El Argumentario Del Cambio

0
307

Introducción.

Es de justicia reconocer la habilidad de Pedro Sánchez para sobrevivir. Es digno de reconocer la capacidad del líder del Partido Socialista para aguantar contra viento, marea y los resultados electorales también. Si parecía que Sánchez tenía muy complicado seguir siendo el líder del PSOE después de los peores resultados dela historia del partido que dirige, más complicado parecía que fuese Presidente, pues ahora parece que es lo más probable. Para sacar esta conclusión nos basamos en la predisposición de los dos diputados Izquierda Unida-Popular, los cuatro diputados de Compromís y en la voluntad de la mayoría de los partidos, o eso dicen en público, en evita unos nuevos comicios y en que no siga el Partido Popular al frente del Gobierno de la Nación. Cierto con la suma de los diputados de estas formaciones no dan las cuentas para que sea investido, y por eso lo fundamental es descifrar “el argumentario del cambio” que han instalado Podemos y las confluencias en nuestro país y saber si estas formaciones que se traducen en el Congreso en 65 escaños quieren realmente conformar un Gobierno de coalición de “progreso y de cambio”.

 

Capítulo Primero: #Rajoydimisión, la necesaria #refundacióndelPP.

El cambio político en este país, es la nueva política. Este palabro que nada quiere decir, lo dice todo. Es una idea fuerza. Es básicamente, lo nuevo frente a lo viejo. Esta idea es ya hegemónica en la izquierda y en la derecha, ésta y no otra fue la principal batalla entre Ciudadanos y Podemos.  Ahí volvió a entrar en juego el 15-M. Lo traigo a colación porque inauguró la nueva política. El “no nos representan, lo decía todo. “Esta gente no representa el país real”, se decía, sino que se ocupan de preservar sus privilegios y su posición. Era la idea fundante y aglutinadora del 15-M y es la idea fuerza del cambio en España.

El cambio no solo depende de las fuerzas progresistas y de la izquierda, depende visto el reparto de escaños de la refundación más que necesaria del PP y del abandono del liberalismo a ultranza que defiende Ciudadanos. La vieja política es corrupción, principalmente, pero sin duda el liberalismo más arcaico ha de dejar paso a una derecha que entienda el Estado de Bienestar como la mejor característica de los Estado-Nación modernos.

Rajoy debe dimitir, pero antes ha de acabar con la corrupción en el seno de su partido, relegar de sus puestos a todos los presuntos corruptos y después irse a su casa. El PP debe hacer una purga, decían Andrea Levy y Maroto hace unas pocas fechas.

 

Capítulo Segundo: PSOE al centro.

Otro de los actores clave ha de seguir siendo el PSOE, que parece estar en un viaje a ninguna parte. Eso parece, aunque quizá la maniobra de Sánchez sea finalmente exitosa en su afán de alumbrar un Gobierno progresista, reformista y transversal, sí con esos tres apellidos que engloban a Podemos, Ciudadanos, Compromís e Izquierda Unida-Unidad Popular. No sabemos si logrará dirigir el nuevo Gobierno del país, pero parece complicado juntar el liberalismo de Ciudadanos, las políticas económicas socialdemócratas de Podemos, con las propuestas propias valencianistas de Compromís y las propuestas marxistas de IU-UP.

Veremos en qué acaba todo, pero lo que está claro es el liderazgo de Pedro Sánchez en el PSOE. Ha demostrado su capacidad para bailarlo todo y con todos. Si en un artículo le denominaba como John Boy, lo más apropiado vista la cintura de Pedro Sánchez para aguantar la presión desde dentro del PSOE y desde el resto de la formaciones políticas, quizá haya que denominarlo Centro Man. El candidato a la Presidencia del PSOE parece que emula el viaje al centro de José María Aznar, narrado a la perfección por los Guiñoles de Canal + a finales de los 90, cuando logró ser Presidente del Gobierno gracias al apoyo de Arzalluz (PNV) y Puyol (CIU). Encontramos similitudes en intentar lograr lo imposible, a que juntar agua (Podemos) y aceite (Ciudadanos) es imposible. Es cierto que nada es imposible en política, de hecho que PNV y CIU apoyasen a Aznar visto ahora es literalmente increíble, pero fue así.

Espero que el relato del cambio se imponga y España cuente con un Gobierno de coalición y del cambio estable conformado por  PSOE, Podemos e IU-UP. Es lo más lógico si nos fijamos por un instante en los resultados de las generales. Los 161 que suman con el apoyo de Compromís que damos por hecho, no dan pero Ciudadanos debería abstenerse ante la negativa de Rajoy a dar un paso atrás e iniciar así la regeneración necesaria del PP. Si este Gobierno no se hace realidad, lo más probable es que se repitan las elecciones y correremos el riesgo de perder la gran oportunidad que tenemos para pasar la página más negra, corrupta y que ha supuesto el mayor retroceso socio-económico y político en España, que ha traído consigo el Gobierno del PP.

Compartir
Artículo anteriorPacto PSOE-Ciudadanos: Un análisis político
Artículo siguienteEl mito de la austeridad
Nacido en Cariño. Graduado en Ciencias Políticas por la USC y Máster en Comunicación Institucional y Política por la US. Soy un apasionado de la actualidad y del análisis político.

Deja un comentario