Entrevista a David Muñoz Lagarejos

0
156

Como ya saben, nuestros colaboradores Alejandro Ruiz París y David Muñoz Lagarejos han querido compartir sus pequeñas reflexiones sobre el actual panorama político, protagonizado por las elecciones del próximo 26 de junio.

En este turno será Alejandro quien pregunte y David el que responde. Esperemos que os guste.

Hola, David. ¿Existen los liberales dentro de los partidos que se presentan a las elecciones? Cuando hablo de liberales, lo hago en el sentido hayekiano. Pienso en políticos como Margaret Thatcher o Ronald Reagan (aunque bien es cierto que la teoría es una cosa y las políticas que aplicaron es otra).

Ninguna línea general de los 4 partidos principales (PP, PSOE, Unidos Podemos y C’s) es liberal. Puede existir algún militante que lo sea, por supuesto. Incluso alguna facción dentro del propio partido. Pero en líneas generales, los que mandan en cada uno de esos 4 partidos no son liberales.

PP y PSOE lo han demostrado cuando han gobernado, con medidas socialdemócratas, como subidas de impuestos, no bajar el gasto público, déficit público, deuda pública (récord en España bajo un Gobierno del PP), etc. Por su lado, Podemos y C’s ya no engañan a nadie. Unos comunistas y los otros socialdemócratas, o como mucho socio-liberales, que no tiene nada que ver con el liberalismo hayekiano, ni mucho menos.

El único partido liberal (libertario) que se presenta a estas elecciones es el Partido Libertario (P-LIB), que propone recuperar sectores secuestrados por políticos y burócratas y devolverlos a la sociedad civil, reducir los ámbitos de actuaciones de las AAPP y que sea el individuo, bajo cooperación voluntaria con otros individuos, los encargados de llevar a cabo los procesos de cambio y mantenimiento en la sociedad.

Otra cuestión que me hago: ¿es Ciudadanos un partido de derechas, liberal, de centro o socialdemócrata? Porque ellos, no quieren hablar ni de rojos ni de azules, se definen de centro. Pero, ¿existe el centro?

Bueno, para responder qué es C’s lo mejor es mirar el CIS y demás encuestas, para ver dónde lo sitúan los españoles y sus propios votantes. Así pues, según el barómetro post-electoral (estudio 3126), el conjunto de votantes españoles situaban a C’s en el 6.63 (centro-derecha), mientras que los propios votantes se situaban a sí mismos en el 5.47 (centro) y situaban a C’s en el 5.85 (centro), en una escala en la que 1 es extrema izquierda y 10 extrema derecha.

Por tanto, se puede decir que los españoles aprecian a C’s como un partido de centro-derecha, mientras sus votantes se autoubican más hacia el centro, al igual que ubican al propio partido. Esto en cuanto la escala ideológica.

Si bien es cierto, desde C’s han dejado constancia de que son un partido que se nutre del liberalismo progresista y del socialismo democrático, esto es, la socialdemocracia. Por tanto, son un partido socio-liberal, un partido que combina elementos liberales (con una visión progresista, el término “liberal” usado en EEUU) con elementos socialdemócratas. En el contexto actual, en el que en España impera el consenso socialdemócrata, son éstas ideas las únicas que tienen éxito entre la mayoría del electorado, por desgracia.

Por otro lado, en tu opinión, ¿qué le ha ocurrido a la derecha española? En el año 90, con el X Congreso del Partido Popular, Aznar parecía que había conseguido aglutinar a liberales, democristianos y conservadores y que su unión se había consolidado a lo largo de los años. ¿Sigue unido el centro derecha? De no ser así, ¿por qué crees que se ha producido esta desunión?

La derecha española estuvo unida en los años 90, cuando el PP estaba en auge y el Gobierno de González moribundo. La victoria del PP en las generales de 1996 así lo demuestra, más aún con la mayoría absoluta en 2000.

El problema viene cuando se quiere unir a ciertas ideologías sin representarlas. A partir de la crisis de 2007, el PP se ha centrado exclusivamente en la parte económica, sin hablar de reformas políticas necesarias, en pro de reducir el Estado y el poder que hoy en día tienen políticos y burócratas, que hacen y deshacen a su antojo, la mayoría de las veces con el beneplácito de la Unión Europea.

