¿Ha salido España de la crisis?

0
733
People stand in a line to enter a government employment office in Madrid, April 6, 2015. The number of Spaniards registered as jobless fell by 1.3 percent in March from a month earlier, or by 60,214 people, leaving 4.45 million people out of work, data from the Labour Ministry showed on Monday. REUTERS/Andrea Comas TPX IMAGES OF THE DAY

Dar respuesta a esta pregunta es complicado. Muchas veces la respuesta, afirmativa o negativa, dependerá de los datos a los que acudamos y, seguramente, lo que digamos desde su frialdad, no coincidirá con la percepción que tienen muchos ciudadanos desde sus casas. Esto es algo que observamos a diario en el parlamento o en los platós de televisión. Es más, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, en el debate sobre el Estado de la Nación de 2014 anunció que habíamos “cruzado el Cabo de Hornos”, lo que el diario El País entendió como que el ejecutivo de la pasada legislatura daba por acabada la crisis[1]. Esta afirmación contrasta con las declaraciones del ministro de economía, Luis de Guindos, en el aula abierta organizada por esta Santa Casa[2] donde afirmó en el mismo año que “seguimos en crisis, pero hemos salido de la recesión”[3]. Por el contrario, Iván H. Ayala, profesor universitario de economía, miembro del círculo 3E de Podemos y de econoNuestra publica un artículo en el diario Público titulado Hemos salido de la crisis… ¡Y nosotros sin enterarnos! donde afirma que “la salida de la crisis que está promocionando el gobierno no solo es mentira, y está artificialmente creada, sino que esconde una peligrosa realidad: la transformación de la economía española hacia un modelo de trabajo precario, bajos salarios, con un brutal incremento de las desigualdades y una especialización en actividades de bajo valor añadido[4].” Por lo tanto, como vemos, la alegría va por barrios y depende de que datos estudien la persona que nos habla sobre la salida o no de la crisis.

Por lo tanto, uno de los primeros datos que voy a comparar para intentar dar respuesta a esta compleja pregunta, y no alejada de polémica como hemos visto, son la evolución del PIB y del paro que nos ofrece el FMI.

Variación interanual del PIB en % y tasa de paro

Elaboración propia a partir de datos del FMI

En la presente tabla, vemos la evolución del PIB (línea azul) y de la tasa de paro (línea naranja) desde el año 92 al año 2021. Esta tabla nos muestra como históricamente hasta que la economía, esto es el PIB, no crecía con tasas que fueran entre el 2% y el 3% no se comenzaba a crear empleo. Este suceso vemos que ocurre desde el año 94 al año 2001. En este periodo se pasa de una tasa de paro del 24,1% en 1994 a una del 10,5% en el año 2001. Por su parte, en estos periodos, vemos como el crecimiento del PIB se mantiene en cifras comprendidas entre el mínimo de 1994 del 2,3% hasta el máximo del 5,1% del año 2000. Este comportamiento que vincula el crecimiento del PIB y el descenso del paro, suele explicarse mediante la Ley de Okun, según la cual, para mantener el mismo empleo una economía necesitaba crecer cada año alrededor del 3%[5]. En el año 2002 vemos como, a pesar de mantenernos en una tasa de crecimiento del PIB superior al 2%, se produce un pequeño repunte del paro de 0,9 puntos porcentuales, lo que lleva a pasar del 10,5% de paro al 11,5%. Esta tasa de paro se mantiene prácticamente igual durante los dos años consecutivos (2003 y 2004) lo que nos podría hacer pensar que, tras un periodo de siete años consecutivos de tasas de crecimiento superiores al 2% y caída constante del desempleo, nuestro país había llegado a lo que se conoce como tasa de paro estructural. Pero, pasados estos dos años, a partir de 2005 el paro vuelve a bajar hasta el 9,2%. Su máximo histórico. ¿Qué pudo pasar durante este periodo para que a pesar de las cifras del PIB la tasa de empleo se estancara? Tenemos que destacar que en el año 2001 se puso en circulación el Euro en nuestro país y eso supuso un periodo de reajuste para la economía española. También puede que contribuyera a reducir lo que podría identificarse como paro estructural la reforma laboral aprobada por el gobierno de Aznar en el año 2002. Pero, como vemos, existen diferentes factores que han podido influir y no debemos confundir correlación con causalidad.

