El órdago de Ciudadanos

0
135

Fue aparecer los últimos datos del CIS y Ciudadanos decidió echar el resto como si de un triple de última hora se tratara. Los datos relativos al 26 J mostraban un camino de no retorno. De producirse unas nuevas elecciones, Ciudadanos recibiría un serio golpe, debido al tan manido voto útil. Antes esta tesitura Albert Rivera, convocó una rueda de prensa para mostrar una nueva estrategia. Siendo imposible mantener un veto a Rajoy después de su subida en las segundas elecciones, C´s ha decidido proponer al PP seis puntos de regeneración democrática para negociar el sí en una futura investidura.

Los puntos son: 1.Expulsión de cualquier cargo público imputado 2. Eliminar los aforamientos 3. Nueva ley electoral 4. Eliminar indultos 5. Reducción de mandatos a dos legislaturas 6. Comisión parlamentaria para investigar el caso Bárcenas. Este giro perjudica en credibilidad al líder naranja pero le hace tomar el timón del barco. C´s ha pasado del no a Rajoy, a la abstención técnica y ahora al sí. La imagen que debe quedar de C´s no es que haya ido modificando su discurso después de las elecciones, sino que esos cambios han tenido un impacto en la sociedad (hay gobierno) o en el sistema democrático (reformas). Las reformas propuestas son irrechazables dado el grado de hartazgo de la población.

Si por ejemplo consigue uno de sus puntos como es la reforma de la ley electoral, jugará el papel que los nacionalistas han jugado históricamente, siendo la pieza clave en el puzzle del gobierno.

La postura de C´s, es diametralmente opuesta a partidos como Podemos y PSOE. Estos últimos han hecho gala de cumplir con lo dicho en campaña. Cometen un grave error los partidos de izquierda en este aspecto, ya que pierden el foco. Podemos es menos Podemos porque ya no tiene ese rol activo que atrae a las cámaras, este gobierno no va con ellos, y no tienen ningún peso en este momento. El riesgo que corre Rivera, en muchos momentos más pendiente de parecer Suárez, que de la mera táctica en si, es muy alto.

En septiembre se abren numerosos procesos judiciales, que salpicarán de fango al PP pero también les salpicarán a ellos como socios de investidura. Otra dificultad es que las medidas propuestas no pueden ser adoptadas unilateralmente por el PP, sino que deben pasar por el parlamento. Es cuestionable que los partidos nacionalistas o Podemos y sus confluencias voten a favor de una nueva ley electoral que les perjudica gravemente. Si finalmente estas medidas no se llevan a cabo por el inmovilismo del resto, lo que debería hacer Rivera es dar un puñetazo en la mesa, y mandarnos a votar si hiciese falta. Mas vale morir de pie que vivir de rodillas, y eso en política vale más que un puñado de sillones.

Deja un comentario