios tan molestos. Si necesitas comprar algo a través de Amazon, por favor haz clic en el anuncio que aparece debajo y procesa tu pedido. Tu producto costará lo mismo pero a nosotros nos ayudas a seguir abiertos. ¡Gracias!

Deja un comentario