En los últimos años, el PP ha tomado una vía que no representa esa unión de los años 90 y principios de siglo. Mariano Rajoy ha tecnocratizado el partido. Para más inri, dijo que si liberales o conservadores se querían ir del PP, ahí tenían la puerta. Fue un error gravísimo.

El centro-derecha no está unido, o no al menos en la figura del Partido Popular. El problema es que es una posición ideológica que agrupa a varias ideologías, muchas veces contrarias entre ellas. Otra prueba de que el PP no une al centro-derecha en su totalidad es la presencia de C’s, que se nutre de muchos votantes populares.

El PP necesita reformarse, convertirse en un partido moderno, no enclaustrado. Hay que ir abriendo nuevos caminos de comunicación política y modernizar dichos caminos. Por otro lado, habría que recuperar el protagonismo liberal, plantar cara al consenso socialdemócrata; aunque suena a una quimera mientras siga Mariano Rajoy y compañía al frente del PP.

Podemos ahora parece querer identificarse con la socialdemocracia ¿Es cierto que Marx y Engels eran socialdemócratas tal y como lo entendemos ahora?

Estás de broma, ¿no? (Risas) Por supuesto que Marx y Engels no eran socialdemócratas. Eran comunistas y creían en la lucha de clases para alcanzar la dictadura del proletariado, como así indican en su Manifiesto Comunista, aunque algunos quisieran que se llamara Manifiesto Socialdemócrata.

Lenin, que fue el primer dictador socialista de la historia, militaba en el Partido Socialdemócrata de Rusia, hasta la escisión que acabó, por un lado, con los mencheviques, y por el otro, los bolcheviques. Ya sabemos lo que pasó después en Rusia y eso no tenía nada que ver con la socialdemocracia, sino con la idea marxista, con el comunismo.

Parece que denominarse “socialdemócrata” es la moda ahora en Podemos, porque queda más guay que “comunista” y no refleja la esencia total de su discurso. Es un recurso inteligente desde la ciencia política, donde Podemos se mueve como pez en el agua.

El nuevo programa electoral de Podemos imita el formato del catálogo de IKEA en una clara alusión la tradición socialdemócrata de Suecia. Pero, hemos de decir que tanto en Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia no cuentan con regulación alguna en cuanto a salario mínimo. Por el contrario, Podemos propone incrementarlo hasta 800€ en 2018. En estos países el despido es prácticamente gratuito ¿Por qué la formación morada intenta identificarse con una serie de países con una legislación laboral claramente contraria a la suya?

En Podemos ocurre lo mismo que en la mayoría de la izquierda española. Ponen de ejemplo los países nórdicos solo para hacer referencia a los Estados tan dimensionados que tienen. Pero nunca cuentan la otra parte del cuento: la libertad económica y unos mercados laborales liberalizados en gran parte.

Los países nórdicos tienen unos Estados grandes porque se los pueden permitir, ya que son países ricos debido a la libertad económica existente en estos países. Desde Podemos no quieren imitar el mercado laboral de estos países, ni su libertad económica, solo quieren hacer (aún más) grande el Estado.

Por último, ¿Crees que se dará el «sorpasso» de Podemos al PSOE tanto en votos como en escaños?

El «sorpasso» de Unidos Podemos al PSOE parece más cerca que nunca, aunque si bien es cierto habrá que esperar al domingo, puesto que son las circunscripciones pequeñas (las que eligen menos de 6 diputados) las que tendrán la última palabra en los escaños de ambos partidos. Muchos escaños se van a decidir por pocos votos y habrá que ver a quién beneficia los restos.

He de decir que cada día que pasa creo que sí, que habrá «sorpasso», tanto en votos como en escaños. La culpa es de Pedro Sánchez, entre otros, por no plantar cara de verdad a Podemos y darle alas en Ayuntamientos y Gobiernos Autonómicos. También influye la polarización del discurso político llevada a cabo desde PP y la propia coalición de Unidos Podemos.

Compartir
Artículo anteriorEntrevista a Alejandro R. Paris
Artículo siguienteReino Unido y Europa: Un país dividido por el Referendum y al borde de la fractura
Alejandro Ruiz París
Graduado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Carlos III de Madrid, cursó estudios en el Instituto de Ciencia Política de la Universidad de Wroclaw (Polonia) y actualmente trabaja como consultor junior de políticas públicas en el sector TIC. La libertad y la búsqueda de la verdad son los principios que rigen su trabajo.

Deja un comentario