Cuál fue mi sorpresa cuando ayer vi un tweet de Juan Carlos Monedero que decía lo siguiente: “El capitalismo siempre tuvo que imponerse por la fuerza antes de que fuera aceptado voluntariamente”.

Según lo leía, trataba de querer entender a qué fuerza se refería, o mejor dicho, si había entendido el concepto de capitalismo y la oposición entre su amado socialismo y el capitalismo.

El capitalismo es el sistema de organización económica caracterizado por la propiedad privada de los medios de producción y la utilización del trabajo asalariado, en el que se utiliza el mercado como mecanismo general de coordinación, basado en el ahorro y no en el consumo como se suele pensar habitualmente. En el sistema capitalista es el mercado quien da respuesta a las cuatro preguntas fundamentales: ¿qué producir?, ¿cómo producirlo?, ¿quién ha de producirlo? y ¿cuándo debe producirse?

La doctrina política que históricamente ha encabezado la defensa e implantación de este sistema ha sido el liberalismo. El pensamiento liberal sostiene que la intervención del gobierno debe reducirse a su mínima expresión: solo debe encargarse del ordenamiento jurídico que garantice el respeto y la no violación de los derechos naturales del ser humano: Vida, Libertad y Propiedad. La doctrina liberal se caracteriza por la idea de que la presencia del Estado en la economía perturbaría el funcionamiento de ésta.

Hay que tener en cuenta que no existe -teóricamente- un solo tipo de capitalismo. Y digo teóricamente porque el capitalismo debe ser uno y no mezclas raras con características más propias de otros sistemas que nada tienen que ver con el liberalismo y el propio capitalismo. El capitalismo de libre mercado es el que mejor representa dichas ideas. Las demás variantes del capitalismo –mercantilismo, economía social de mercado, capitalismo corporativo, capitalismo de Estado y economía mixta- no se corresponde con la “pureza” del capitalismo, al que se refirieron desde la Escuela Austríaca, que se identificaría únicamente con el capitalismo de libre mercado -capitalismo de laissez faire-.  

Comercio ha existido siempre, en palabras de Adam Smith “los seres humanos siempre han tenido una fuerte tendencia a realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas por otras, pero el capitalismo como sistema económico no aparece hasta el siglo XVI en Inglaterra, en sustitución del feudalismo. Así explica la diferencia entre ambos Ludwig Von Mises en su obra La mentalidad anticapitalista: “La economía de mercado, cuando no se halla saboteada por los arbitrismos de gobernantes y políticos, resulta incompatible con aquellos señores feudales y poderosos caballeros que, otrora, mantenían sometido al pueblo, imponiéndole tributos y gabelas, mientras celebraban alegres banquetes con cuyas migajas y mendrugos los villanos malamente sobrevivían. La economía basada en el lucro hace prosperar a quienes, en cada momento, logran satisfacer las necesidades de la gente del modo mejor y más barato posible”.

Como he dicho antes, solo hay un tipo de capitalismo que sea puro. Los demás que he citado, son mezclas entre elementos del capitalismo de libre mercado, representado por el liberalismo, y elementos del socialismo. Y cuando se mezclan dos teorías contrarias por mal camino se va. Si Monedero dice que el capitalismo se ha impuesto mediante la fuerza, una de dos, o se refiere a otros tipos de capitalismo que nada tiene que ver con el libre mercado, como el corporativismo o el capitalismo de Estado, que sí utiliza la fuerza del propio Estado, o no ha entendido la noción de capitalismo de libre mercado ni el liberalismo y la ausencia de violencia. Como le tengo por un politólogo de prestigio, aunque casi nunca -por no decir nunca- esté de acuerdo con él, supongo que se refiere a la primera opción.

El sistema contrario al capitalismo es el socialismo, y todos sabemos la gran simpatía y relación de Juan Carlos Monedero con organizaciones comunistas, como Izquierda Unida o Podemos. De ahí también podemos concluir que el citado tweet sea un intento de desprestigio hacia el capitalismo. Al fin y al cabo Monedero es anticapitalista, no es de extrañar que escriba cosas como ésa.

Ya he dicho que el único capitalismo puro es el de libre mercado. Los demás tipos de capitalismo se acercan más al socialismo -y colectivismo- que al liberalismo. No lo digo yo. El marxista Raymond Williams define al capitalismo de Estado como “un sistema económico en el cual el Estado lleva a cabo la actividad económica comercial, con administración y organización de los medios de producción de manera capitalista, incluyendo el sistema de mano de obra asalariada y administración centralizada, actuando como una empresa más”. Con una pequeña diferencia que Williams no señala, el poder del Estado es infinitamente mayor al de cualquier empresa -repito, en un sistema de mercado libre en el que los diferentes gobiernos no den ventajas a ciertos empresarios-. El Estado utiliza la coacción y la violencia, las empresas deben dar el mejor servicio a la sociedad o fracasarán.

Ya lo decía Murray Rothbard: “La diferencia entre el capitalismo de libre mercado y el capitalismo de Estado es la diferencia entre, por una parte, la paz, el intercambio voluntario, y por otra parte, la extorsión violenta”. Repite conmigo, Juan Carlos, el capitalismo de libre mercado es paz e intercambio voluntario, no la fuerza a la que te refieres.

Y en aquellos países donde se ha implantado el comunismo a través del socialismo, ¿ha sido de manera voluntaria o a través de la fuerza y la violencia por medio de guerras y revoluciones? ¿El capitalismo se impuso al principio por la fuerza y el socialismo es amable? ¿O más bien es al contrario? Solo mirando las definiciones, cada uno encuentra la respuesta. Si miras la experiencia a lo largo de la historia, la respuesta es mucho más evidente.

La fuerza como aspecto dominante del socialismo es algo que deja bien claro Jesús Huerta de Soto en su libro Socialismo, cálculo económico y función empresarial: “El socialismo no sólo impide que cada miembro de la sociedad aprenda a disciplinar su comportamiento en función del de los demás, sino que crea un fortísimo incentivo para que los diferentes individuos y grupos traten de hacerse con el poder o capacidad de influir sobre el órgano director, con la finalidad de utilizar sus mandatos coactivos para imponer por la fuerza a los demás ventajas o privilegios de tipo particular. Así, el espontáneo proceso social coordinador se corrompe y es sustituido por un proceso de lucha por el poder, en el que el conflicto y la violencia sistemáticas entre los diferentes individuos y grupos sociales que tratan de influir o hacerse con el poder se convierte en la nota más característica y dominante de la vida en sociedad”.

Por tanto, el tweet de Monedero es solo un intento de adoctrinamiento hacia las masas sumisas, pero algunos seguimos aguantando todo tipo de mentiras y desprestigios hacia el capitalismo, y lo que es más importante, hacia la libertad.

 


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.

2 COMENTARIOS

  1. Es por eso que los paises más capitalistas están rodeados de muros, de vigilantes, con salida restringida o prohibida a sus cuidadanos, no?
    O eran los sociocomunistas?
    En fin, mentirosos que hablan, tontos que les siguen. Y la libertad sufre. Y todos con ella.

  2. No te has enterado de nada, José Luis.
    Esos países rodeados de muros y vigilancia (por ejemplo EEUU, España, etc) no son capitalistas de libre mercado; sino países donde predomina el mercantilismo, la economía social de mercado, el capitalismo corporativo, el capitalismo de Estado y la economía mixta. Esto no es “capitalismo”.

Comments are closed.