[dropcap type=”2″]Y[/dropcap] si no sabía nada un filósofo griego, qué va a saber un bloguero desconocido entre millones de blogueros atrapados en las marañas del conocimiento, el postureo y el disparate.

No sé el porqué de Alexis Tsipras para aceptar un rescate tan humillante y convertir a Grecia en un protectorado alemán. No sé porque Alemania, una vez más,  vuelve a las andadas y ha decidido aplicar, esta vez al pueblo griego, la solución final mientras Europa mira hacia otro lado.

Tampoco sé porque los salva patrias engañan al pueblo catalán prometiéndole la felicidad y la vida eterna en una nueva nación limpia y pura sin palaus, orioles ni pujoles, ni sé porque algunos catalanes piensan que toda España es el Partido Popular y que el resto de españoles no hemos sufrido con los salva patrias de la historia negra de España. No sé qué sentido tiene levantar  más muros y alambradas.

Hay algo que sí  que sé porque salta a la vista y es que al ministro De Guindos se le ha quedado cara de vinagre tras  perder la presidencia del Eurogrupo.  Y también sé que la diplomacia española del ministro Margallo es tan importante y relevante como la de Chiquitistán.

Lo que no sé ni puedo entender es el poder adictivo de la política donde aquellos que tanto renegaron y reniegan como Toni Cantó lo abandonan todo pero solo para irse a otro partido. Ya  lo decía otro cuasi filósofo: “Si no le gustan mis principios tengo otros”

Tampoco sé porque quiere Manuela Carmena una web de desmentidos y aclaraciones, ya que le va a tener que dedicar un tiempo que le urge más a la ciudad de Madrid. La derecha  está furiosa  y no acepta el resultado electoral por lo que toda la legislatura va a ser un constante ataque a la alcaldesa de manera justificada o injustificada.

En España, gracias a personas como Manuela Carmena, tenemos los suficientes medios para saber lo que es verdad y lo que son portadas con odio a borbotones, sinrazones y panfletos que llenan estantes  y Kioscos.

Tampoco sé porque las masas adoratrices de Iker Casillas han pasado del amor al odio o la indiferencia, ni sé quien intentará vendernos seguros, prótesis dentales y toda clase de etcéteras en los próximos informativos de Telecinco. Y tampoco sé porque la gente ve Supervivientes y otros programas  sin tomar medicación.

Y no sé porque José Coronado se ha enamorado de la hija de la duquesa del pueblo pero sin el pueblo.

No sé nada y creo que hay algunas cosas que tampoco me importan.

 


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.