El ‘compi yogui’, la ‘mierda de LOC’ y el tabú Real

0
187

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

[dropcap]E[/dropcap]ste es un extracto de la entrevista que Isabel Gemio le hacía el pasado domingo a la periodista Ana Pastor en su programa te doy mi palabra. El objetivo emitía esa noche el programa especial de Snowden, y como era de esperar (y más cuando se habla sobre el derecho a la intimidad en las comunicaciones privadas) los mensajes de los Reyes con Javier López Madrid, empresario imputado en el caso de las Tarjetas Black, salieron a colación.

Durante varios años en España dominaba un ‘tabú Real’ que permitía a los miembros de la monarquía realizar cualquier tipo de actividad sin tener que dar explicaciones y sin que ningún medio se pronunciase sobre ellas. Esta autocensura mediática se rompió con el estallido del Caso Nóos, y  gracias a esto, se dio un paso adelante a favor de los derechos de la ciudadanía; a favor de la libertad de prensa; y también sirvió para comprobar que la Monarquía, es una institución que puede ser sometida al escrutinio público sin temor al derrumbe (ejemplo de ello son los resultados que obtienen los actuales Reyes en las encuestas sociológicas).

Sin embargo, no se puede cantar victoria. Como ocurrió con el secuestro de la revista El Jueves, no fue necesario ningún mandato proveniente de la institución para que se tomasen medidas: apenas 24 horas después, el Gobierno en funciones abría una investigación por presunta revelación de secretos, con el fin de poder averiguar si la recuperación y posterior publicación de los mensajes fue lícita. Además, días después de la exclusiva de eldiario.es, el informativo de la noche de Antena3 informaba de posibles problemas en las relaciones internacionales, porque la ausencia de Gobierno estaba obligando a la Casa Real a reajustar los viajes del Rey en el extranjero 

Como vemos, a pesar de la ruptura del ‘Tabú Real’, todavía resulta difícil mantener una postura crítica hacia la monarquía española, por eso, el caso ‘compi yogui’, más allá de la simpatía que nos pueda causar el mensaje, no debe desmerecerse ni puede neutralizarse con otras noticias que pongan en valor la utilidad de la institución. Tampoco se puede obviar ni normalizar el hecho de que el director del medio que lo hizo público, tenga que dar explicaciones sobre su decisión de publicar la información a personas que no son ni juez ni parte, así como, pasar por alto la gravedad de que la Reina, habiendo estudiado periodismo y siendo consciente por lo tanto de la necesidad del periodismo como servicio público, trate como ‘mierda’ la sección de un medio de comunicación que además pertenece a uno de los diarios más importantes del país.

Como hizo Isabel Gemio este domingo, es normal cuestionarse hasta qué punto todas las relaciones de los Reyes deben estar marcadas o condicionadas por la responsabilidad del cargo que ostentan. Sin embargo, debemos tener claro que no se pueden tolerar mensajes de apoyo a una persona imputada en un caso de corrupción, insultar a un medio de comunicación o pretender volver al tabú Real que los protegía hasta ahora.

Deja un comentario