El show electoral americano ha comenzado con los caucus de Iowa. Los caucus son pequeñas asambleas que se dan en diferentes Estados y sirven para mostrar el apoyo político a un partido o un candidato. Estas asambleas, que se reúnen en bibliotecas, escuelas o cualquier edificio público, deciden el número de delegados a la hora de elegir el candidato que luchara por la presidencia de los Estados Unidos.

Iowa da el pistoletazo de salida a las primarias americanas. La importancia de los resultados de los caucus de Iowa reside en que son los primeros que permiten a los candidatos mostrar su fuerza real, fuera de encuestas. Y esta ocasión, el resultado no ha sido diferente.

[infogram id=”caucus_iowa_2016″ prefix=”iU5″ format=”interactive” title=”Caucus Iowa 2016″]

Los republicanos de Iowa han apostado por el ultraconservador Ted Cruz dándole casi el 28% y ocho delegados, mientras que el magnate populista de Donald Trump alcanza los siete. Aunque se debe de tener en cuenta la importancia del voto evangelista en el Iowa, mucho más próximo al pensamiento de Cruz que al de Trump.

160201233534-34-iowa-caucus-0201-exlarge-169
Ted Cruz, candidato republicano

Sin embargo el ganador moral entre los republicanos ha sido el senador por Florida Marco Rubio que consigue más del 23% de los votos y empata con siete delegados con Trump. Con esta gran victoria el senador Rubio se mete, nuevamente, de lleno en la carrera para la Casa Blanca y se convierte en la apuesta clara de la cúpula del partido. Tras este cuasi-empate a tres en las filas conservadoras, Rubio, Trump y Cruz se convierten en los favoritos para luchar por el puesto republicano. La lucha por ser el próximo rival de los demócratas está más abierta que nunca.

GTY_hillary_clinton_speech2_cf_160201_4x3_992
Hillary Clinton, candidata demócrata

Si la lucha republicana está igualada, los demócratas no se quedan atrás. El veterano senador Bernie Sanders consigue, contra pronóstico, un empate técnico con la popular Hillary Clinton. Bernie Sanders, que ya se ha autodefinido en varias ocasiones como “socialista” (algo inédito en la política de Estados Unidos), 21 delegados contra los 23 de Clinton. No obstante el apoyo traducido en porcentaje es de 49.5 para Sanders y 49.9 para Clinton. Esto refleja la gran división interna que existe dentro del partido demócrata y da un gran impulso a la sorpresiva candidatura de Sanders.

Democratic presidential candidate, Sen. Bernie Sanders, and his wife Jane acknowledge the crowd as he arrives for his caucus night rally in Des Moines, Iowa, Feb. 2, 2016.
Democratic presidential candidate, Sen. Bernie Sanders, and his wife Jane acknowledge the crowd as he arrives for his caucus night rally in Des Moines, Iowa, Feb. 2, 2016.

Bernie Sanders es una de las grandes esperanzas de la izquierda americana, no sólo por su descripción como socialista sino también por las medidas que está dispuesto a poner en marcha según su programa electoral: educación superior gratuita, sanidad pública, una amplia seguridad social… En definitiva, con la hipotética elección de Sanders como líder de los demócratas, la socialdemocracia (aniquilada por la dupla angloamericana de Thatcher – Reagan en los años 80) viviría una resurrección por la también pareja angloamericana de Corbyn – Sanders.

Resumiendo,  los candidatos republicanos y demócratas aún tienen un gran camino por recorrer antes de saber definitivamente si serán ellos o no los presidenciables y que rivalizarán por ocupar el cargo del actual Presidente Barack Obama.