Antes de que comenzase el recuento de los votos, la noticia del día era la frustración y decepción que se percibía en Grecia en la jornada electoral debido a las promesas incumplidas de Syriza. La pregunta que nos podríamos hacer al hilo de esta información es, ¿para qué sirve votar después de lo sucedido en Grecia? La respuesta parece darla el resultado de las elecciones y la baja participación en las urnas, aunque para completar esta explicación analizaremos lo ocurrido en las urnas.

Alexis Tsipras ha ganado contra todos. No han podido con él ni la presión exterior, ni los partidos de la oposición, ni los poderes fácticos y tampoco el ala más a la izquierda de su partido. Los resultados lo han encumbrado como el mejor representante de la dignidad de su país y del sentimiento nacionalista griego, ejemplarizado en el pacto de Gobierno con el partido nacionalista de derechas ANEL.

La victoria es tan importante y reveladora que hasta el PSOE quiere subirse al carro y hacer suya la victoria.

La media de las encuestas hechas en septiembre arrojaba menos de un punto de ventaja de Syriza sobre Nueva Democracia. Han sido 7,5 al final. El resultado de las elecciones ha dado a Syriza el 35,44% y unos 145 escaños, solo un 0,56% menos que en las pasadas elecciones del mes de enero. El principal partido de la oposición es Nueva Democracia, el partido conservador griego y equivalente al PP en España, con entre un 28,30% y 75 escaños, solo un 0,2% más que en el mes de enero. Es el segundo fracaso consecutivo del partido conservador griego. La victoria es tan importante y reveladora que hasta el PSOE quiere subirse al carro y hacer suya la victoria.

Syriza y Nueva Democracia se comienzan a asentar como los dos partidos hegemónicos a la izquierda y la derecha, respectivamente. El resto de partidos a izquierda y derecha se quedan muy lejos de las formaciones que dirigirán los destinos de Grecia. El tercer partido es Amanecer Dorado con el 6,97% y 18 escaños, PASOK, el partido hermano del PSOE, es el cuarto partido en Grecia con el 6,28% y 17 escaños, los comunistas del KKE se queda con el 5,57% y 15 escaños. Los otros partidos como To Potami obtienen el 4,1% y 11 escaños, ANEL el 3,67% y 10 escaños, y la Unión de Centristas 3,38% y 9 escaños.

Estos resultados muestran que Syriza ha ganado por goleada, el liberalismo conservador de Nueva Democracia, ha fracasado y el PASOK ha desaparecido del mapa político y su papel es irrelevante. La peor noticia es el ascenso del partido de ultraderecha Amanecer Dorado, el tercer partido en Grecia. Esta clase de partidos xenófobos y racistas son un peligro para Europa y para la UE.

Como se esperaba, ha bajado la participación casi un 10% con respecto al mes de enero.

Como se esperaba, ha bajado la participación casi un 10% con respecto al mes de enero. La cifra ha alcanzado tan solo el 53,4% de participación. La responsabilidad de esta cifra podría ser de Tsipras que proclamó la lucha contra la austeridad y tuvo que ceder en su empeño, pero no nos podemos quedar en ese análisis. Si nos fijamos en los hechos observamos que la explicación se encuentra en la incapacidad del Gobierno griego para representar la voluntad de sus ciudadanos, ya que no pudo rechazar la austeridad, ni ha logrado una quita de la deuda y ante la amenaza de expulsión del EURO no tuvo más remedio que ceder. Así las cosas, cabe preguntarse si esta batalla la ha perdido la democracia, ya que el Gobierno griego no ha podido llevar a cabo la representación de la voluntad de los griegos, el objetivo básico de la democracia representativa.

 


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.