Prohibido opinar

1
163

[dropcap]L[/dropcap]a democracia se sustenta en la libertad de los ciudadanos para expresas sus opiniones, ideas y valores  sin la censura previa y sin límites mientras no se vulneren otros derechos, y así lo recoge nuestra Constitución en su artículo 20. Entonces, por qué el periodismo, los medios de comunicación que tienen la misión de informar a la sociedad de crear una opinión pública y que ejercen un cuarto poder están sometidos a una censura, manipulación y coerción de sus contenidos, de su tratamiento y de su promulgación.  Alguien debería explicarnos los motivos de esta farsa.

Parece ilógico que todo ello suceda actualmente, pero cada vez hay más claros ejemplos de ello. Sin ir más lejos la pasada semana Mediaset destituyó a Jesús Cintora como presentador de Las mañanas Cuatro, claramente por presiones políticas. No ha sido el único en abandonar su puesto, recientemente TVE ha prescindido de Yolanda Alvárez que trabajaba de corresponsal en Gaza y de la que recibieron quejas desde Israel. Sonado fue también el caso de Ana Pastor cuándo la destituyeron como presentadora de Los Desayunos de TVE.

Los medios de comunicación están corrompidos por los agentes políticos y económicos que los sustentan, y por tanto, que los controlan. Sin una separación de estos intereses los temas de actualidad y la información quedan bajo su dominio, manipulando los datos, sesgando las opiniones, no mostrando todos los puntos de vista. Esto hace que los profesionales cualificados que hacen bien su trabajo, que critican las malas prácticas, las medidas tomadas por los gobiernos, que denuncian las injusticias sociales, sean castigados y apartados de su trabajo.

El futuro del periodismo es incierto, tanto por el fuerte intrusismo laboral y las nuevas tecnologías, como por las malas prácticas que se llevan a cabo dentro de los medios de comunicación. El caso más evidente es el de la televisión, el medio más fácilmente manipulable que juega además con la ventaja del morbo y la expectación que producen las imágenes.  El infoentretenimiento está cada vez más presente en los telediarios consiguiendo mayor audiencia, pero peor calidad informativa. Todo ello sumado al despido, alejamiento y marginación de los citados profesionales provoca que la sociedad acabe desinformada y alejada de la verdadera actualidad.

 

[box type=”shadow” align=”aligncenter” class=”” width=””]¿Te ha gustado el artículo? Colabora con nosotros y haz tu aportación a través de Dropcoin.

[/box]

1 Comentario

  1. “Pero la solución a la influencia de las empresas en el periodismo es evidente: la mejor manera de evitar la influencia y la reacción del perro de Pavlov (la amenaza activa el temor), miedo en periodistas es la financiación directa del producto por sus consumidores reales: los lectores.” Jordi Pérez Colome, en el artículo El periodismo y el perro de Pavlov http://www.elespanol.com/actualidad/el-periodismo-y-el-perro-de-pavlov/

    Como consumidor real, como lector, he contribuido con este artículo usando el botón de Dropcoin.

Comments are closed.