Muchas veces nos preguntamos qué políticas económicas tenemos que tomar para que haya una mayor libertad económica, pero creo que a veces el liberalismo se basa excesivamente en lo económico, es decir, es normal que se centre en ese punto, creo que es en lo que más destaca, pero los liberales no debemos dejar los otros campos de lado y el de la política es uno de ellos.

Estamos en un panorama donde la mayoría de los países son de corte democrático, cosa que en mayor o en menor medida garantiza cierta libertad. Quiero señalizar mi punto, la lucha desde la sociedad civil merece toda atención, pero a veces se nos olvida que vivimos en el mundo real y hay políticos que nos gobiernan, así que hay que abordar el tema político.

En la mayoría de estos países predominan dos sistemas, que son el mayoritario y el proporcional, primero haré una presentación de ambos, luego haré un “pros y contras”, para finalmente dar mi opinión respectiva de cuál es el mejor.

EL SISTEMA MAYORITARIO

El sistema mayoritario se caracteriza por dos cuestiones claves: estabilidad y first to past the post, que sería algo así que el primero que llega gana. Ejemplos de Estados con estos sistemas: Estados Unidos, Reino Unido.

Lo que hace este sistema es favorecer al bipartidismo, dos partidos grandes (normalmente uno de derechas y otro de izquierdas), esto perjudica enormemente a los terceros y cuartos partidos, que pese a tener un buen porcentaje de votos no suele traducirse a muchos escaños. El bipartidismo tiene una consecuencia, que ya hemos nombrado, que es la estabilidad, en el 98% de los casos los Estados con sistemas mayoritarios casi siempre gobierna un partido, así que puede llevar su programa hacía adelante sin ningún tipo de problema.

El bipartidismo provoca que no haya disciplina de partido, es decir, puede haber varias corrientes e incluso no ponerse de acuerdo en el mismo parlamento y votar en contra de medidas del partido (lo hemos visto en los casos de Theresa May y Donald Trump).

¿Qué supone que no hace disciplina de partido? Que el partido sea heterogéneo y no sea un bloque homogéneo, es decir, que se pueda discutir y discrepar dentro el partido e incluso en las mismas instituciones. Así que el partido entre comillas deja de tener la importancia central y esta pasa al candidato, esto hace que directamente haya una relación entre elector-elegido más importante, ya que es la cara visible de cada circunscripción, así que si ese candidato no cumple lo que prometió en su candidatura este no será reelegido en las próximas.

Por último, este sistema también cosas mejorables, como que haya territorios “inexpugnables”, es decir que un territorio lo gane siempre un partido tantas veces que los rivales directamente no se presentan para no perder dinero y tiempo, y, por último, hace que haya absencia de ideologías, ya que reduce todo a lo que podríamos llamar “centro derecha y centro izquierda”.

EL SISTEMA PROPORCIONAL

El sistema proporcional tiene dos principales características: Coalición e inestabilidad. Un sistema principal lo que deriva es a un sistema multipartidista, es decir, que muchos partidos puedan llegar a tener representación. Estados que tienen este sistema: Alemania, España.

Lo que provoca que haya una política de coalición, ya que ningún partido pueda gobernar solo, así tenemos el caso alemán, en el caso anterior esto hace que los terceros y cuartos partidos aquí si que tengan importancia y sean fundamentales para la gobernabilidad. Lo que esto afecta directamente a la gobernabilidad, haciendo que haya una inestabilidad profunda e incluso se tengan que repetir elecciones (como en el caso español) y que decisiones fundamentales tengan que tardar y no se pueda llevar políticas adelante.

En cambio, en este caso no hay esa relación elector-elegido, ya que aquí el partido toma el máximo protagonismo y de hecho casi da igual quien se presente.

Aquí hay la posibilidad de que surjan extremos y estos tengan gran rédito electoral e incluso superen al partido mayoritario.

Vistos los dos sistemas, que cada lector haga su propia conclusión, ahora me detendré a exponer la defensa de uno de ellos y el porqué de mi defensa.

Podríamos pensar que el sistema proporcional es el que más ayudaría a los partidos liberales a tener representación e incluso que pudiese llegar a gobernar, pero pensad que el partido conservador, de derecha clásica o de centro derecha es el que más poder tiene, así que normalmente el partido liberal podrá exigir pocas cosas y nunca va a poder superar al mayoritario, además que hay una escasa estabilidad y el partido “grande” podría achacar a cuestiones externas o incluso mintiendo del porque esas políticas prometidas no se han llegado a realizar.

En un sistema mayoritario, si que es verdad, que como he dicho hay ideologías no representadas, pero en cambio en el partido mayoritario, como apunté, tiene varias corrientes dentro de ella, y como el partido no es el importante y más el candidato puede haber cambios sustanciales y gracias a esa estabilidad hacer cambios importantes.

Os voy a poner dos ejemplos, Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Son dos personas que podemos tildar o no de liberales, pero si que llevaron cambios sustanciales y que llevaron una concepción de libertad a la sociedad, ese es el caso de principalmente Thatcher, donde todos los candidatos conservadores llevaban años gobernando con políticas keynesianas y justo Thatcher cambió todo el sistema gracias a esa mayoría y esa estabilidad, además que puedes obligar que el siguiente candidato siga con tus políticas, como John Mayor e incluso con el rival político Tony Blair.

EL MEJOR SISTEMA

Por eso creo, que el sistema mayoritario siempre va a ser mejor, ya que, si se da un candidato liberal clásico, teniendo mayoría puede llevar a cabo todas las reformas que hacen falta, en cambio como ya dije en el proporcional es muy a conta gotas, cosa que acabarían tumbando en los gobiernos posteriores o no servirían de prácticamente nada, por eso también creo que la gente liberal se tiene que meter en los partidos grandes y hacer el cambio desde ahí.


Si te gusta nuestro contenido y quieres colaborar con PoliticAhora, puedes hacerte miembro en Patreon haciendo click aqui.

Deja un comentario