Creo que, a fin de cuentas, participar en el referéndum del 1 de octubre no me va hacer más demócrata que uno que decida no participar. Porque dentro del sistema que escogimos somos tan libres que incluso podemos decidir no tomar parte de algo si así lo consideramos. Aunque luego esa misma libertad nos permita quejarnos de decisiones que nos vienen impuestas porque no quisimos decidir y dejamos que otros lo hicieran por nosotros.

Cataluña tiene un problema y es que lleva casi ocho años enquistada en resolver su estatus político. Por ello, se han dejado de hacer muchas reformas sociales que son necesarias para el país. Y no es que a los independentistas no les importen estas necesidades, es que la solución que ellos les dan es la independencia. La compras o la dejas, si quieres tienes más ofertas no separatistas. Tú decides si igual de jugosas o no.

Imagínate que tienes un problema de movilidad, es decir, que necesitas ir del punto A al punto B y solo lo puedes hacer en coche. A ti te encantaría hacer ese recorrido en un Ferrari, pero la DGT no te permite circular con ese coche por esa carretera. Tendrías dos opciones, comprarte un coche más barato y conseguir desencallar la situación en la que te encontrabas para llegar al punto B y avanzar o seguir parado esperando a que la DGT te deje conducir el Ferrari. ¿Qué harías? Con el proceso soberanista pasa lo mismo, el 1-O no vinculante es el coche barato que no luce tanto pero que te permite desatascar la situación.

Pero como ya dije, yo votaré y yo veré. Creo que, aunque todo apunta a que el resultado no vaya a ser vinculante, debemos ir a votar para desencallar la situación. Para saber si debemos perecer en nuestro camino hacia Ítaca o prepararnos para el sprint final. Y para que el referéndum sea vinculante, más que una ley que lo abale, será más importante que la participación sea representativa sobre el censo electoral. Eres libre de no decidir, pero así permitirás que decidan por ti.

 

Compartir
Artículo anterior¡Con Venezuela hemos topado!
Artículo siguienteEntendiendo a la CUP
Adrià Huertas Vidal
Modificando un poco las palabras de Alessandro Di Battista, creo que la información política o la haces o te la hacen también. Tengo el Grado de Periodismo en la Universidad Internacional de Catalunya. La política me apasiona y explicarla y dar a conocer mi opinión todavía más. Vengo de un barrio de la periferia de Barcelona que tiene el honor de ser el distrito con más paro de la capital catalana, lo que me hace tener siempre los pies en el suelo. Me gusta decir las cosas claras tal y como son y como las pienso. Hay veces en la vida que la mierda hay que comerla con cuchara.

Deja un comentario