¿CÓMO CAMBIARÍA AL MUNDO UNA VICTORIA DE TRUMP?

0
448
Republican U.S. presidential nominee Donald Trump attends a campaign rally at Blair County Convention Center in Altoona, Pennsylvania August 12, 2016. REUTERS/Eric Thayer - RTX2KFBH

En 1.989 vimos la caída del muro de Berlín, en 1.991 la desintegración de la URSS, en 2.001 los atentados del 11-S, en 2.002 la llegada del Euro y en 2.016 quizás el principio de la disolución de Occidente.

Las repercusiones internacionales de una victoria republicana este martes, bajo su actual aspirante a la presidencia, son difíciles de calcular. No sólo por las dimensiones sino también por no saber qué promesas podrá cumplir y como las llevará a cabo.

Atrevámonos no obstante a intentar evaluarlas.
Partiremos del hecho que las llevará a cabo y no podrá ser disuadido ni por la administración estadounidense ni por líderes extranjeros actualmente aliados de EEUU, también supondremos que tanto el Congreso como el Senado le dan luz verde (cosa difícil de imaginar).

Lo más claro se vería a corto plazo mediante la construcción de su famoso muro con México, que acarrearía un enfriamiento de las relaciones entre ese país y EEUU pero que seguramente no supondría la ruptura de la colaboración mutua tan necesaria para la nación mejicana.
También ocurriría la implantación del proteccionismo. El NAFTA y el APEC pasarían a la historia, deteniéndose a su vez las negociaciones del TTIP.

Las Relaciones Internacionales sufrirían un cataclismo si como Trump pretende él entablase un acuerdo estratégico con Putin. Un pacto de visión del mundo y no de alianza completa, es decir que en principio no veríamos a Rusia integrarse en la OTAN o está disolviéndose.
Son muchas cosas las que separan a EEUU de Rusia; La OTAN, la situación en Ucrania y Georgia, Oriente Medio, Asia, etc
Dependería de qué tipo de acuerdo alcanzasen los dos mandatarios pero tendría repercusiones enormes.

Rusia no aceptaría menos que mantener su influencia total en el espacio postsoviético.
Ello implicaría el reconocimiento de EEUU de la anexión rusa de Crimea así como de la independencia tanto de Abjasia como de Osetia del Sur. Dejaría a Ucrania sola viéndose está obligada a detener su camino europeísta quedando entre Rusia y la UE. Además Kosovo sería reconocido como país por Rusia, ya que desandar el reconocimiento de medio mundo de un país no es algo viable ni coherente, siendo visto como una concesión de Moscú que traicionaría a Serbia al igual que Washington a Ucrania.

El amiguismo y colaboración entre ambos líderes no sería nada bien visto en Europa del Este, cuyos países recelan de Rusia. Esto y que Trump aboga por una menor implicación en la seguridad de países extranjeros conllevaría la creación de una sólida estructura de defensa europea en colaboración con la OTAN, esta última no se desmantelaría pero perdería protagonismo.

En Oriente Medio tanto Rusia como EEUU dejarían de actuar. Moscú no rompería sus relaciones con el eje Chií pero si frenaría su implicación. En cambio Washington cortaría su alianza con el Consejo de Cooperación del Golfo.
La victoria de Bashar Al Assad en Siria estaría cantada y se podría conformar un entendimiento tácito no negociado de Israel con el Consejo de Cooperación del Golfo para oponerse tanto a Irán como al régimen alauita sirio y a Hezbollah.

El mayor cambio con implicación drástica futura podría darse en Asia-Pacífico.
Un Vladimir Putin que contase con el apoyo de EEUU no necesitaría mantener su semialianza actual con China. Beijing está compitiendo con Rusia en Asia Central y el peso chino en la Rusia asiática es creciente, además de las críticas rusas a la copia de armamento ruso que hace China, así como de lo poco que suele mojarse el gigante asiático en apoyo de Moscú en los asuntos internacionales.
La ruptura de esta especie de rara alianza daría pie a una competencia abierta por la hegemonía de las áreas mencionadas anteriormente y a la ruptura de la colaboración. Lo cual aumentaría la presencia de China en el mundo pues tendría que buscar alternativas al gas ruso, incrementado de esta forma su ya gran influencia en África e irrumpiendo fuertemente en otras como Oriente Medio.

Sin quitar los ojos de la zona veríamos como Japón tendría que armarse bastante y volverse autónomo en seguridad al no comprometerse Trump a implicarse tanto en su defensa. Con el riesgo que esto supondría de enfrentamiento entre la nación japonesa y la china.

Asistiríamos en conclusión a la independencia de los grandes aliados (Europa, Irán, Japón, etc) respecto a sus dos grandes valedores (EEUU y Rusia), el aumento de la tensión potencial en varias regiones del globo y un cambio de alianzas en algunos casos.

El mundo podría empezar a cambiar este miércoles y dentro de unos años ser diferente a como lo conocemos hoy.
Los estadounidenses tienen en sus manos cambiar la geopolítica mundial y esperemos que tomen la decisión que tomen no lo lamentemos todos.

 

 

 

 

Deja un comentario