El legado más crítico de Feijóo

2
192

Cuatro años han pasado ya desde los últimos comicios que dieron la victoria al PP en Galicia. Un período marcado por los escándalos políticos y las noticias indignantes. Un buen repaso de ello, lo hace Praza Pública en una memoria que recopila informaciones de esta última legislatura. En ella encontramos algunas de las noticias que han marcado el Gobierno popular desde 2012.

Empezando con el recorrido histórico, en enero de 2013 saltaba una de las noticia más duras: la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Ourense se querellaba contra José Luis Baltar, el que fuera presidente de la Diputación por el PP, por un supuesto delito de prevaricación en la contratación de personal. De hecho, aquello le costó una condena por parte del juzgado de lo Penal de Ourense y la posterior inhabilitación. Más adelante (en 2015), con Baltar hijo al frente de la Diputación, una mujer denunciaba al presidente por haberle ofrecido trabajo a cambio de sexo. Esto le costaría la investigación (antigua imputación) a Baltar por cohecho, tráfico de influencias y la denuncia en sí.

Meses después de la imputación, Baltar era reelegido presidente del PP en Ourense. Por su lado, el candidato del PP a la presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mostraba su apoyo y defendía a Baltar asegurando que el presidente de la Diputación de Ourense no había delinquido.

Sin embargo, ese no ha sido el único hito en la historia reciente de la política en Galicia. En marzo de 2013, el diario El País publicaba unas fotografías de Feijóo junto a Marcial Dorado, un narcotraficante que había sido detenido hasta en dos ocasiones antes de la fecha en que se hicieron las fotos. El diario relata algunos de sus encuentros, viajes e incluso reuniones en la casa del narco.

Poco después de la publicación de esas imágenes, la oposición pidió al gobierno gallego los contratos de la Xunta con las empresas de Dorado. Alguna documentación fue presentada, pero no toda. Al parecer, parte de ella se destruyó a causa de una inundación. Tampoco fue presentada la relativa al Sergas cuando Feijóo era director del mismo. Por su lado, Feijóo asegura que recordarle su amistad con Dorado es “insultar y difamar”.

Sonado fue también el pago de 300.000 euros que realizó la Xunta a la productora de un videoclip de Enrique Iglesias con el objetivo de invertir en turismo y publicitar la imagen de Galicia. No obstante, como publicaba La Voz de Galicia, la comunidad apenas aparece en una quinta parte del videoclip. De hecho, las imágenes reconocibles de Galicia no ocupan ni un minuto de un vídeo que dura casi cinco.

Polémicas musicales aparte, una de las cosas que más hace pitar los oídos a los votantes es la llamada carretaxe de votos. Y de esto, saben mucho en la política gallega. Tanto es así, que en junio de este mismo año se decidió llevar a juicio a un exdirigente y a tres militantes del PP de Lugo por carretar (acarrear, por su traducción al castellano) a varios ancianos con las facultades mentales “afectadas” desde su residencia hasta un colegio electoral. Los documentos presentados concluían que los ancianos (siete en total) “carecían de capacidad para comprender y decidir el sentido de su voto”.

Esta es solo una parte del legado más crítico de Feijóo que este domingo se presenta a la elección como presidente de la Xunta de Galicia. Sin duda, se trata de una herencia difícil de defender que a muchos ciudadanos indigna. Ahora, está por determinar si sus habilidades como gestor de la comunidad gallega servirán de baluarte al orensano a la hora de revalidar su mayoría absoluta (como todas las encuestas parecen pronosticar) o si, por el contrario, los ciudadanos deciden no depositar su confianza en él. Lo que sí está claro es que este domingo nos enfrentamos a unos comicios decisivos para el futuro de Galicia y es vital afrontar una nueva legislatura con aires de regeneración para construir una democracia realmente sólida. Y sobre todo, para conseguir que, al fin, la política esté a la altura de Galicia y de los gallegos.

 

2 Comentarios

Deja un comentario