LOS PEONES DE IVÁN REDONDO

El Ejecutivo tiene más fuerza de lo que aparenta

0
251
Peones en tablero. Pablodiazmasa.es

El ejecutivo actual, el primero de coalición que nace del Congreso de los Diputados, es más fuerte de lo que muchos afirman, porque su fortaleza nace de la facilidad de tejer acuerdos con múltiples formaciones. Un don de pactar medidas, que permitan su avance y aprobación, facilita su desarrollo en comparación con el último ejecutivo de Mariano Rajoy, bastante ineficaz en lo que acuerdos se refiere a pesar de encontrarse en minoría.

Esta situación la leyó perfectamente Iván Redondo tras el fracaso de las negociaciones que nos llevaron a la repetición electoral del 10-N. En aquel momento el Partido Socialista, no había convencido a nadie más que el único diputado del PRC. Los socialistas subestimaron el poder de Unidas Podemos y su efecto de arrastre en las candidaturas ideológicamente más cercanas. Esto lo reflejaba la posición de Esquerra que, con Gabriel Rufián en el atril del hemiciclo, ofrecía prácticamente gratis su abstención si existía acuerdo entre las que hoy son fuerzas del gobierno de coalición, PSOE y UP.

Esta fortaleza forjada en la diversidad que ya había dejado entrever la moción de censura, primera gran obra de Redondo en la política nacional llevó a una lectura errónea de la misma a la hora de negociar tras las negociaciones de mayo y junio. Esta auto zancadilla, elevó la dificultad de la investidura, pero forjó una conciencia de acuerdo con las múltiples formaciones que componen el hemiciclo, que la semana pasada parecían caerse, pero que finalmente se salvaron sobre la campana y con una nueva variante, Ciudadanos.

Sabemos que este gobierno cuenta con dos almas, pero es cierto que de momento con un solo mensaje. Curiosamente afronta el camino de la nueva normalidad más reforzados a nivel parlamentario que en su arranque.

El alma más a la izquierda, la de una Unidas Podemos cada día más dentro de la socialdemocracia que de ese comunismo que se le arroja, teje su influencia sobre los dos diputados de Más País, a pesar del choque entre Iglesias y Errejón, este último ha visto que su movimiento había sido precipitado y sus posiciones son muy cercanas a las de la formación morada; con Joan Baldoví de Compromís, con el que han llegado a ser coalición y su sintonía en la Comunitat Valenciana es plausible; EH Bildu, cada vez con más asientos y claramente más cercanos a la plurinacionalidad de Unidas Podemos y finalmente, como se lleva apreciando desde hace mucho tiempo en el hemiciclo, la cercanía de ERC con los de Pablo Iglesias hace más fácil sustentar acuerdos con los que la dirección del Partido Socialista por si solo le sería mucho más reticente.

La otra alma del ejecutivo es la del partido serio, responsable y con amplia experiencia de gobierno, imagen que genera mayores simpatías en la esfera europea. Es el partido que puede llegar a los grandes acuerdos al otro lado del eje ideológico, con el Partido Popular y un Ciudadanos reorientándose con una nueva brújula, como demuestran sus últimos movimientos. A su vez el PSOE, es capaz de acercarse con mayor facilidad a las posiciones de nacionalistas vascos y gallegos, así como del Partido Regionalista Cántabro y de Nueva Canarias, ya que con todos ellos tiene precedentes de múltiples acuerdos en las diferentes autonomías, son viejos conocidos que se encuentran habitualmente.

En definitiva, sumando voto a voto, este gobierno cuenta con cierta facilidad de sobrellevar de momento la legislatura, no sin atrancos y múltiples negociaciones como ha evidenciado la última prorroga del Estado de Alarma, ya que sus socios son conocedores de su dependencia. Con este laberinto de apoyos, es con el que deberá convivir el estratega donostiarra que, forjado en el bando azul, ahora es el estandarte del equipo rival.

Compartir
Artículo anterior¿Cuánto se lleva el Estado cuando compras un inmueble?
Artículo siguienteE se chove, que chova
Táctica Electoral
Politólogo que profundiza principalmente en el aspecto electoral, de estrategias de partido y de la comunicación y el marketing político. Trato de realizar mis análisis sin profundizar en mi ideología, sino como pura estrategia para capturar simpatías y votos.

Deja un comentario