No saber de algo no es grave, tiene solución y se puede poner remedio. Pero alardear de ser ignorante en algún tema sí es peligroso, porque además de reflejar la propia ignorancia, haces gala de una prepotencia y soberbia propia de quienes se creen saber de todo sin tener idea.

Hace unos días se producía la adquisición del Banco Popular por parte del Banco Santander por la cifra simbólica de 1€. En seguida todos los ignorantes (que en España sobran) empezaron a quejarse por dicha cifra, desde Alberto Garzón hasta Monedero, pasando por tuiteros y columnas de periodistas conocidos en el mundo de la izquierda. Todos ahondaban el mismo error: Banco Santander había gastado un euro. Y más propaganda digna de los anticapitalistas que hacen del discurso su piedra angular para intentar cambiar la realidad.

La realidad, obviamente, es bien diferente. Banco Santander no ha gastado un euro en comprar Banco Popular. Quien sepa algo, lo básico, de Contabilidad, sabrá lo que estoy diciendo.

Activo y pasivo

La ecuación de balance de toda empresa tiene dos componentes: activo y pasivo (éste se divide en dos: pasivo exigible y patrimonio neto). El activo representa la estructura económica y el pasivo representa la estructura financiera.

La adquisición del Banco Popular lleva consigo los activos y pasivos de dicha entidad. Según la valoración del BCE, el Popular vale entre -2.000 y -8.000 millones, y el Banco Santander plantea provisionar cerca de 8.000 millones para hacer frente a ello. Es aquí donde se comete el fallo de creer que el Banco Popular ha costado un euro, pasando por alto la ampliación de capital para hacer frente al problemático balance del Popular.

De hecho, si el Banco Popular ha “costado” 1€ es precisamente por sus problemas y todas las deudas que tiene detrás, además de activos improductivos. Si fuera un banco saneado, como en su momento lo fue, su precio de venta hubiera sido mucho más alto. Hay que recordar que el Banco Popular llegó a valer casi 20.000 millones de euros hace una década.

Precio de compra y precio de adquisición

Otro fallo que cometen los que dicen que el Banco Popular le ha costado 1€ al Banco Santander es no diferenciar entre precio de compra y precio de adquisición. Un euro es el precio de compra (Banco Popular pasa a manos del Santander por dicha cantidad).

Bien diferente es el precio de adquisición (sumando al precio de compra los gastos adicionales relacionados con ella). Por ejemplo, comprar un coche por 25.000€ es el precio de compra. El precio de adquisición será la suma de esa cantidad más los gastos en el impuesto de matriculación (IEDMT), impuesto de circulación (IVTM), gasolina, seguro, etc.

En el caso del Banco Popular ocurre lo mismo. El precio de compra ha sido 1€, pero el precio de adquisición serán todos aquellos gastos que haga el Banco Santander para sanear el balance que ahora está en su posesión. Repito que el valor del Popular, según el BCE, se encuentra entre -2.000 y -8.000 millones de euros. Cantidades de las que tendrá que responder en adelante el Banco Santander. Por tanto, el precio de adquisición no será solo 1€.

Por tanto, aquellos que mienten (seguramente en su intención de seguir con el discurso del capitalismo y neoliberalismo “criminales”) quedan en ridículo diciendo que el Banco Popular ha costado 1€. Es por ello que hay que contar la verdad y dejar en evidencia a aquellos que hacen de la propaganda, la mentira y la manipulación su modo de vida política. No conocen otra cosa y seguirán por este camino. Debemos estar en frente, contar la verdad y hacerles ver que hay gente que no cae en sus trampas.

 

Compartir
Artículo anterior¿Cuánto dinero ingresa el ganador de la UEFA Champions League?
Artículo siguienteCoser y cantar la ‘Internacional’
David Muñoz Lagarejos
Graduado en Ciencia Política y Gestión Pública por la Universidad Rey Juan Carlos. Estudiante de Economía en la UNED. Columnista en LA RAZÓN, Letras Libertarias, Proyecto Libertario, Somos La Revista, Debate21 y Navarra Información. Su pensamiento y filosofía de vida: por un mundo más libre, vacío de totalitarismos y de gente que impone sus ideas a los demás bajo la fuerza.

Deja un comentario