Sudán del Sur, país que se compone mayoritariamente de cristianos, se independiza de Sudán, de mayoría musulmana, el 9 de julio de 2011. Pese a su corta vida como Estado independiente –cuatro años y medio–, este 14 de diciembre se ha cumplido el segundo aniversario desde el comienzo de la guerra civil en el país sursudanés.

El territorio lleva más de 40 años pasando penumbras bajo el mandato de sus vecinos del norte. No obstante, dos años después de la independencia, el actual presidente del país, Salva Kiir, de etnia dinka, toma la decisión de expulsar del Gobierno a todos los cargos de etnia nuer, incluyendo el vicepresidente Riek Machar. Tras esta medida, el exvicepresidente Machar anuncia que rivalizará por el poder perdido y conforma un ejército rebelde con el que comienzan diversos enfrentamientos en la capital del país, Yuba.

Las facciones rebeldes, apoyadas en su mayoría por el país vecino de Sudán, se dividen en dos: el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, al mando de Machar, y el Movimiento de Liberación de Sudán del Sur, bajo el liderazgo de Peter Gadet. Por el otro lado se encuentra el Gobierno de Sudán del Sur y el apoyo de las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas, el ejército de Uganda y las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos.

Sin embargo, los más afectados nuevamente son los civiles. Más de un millón de refugiados y desplazados es el resultado de un cruento conflicto que tiene inicio pero del que no se espera un fin cercano. Si observamos los datos, se puede apreciar como el número de refugiados de Sudán del Sur en los diferentes países fronterizos, asciende desde algo más de 120,000 en diciembre de 2013 a casi los 800,000 el 18 de diciembre de este año. Ya que, como se puede ver en el gráfico, desde agosto de este año, el número de refugiados se ha estabilizado.

[infogram id=”numero_de_refugiados_de_sudan_del_sur_dic_13_dic15″]

Con los últimos datos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR), en la actualidad hay 1,034,400 refugiados de Sudán del Sur. Un 26% de ellos residen aún dentro de Sudán del Sur, en campamentos como el de Ezo, Makpandu o Lasu en el Sur del país o Bunj o Kodok en el norte.

El resto de refugiados se encuentran entre Etiopía con 280,000, Sudán y Uganda con casi 200,000 cada uno, y Kenia con algo menos de 100,000.

Fuente: Base de datos de UNHCR
Fuente: Base de datos de UNHCR

Uno de los principales problemas es el grado de malnutrición con el que llegan a los campamentos los niños y niñas de Sudán del Sur. Muchos de ellos llegan en situaciones de malnutrición extrema, lo que conlleva un mayor porcentaje de posibilidad de contagio de enfermedades, que en algunos casos pueden llegar a ser mortales. Las necesidades básicas de los menores son primordiales, pues representan el 50% del número total de refugiados, tal y como se dibuja en el gráfico que representa la demografía de las personas en los campamentos.

[infogram id=”demografia_refugiados_sudan_del_sur”]

Además, si se deja de cuidar la generación del mañana, no sólo será más difícil la resolución de los conflictos sino que conlleva que Sudán del Sur haya perdido una generación entera, lo que significaría la vuelta al fracaso del territorio.

En la actualidad la crisis de Siria cubre todas las cabeceras de los medios de comunicación, y no es de extrañar, pues desde la II Guerra Mundial no había un número tan grande de refugiados y desplazados. Sin embargo, no es el único conflicto bélico que se encuentra en la actualidad. Somalia, Yemen o Sudán del Sur también están viviendo sus propios infiernos. Los sursudaneses llevan sufriendo desde hace casi medio siglo, es hora de que se escuchen sus demandas y se les ayude a crear su futuro de forma independiente. Mientras tanto, contaremos los años de guerra y el número de civiles afectados. 2 años. 1,034,400 refugiados.