Tras las elecciones municipales del pasado mes de mayo y el éxito que obtuvieron algunas candidaturas de confluencia después de hacerse con el bastón de mando de grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza o A Coruña; han sido muchas las voces en la izquierda que pedían repetir estas fórmulas a nivel estatal de cara a las elecciones generales.

Izquierda Unida y Podemos han liderado estos intentos de confluir con más pena que gloria: los primeros dispuestos a diluir sus siglas en una candidatura transversal bajo el paraguas de Ahora en Común y los segundos insistentes en la posición de que la confluencia son ellos. Finalmente las negociaciones no han dado sus frutos  y todos los intentos por confluir a gran escala han quedado frustrados.

Salvo que se produzca un giro de guión inesperado en el último momento, todo parece indicar que finalmente la izquierda se presentará a las elecciones del 20 de diciembre más desunida que nunca. Repasemos:

  • Podemos se presentará con su propia marca, sin embargo ya habría alcanzado pactos en Galicia para concurrir con Anova y las Mareas. En Cataluña, le entrada en juego de Ada Colau puede impulsar una candidatura de confluencia bajo la denominación “En Comú” que aglutine a Podem, ICV e incluso a Esquerra Unida que abandonaría de esta forma a IU.
  • Izquierda Unida continúa dentro del malogrado proyecto de Ahora en Común, reconvertido en la recién estrenada “Unidad Popular”, a la que también se sumaría la Chunta Aragonesista. Izquierda Abierta, la corriente liderada por Gaspar Llamazares, habría amenazado varias veces con abandonar el proyecto de su matriz e integrarse en otro movimiento, finalmente, continuará apostando por “Unidad Popular” y participa en las primarias que se están llevando a cabo en este momento.
  • Compromís, que es a su vez una coalición entre Iniciativa del Poble Valenciá, Els Verds y el Bloc Nacionalista, aún no ha decidido si aceptará la oferta de Podemos para sumarse a sus listas en la Comunidad Valenciana y ha pedido tiempo para evaluar esta posibilidad o mantener su marca.
  • Equo, uno de los promotores y miembros más activos de Ahora en Común, y que habría ejercido como mediador entre IU y Podemos para lograr la confluencia, se encuentra descolocado y aunque las bases han optado por sumarse a las listas de Podemos, el partido de Uralde continúa con la esperanza de conseguir un acuerdo de confluencia a gran escala.
  • La Izquierda, el partido formado por la exsocialista Beatriz Talegón y el exjuez estrella, Baltasar Garzón, y que presenta oficialmente su candidatura este lunes, no tiene intención de confluir con nadie y quiere convertirse en una alternativa más a la izquierda del PSOE.

En definitiva, todos estos actores competirán por un electorado concreto y finito lo que irremediablemente diluirá el voto y restará opciones de influencia en el futuro parlamento. Es sobradamente conocido que el sistema electoral español castiga la dispersión del voto, algo que la izquierda se muestra reacia a aceptar. Pero sobre todo, deja un amargo poso en los votantes que veían con ilusión la posibilidad de repetir el éxito cosechado por los Ahora Madrid o Barcelona en Común en las pasadas elecciones de mayo.

 


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.

1 Comentario

Comments are closed.