Llegados a este punto, podríais llegara pensar que se me ha olvidado que el objeto de este ensayo es el de decir si España ha salido de la crisis o no y estaréis preguntándoos a que viene todo este rollo sobre la relación del PIB y la creación de empleo. La respuesta la tenemos en el año 2014. Este año es el primero en el que el PIB, desde el inicio de la crisis en 2008, vuelve a crecer; pero su tasa de crecimiento es del 1,4% y por lo tanto aún lejos de las cifras que la ley de Okun considera necesarias para crear empleo. Por ello, lo sorprendente es que de 2013 a 2014 se consiga reducir la tasa de paro en 1,7 puntos porcentuales pasando del 26,1% al 24,4%. Hemos de destacar que, en todo este tiempo, y tras el fracaso del Plan E, el país se sometió a un duro proceso de ajuste fiscal y reformas estructurales tanto en el mercado laboral, facilitar la apertura de negocios, implementación de la agenda digital o intento de simplificar la elefantiásica administración española, que, a falta de un análisis más en profundidad, nos pueden llevar a pensar que, gracias a ellas, España ha conseguido romper con la Ley de Okun para crear empleo. Es en este año 2014 cuando el país ha entrado en lo que parece una tendencia positiva tanto en la creación de empleo como en el crecimiento del PIB, y los datos hasta 2015 parecen confirmarlo. Es cierto que las previsiones del FMI nos indican que en 2021 aún no habremos recuperado las tasas de empleo de 2005 a pesar de que el país tendrá una tasa media de crecimiento del PIB, de 2015 a 2021, del 2,1%. Pero, con estos datos de tasas de crecimiento positivas y reducción del paro constante, ¿Considerábamos que el país estaba en crisis en 1997? Seguramente la respuesta sea negativa. El problema, es que, para considerar si hemos salido o no de la crisis, nuestra mente no se remonta a los datos de 1997, nuestra mente se remonta a los datos del año 2005 y esos datos, llegaron después de casi doce años con un PIB arrojando cifras positivas. Por lo tanto, a diez de diciembre de 2016, sin pretensiones de sentar cátedra sobre este asunto, solo con el interés de aportar más datos al debate, y casi dos años después de los análisis realizados por Rajoy, El País, Luis de Guindos e Iván H. Ayala me atrevo a afirmar que España ha salido de la crisis. Digo esto porque de 2014 a esta parte nuestro PIB ha seguido en cifras positivas, que en 2015 se situaron por encima del 3% y que cuando en pocos días cerremos 2016 se mantendrán en un nivel similar. Pero no es solo es el PIB, como os indicaba, algo ha cambiado en el mercado laboral español cuando es capaz de comenzar a crear empleo con tasas de crecimiento muy débiles. Además, las previsiones del FMI para los próximos años nos indican que el paro seguirá reduciéndose. Por lo tanto, lo que los gobiernos deben hacer es seguir trabajando para que el fin de la crisis llegue cada vez a más hogares españoles.

 

 

[1] http://politica.elpais.com/politica/2014/02/25/actualidad/1393356844_748721.html

[2] Cuando hago referencia a esta Santa Casa me refiero a la Universidad Pontificia de Comillas.

[3] http://www.comillas.edu/es/listado-noticias/239-luis-de-guindos-seguimos-en-crisis-pero-hemos-salido-de-la-recesion

[4] http://blogs.publico.es/econonuestra/2015/05/12/hemos-salido-de-la-crisisy-nosotros-sin-enterarnos/

[5] http://www.expansion.com/diccionario-economico/ley-de-okun.html

Compartir
Artículo anteriorErrejón se distancia de Pablo Iglesias
Artículo siguientePedro Sánchez presiona desde Asturias un nuevo Congreso en el PSOE
Alejandro Ruiz París
Graduado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Carlos III de Madrid, cursó estudios en el Instituto de Ciencia Política de la Universidad de Wroclaw (Polonia) y actualmente trabaja como consultor junior de políticas públicas en el sector TIC. La libertad y la búsqueda de la verdad son los principios que rigen su trabajo.

Deja un comentario