El mito de la desigualdad en España a debate

0
143
desigualdad
BOG100. BOGOTÁ (COLOMBIA), 03/10/2012.- Fotografía de archivo del 19 de julio de 2011 que muestra a varias personas que pasan junto a un indigente en una calle de Ciudad de México. La desigualdad en los ingresos de los hogares cae en Latinoamérica a pesar de estar subiendo en Europa, EE.UU., China y el resto del mundo, lo que la convierte en una "región muy especial", afirmó hoy, miércoles 3 de octubre de 2012, el Banco Mundial (BM). Augusto de la Torre, economista jefe del BM para América Latina, señaló que se trata de un fenómeno "sin precedentes", que vinculó "principalmente" a la caída en la desigualdad de los salarios y a las bajas tasas de inflación. EFE/Sáshenka Gutiérrez

Todos durante la campaña electoral habremos escuchado aquello de que España es el país de la OCDE donde más ha crecido la desigualdad. Esta aseveración se sustenta en el estudio realizado por Oxfam Intermon titulado Una economía al servicio del 1 % (sólo con el título vemos el sesgo del cristal de la lupa con la que analizan).

Según este estudio, del que se hicieron eco todos los medios de izquierda a derecha, España es el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, tan solo por detrás de Chipre y superando hasta en catorce veces a Grecia. Desde la ONG alertan de que la pobreza y la exclusión han aumentado “de manera alarmante” en los últimos años, con 13,4 millones de personas en riesgo de exclusión en el año 2014 (el 29,2 % de la población española) y la distancia entre ricos y pobres ha crecido. En 2015 el 1 % de la población concentró tanta riqueza como el 80 % de los más desfavorecidos.  El informe resalta que “la fortuna de sólo veinte personas en España alcanza un total de 115.100 millones de euros”.

De un estudio del que muy pocos medios se han hecho eco es del publicado por el Instituto Juan de Mariana, elaborado por Ignacio Moncada y Juan Ramón Rallo y titulado Mitos y Realidades: La desigualdad en España ¿Realmente es España uno de los países más desiguales de Europa? Que viene a desmentir esa visión negra de España donde todos trabajamos para un 1% de privilegiados. Es cierto que no estamos para tirar cohetes o decir aquello de España va bien, pero hay que matizar muchas cosas. Es más, creo que recordar que salvo en el ABC no vi noticia alguna en otro medio sobre una visión de España mucho más esperanzadora.

En este estudio, se desmienten los siguientes cinco mitos:

  1. España es uno de los países de Europa con mayor desigualdad en la riqueza. Determinar los niveles de desigualdad de renta es relativamente sencillo y los resultados son indiscutibles: España está a la cabeza de la desigualdad en Europa.
  2. Los causantes principales de las desigualdades en la distribución de la renta en España son las abultadas rentas del capital y la desigualdad salarial.
  3. España es uno de los países de Europa con mayor desigualdad en el bienestar real de su población.
  4. España es uno de los países de Europa con menor movilidad social.

Del primer mito, estos dos economistas nos muestran como la realidad es tozudamente distinta y España es uno de los países de Europa con menor desigualdad de riqueza. Utilizando el índice de Gini de riqueza (2015) que toma valores de 0 a 1, donde cero se considera igualdad perfecta y uno desigualdad máxima, y es la métrica más habitual para medir la desigualdad económica; a España le otorga una puntuación de 0,67, una de las puntuaciones menores de Europa junto con Bélgica que tiene un 0,63 e Italia con un 0,67 también.

Es más, se encuentra muy lejos de otros países europeos, que tanto nosotros como nuestros políticos suelen poner como ejemplo a seguir, como Dinamarca, Suecia, Austria o Alemania donde la desigualdad es mucho mayor y obtienen unas puntuaciones de 0,89 el primero, 0,81 el segundo y 0,78 los dos últimos. Pero a estas mismas conclusiones también llegaríamos a través de otras métricas como el porcentaje de riqueza en manos del 10% más rico del país o la ratio de la riqueza del 20% más rico frente al 80% menos rico.  Pero realmente, lo que nos hace uno de los países más igualitarios es que cerca del ochenta por ciento de los hogares tiene su vivienda en propiedad y el patrimonio inmobiliario es el componente de más peso de la riqueza en España.

Respecto del segundo mito, las mediciones habituales sí parecen indicar que España se encuentra entre los países con mayor desigualdad en la distribución de la renta. El índice Gini de la renta (2013) para España es de 0,34, mayor que la media de la Unión Europea (0,31) y lejos de los países más igualitarios en renta como Suecia, Holanda o Finlandia (los tres en torno a 0,25). Sin embargo, los autores consideran que esta medición es incompleta, pues está basa en rentas estrictamente monetarias. Por el contrario, si se le añade el valor de los alquileres imputados, el índice Gini de la renta de España (0,297) cae a niveles intermedios de desigualdad en el contexto europeo, comparable a los de Alemania (0,288) o Italia (0,291), e incluso inferior al de Francia (0,298). Además, de acuerdo con un estudio de la OCDE, si también se incluyen otras rentas en especie que de momento no se contabilizan en las mediciones, como servicios sanitarios, educativos o de vivienda social proporcionados por las Administraciones Públicas, el índice Gini para España se reduciría en torno a un 20%, una reducción en la media de la Unión Europea.

Del tercer mito, no es que los causantes principales de las desigualdades en la distribución de la renta en España sean las abultadas rentas del capital y la desigualdad salarial. Los causantes principales de la desigualdad en la distribución de la renta, según el estudio, es la abultada tasa de paro. Para solucionar este problema, proponen una liberalización profunda del mercado laboral. El informe señala que las barreras que impiden que en la actualidad muchas personas puedan acceder a un puesto de trabajo, no sólo vulneran la libertad de dichas personas, sino que además exacerban la desigualdad imposibilitando que quienes están peor puedan progresar por sus propios medios.

En cuanto al penúltimo mito, los autores acuden a la opinión de muchos expertos que señalan que para medir la desigualdad en el bienestar real de su población no hay que analizar la renta y si el consumo. Si acudimos al análisis de los datos de la desigualdad en el consumo la realidad es perentoria y tozudamente diferente. España se encuentra entre los países europeos con una menor desigualdad en el consumo. El índice Gini de consumo (2010) es de 0,22 para España, y nos encontramos al nivel del país paradigma de la socialdemocracia europea, y de donde procede IKEA, Suecia o de la más cercana Bélgica (0,22 en ambos casos), y por debajo de países como, la tan admirada por Albert Rivera, Dinamarca (0,23), Francia (0,23), Italia (0,26) o Alemania (0,27).

Del último mito, la realidad es que España figura como un país con una movilidad social intermedia en el contexto europeo, por encima de países como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido, como se desprende de las medidas de elasticidad intergeneracional. Además, la movilidad social hace que la desigualdad de la renta tienda a difuminarse entre generaciones. Esto nos conduce a que la desigualdad de renta de España, incluso teniendo en cuenta los matices anteriores, se disuelva a un ritmo mayor que en los principales países de Europa.

Como ven, estudios los hay para todos los gustos y resulta más interesante analizar todos ellos antes de comprar los argumentos de aquellos que ven una España negra de los de arriba frentea los de abajo y cuestiones similares.

 

 

Deja un comentario