Errejón no debe ser laminado por Iglesias, todo lo contrario.Considero que se ha desatado una lucha tremenda por el poder en Podemos. Creo que es una equivocación completa. Debe ser una formación política que huya de los personalismos y los liderazgos fuertes. De lo que se trata es de llevar a la práctica soluciones que mejoren la vida de los ciudadanos.

En este sentido, el sistema de participación de los círculos es modélico y es un ejemplo de debate y actitud inclusiva y democrática en la que, todos los que quieren, intervienen con sus ideas y planteamientos. Es innecesario acabar con el Podemos de las dos caras. Todas las corrientes dentro de la formación morada son válidas, porque tienen sus razones y argumentos.

El ultimátum de Pablo Iglesias sobre su equipo y proyecto parece propio de otros tiempos y no me parece asumible. No me sorprende que Tania Sánchez y otros puedan calificarlo de chantaje. Y respecto al futuro de Íñigo Errejón, si pierde ante Iglesias, parece claro que dejará de ser  el número dos de Podemos.

Son más importantes las ideas que el liderazgo y en esto los errejonistas tienen toda la razón. La valentía de Errejón es evidente, ya que parte de una situación difícil. El líder de Podemos en Castilla La Mancha identifica a los críticos de Iglesias con los que sobran o son innecesarios.

Errejón representa la posibilidad de dar un nuevo rumbo más abierto y participativo a la formación morada. De cara a las próximas elecciones generales es el principal activo, por su intención de llegar a capas más amplias de la población que sienten recelo ante el estilo de liderazgo político de Pablo Iglesias. Y esto se puede analizar a través de encuestas y estudios sobre las mismas. Lo afirman también prestigiosos analistas de sondeos.

Tanto Iglesias como Errejón son figuras políticas que han realizado una labor impresionante junto con otros muchos miembros de Podemos, pero no deben estar enfrentados por la dirección del partido.

La ciudadanía española quiere soluciones a sus problemas económicos y sociales y no enfrentamientos políticos internos que debilitan la cohesión. Hacen falta debates constructivos que proporcionen soluciones a las gravísimas situaciones sociales existentes por causa del paro y de la desigualdad económica.

El destacado y eminente filósofo Villacañas Berlanga ya ha indicado en un artículo que los planteamientos y la actitud  de Errejón le parecen los más acertados para un resurgimiento y consolidación de Podemos de cara al presente y al futuro. Es lo que se puede interpretar de sus palabras.

Una cierta moderación y una actitud más abierta son buenos métodos para que Podemos consiga más apoyos y para que no cause miedo o temor en determinados estratos de la población.

Lo que no supone, en modo alguno, que no se puedan realizar los cambios necesarios siguiendo las líneas maestras del programa de Podemos. Se puede realizar una nueva política social comprometida con las capas de población más desfavorecidas sin renunciar a un cambio profundo de nuestro país desde una perspectiva política.

Muchos de los puntos del programa son perfectamente racionales y es algo que deberían tener presente los ciudadanos. Las propuestas y el estilo de dirección de Errejón creo que son lo que realmente necesita Podemos para remontar y levantar de verdad el vuelo como un partido que tenga posibilidades reales de gobernar.

 

Deja un comentario