Las sumas que llevan a elecciones

0
99

[dropcap]L[/dropcap]os resultados electorales del 20-D nos dejaron un Parlamento muy dividido, sin mayorías absolutas ni siquiera sumando bloques (PSOE-Podemos por un lado y PP-C’s por el otro). Las negociaciones previas a los debates y votaciones de investidura solo nos dejaron un acuerdo entre el Partido Socialista y Ciudadanos. Un pacto de investidura que solo sumaba 130 votos favorables, muy insuficientes de cara a ambas votaciones, como se demostró el miércoles y el viernes en el Congreso de los Diputados.

Una palabra que no se ha dejado de repetir desde Podemos e Izquierda Unida es “suma”; para referirse a un pacto de izquierdas entre PSOE, Podemos, IU y Compromís que sumaría 161 escaños, por los 130 del pacto PSOE-C’s. Parece que desde Podemos no han entendido que esos 161 votos son menos que la suma de PP y Ciudadanos votando en contra: 163. Por lo que no tiene mucho sentido decir que 161 es más que 130 (algo que es obvio, por otra parte), dando a entender que serían suficiente dichos apoyos, cuando la suma del Partido Popular y Ciudadanos es mayor que la del bloque de izquierdas.

Una vez que Pedro Sánchez ha fracasado en su intento de ser Presidente del Gobierno (algo que era muy evidente por el juego de las sumas y la aritmética parlamentaria), ahora entra en juego el tiempo para ir o no a nuevas elecciones. El reloj ya está corriendo y si el 2 de mayo no hay Presidente del Gobierno, las elecciones se convocarán de forma automática.

Habrá que ir viendo el camino que van tomando las negociaciones en este tiempo. Pero una cosa parece estar clara, y más viendo el tono agresivo y de enemistad utilizado en los dos debates de la pasada semana: las elecciones están más cerca que nunca, y con el paso de los días puede irse agravando ese tono de campaña electoral utilizado por los diferentes partidos, marcando distancias entre ellos de cara a unas eventuales votaciones en junio.

Los pactos necesarios se han repetido continuamente. El PP podría gobernar bajo una gran coalición con el PSOE (la presencia o no de C’s no alteraría dicha coalición) o con el apoyo del partido de Rivera y la abstención de los socialistas. El PSOE podría gobernar con el apoyo del bloque de izquierdas “Podemos-IU-Compromís” (toda vez que su pacto con C’s ha sido rechazado), pero para ello necesitaría también el apoyo de los nacionalistas catalanes, como he mencionado en el segundo párrafo y explico en este artículo.

El camino del PP parece claro: el PSOE no le va a apoyar mientras Pedro Sánchez siga siendo su candidato. Por lo tanto, parece muy improbable que el PP lograra los apoyos necesarios.

El camino del PSOE también parece claro: Pablo Iglesias le ha dicho a Pedro Sánchez (otra vez) que decida entre Podemos o C’s, a lo que Sánchez le ha respondido que su pacto con Ciudadanos seguirá activo durante estos dos meses de negociaciones y que “negociaremos conjuntamente con el resto de formaciones”. Por ello parece evidente que ese bloque de izquierdas no va a ser posible, de momento.

Pasan los días y seguimos teniendo en el horizonte unas nuevas elecciones generales. Las sumas no salen, son insuficientes hoy por hoy. Las sumas evidencian el camino a nuevos comicios. Si llegamos al 2 de mayo y no hay ninguna investidura exitosa, la “precampaña” de negociaciones dará entrada a una campaña electoral más competida y en la que todos los partidos deberán hilar más fino que nunca.

 

 

Deja un comentario