El PSOE: en busca de los escaños perdidos

0
200

Si ya de por si la repetición de unas elecciones generales en menos de seis meses era un acontecimiento inédito en nuestro país, que vinieran cargadas de “relativas sorpresas” en el escrutinio final no ha hecho más que aumentar el interés, si cabe, por el panorama político. Como ya es sabido, el principal sobresalto fue el fallo generalizado de las encuestas a la hora de predecir el sorpasso de la confluencia de partidos Unidos Podemos al PSOE. Este último, consiguió mantener la segunda posición a pesar de volver a cosechar los peores resultados de su historia en número de escaños y esto porque la suma de Podemos más Izquierda Unida se dejó por el camino un millón de votos aproximadamente.

Con estos resultados en la mano, los focos se han centrado precisamente en esa bajada en votos de la confluencia de izquierdas e intentar comprender porque en esta ocasión uno más uno no han sido dos (cabe resaltar que una cuestión parecida sucedió en el año 2000, cuando otra alianza de partidos de cara a una cita electoral, esta vez PSOE E IU, no obtuvo los resultados esperados).

No obstante, en el presente artículo nos centraremos en observar y analizar los últimos resultados del Partido Socialista, tratando de ver donde pierde más votos la formación liderada por Pedro Sánchez, a favor de quién y qué opciones tiene de cara al futuro.

Antes de comenzar merece la pena poner algunos datos generales sobre la mesa y entrar en contexto. En las últimas elecciones de junio, el PSOE consiguió 5.424.709 votos que se tradujeron en un total de 85 escaños, es decir, 5 escaños y 120.606 votos menos que en los comicios del 20 de diciembre, a pesar de mejorar su porcentaje de voto (del 22% al 22.66%). Llegados a este punto, ¿dónde perdió y a favor de quién estos escaños?

En la siguiente tabla se recogen las comunidades donde el PSOE pierde escaños:

Imagen 1

En la comunidad donde el PSOE perdió más apoyo fue en el feudo socialista por excelencia, Andalucía, comunidad en la que sí se produjo sorpasso, pero con el Partido Popular como protagonista, pasando de 21 diputados/as a 23 y desplazando a la federación encabezada por Susana Díaz a la segunda plaza, con 20 escaños. Por tanto, los/as socialistas se dejaron dos actas de diputado/a y más de 77.000 votos. Uno/a podría pensar que estos apoyos se tradujeron en mejores resultados para UP, y en efecto esta fuerza consiguió mejorar, pasó de 10 a 11 diputados, pero el número de votos que la suma de partidos perdió es bastante abultado, 222.331 papeletas. Esto puede hacernos pensar que una gran cantidad de voto socialista no acabó en la otra formación potente de izquierdas de Andalucía, sino en el Partido Popular.

El resto de Comunidades Autónomas donde el PSOE ve mermado su número de diputados/as son Cataluña, Comunidad Valenciana y Canarias (en las dos últimas a pesar de mejorar en votos), lugares donde también el PP consigue sumar más apoyos en diciembre, sin que aparentemente los casos de corrupción que allí han sucedido pasen factura.

De hecho, si observamos más en detalle aquellas provincias donde el Partido Socialista pierde apoyo parlamentario, veremos que son donde el Partido Popular consigue mejorar resultados, con la excepción de Jaén, donde es Unidos Podemos quien aumenta un escaño, manteniendo el PP los dos diputados que consiguió en diciembre.

2

Aparte de todo esto, merece la pena acudir a algunas cifras que se nos facilitan desde Metroscopia. En concreto, podemos fijarnos aquí en el saldo de votantes existentes entre el PSOE y el PP. Resulta llamativo que al partido del puño y la rosa se le escapan unos 178.000 votantes hacia la formación de la gaviota (o charrán) mientras que solo logra atraer unos 72.000 votantes del PP. Estamos por tanto ante un saldo negativo y que podría explicar una parte de la pérdida de parlamentarios/as socialistas, especialmente en Andalucía, como por otra parte ya se ha venido señalando en los últimos días. Indudablemente que existen más factores que han hecho que el PSOE haya vuelto a batir sus peores marcas (la abstención también le ha pasado especial factura con un saldo negativo de 200.000 votantes en este apartado) pero sin duda éste que hemos venido analizando llama la atención especialmente.

Con todo, el PSOE ha logrado aguantar más mal que bien le embiste de estas nuevas elecciones generales y como viene siendo habitual en los últimos tiempos, todas las miradas y posibilidades de gobierno acaban pasando, paradójicamente, por esta fuerza. Han pasado seis meses y volvemos a especular sobre posibles pactos, aunque en esta ocasión con el compromiso por parte de los partidos de no ir a terceras elecciones. Veremos lo que nos deparan estas semanas. Los antiguos estoicos en cualquier caso acertaron, la vida no es más que un eterno retorno.

Deja un comentario