A menudo se suele oír hablar del franquismo como un tipo de fascismo, junto con el fascismo italiano y el alemán (nazismo). Estas voces, sobre todo desde la izquierda, tienen un objetivo común: desprestigiar -aún más- el franquismo.

Creo que están equivocados. El franquismo no se puede considerar un tipo de fascismo -a continuación daré mi opinión sobre por qué no-, en línea con el politólogo español Juan Linz, quien abordó el tema del franquismo desde la dicotomía “totalitarismo-autoritarismo”, para llegar a su propia conclusión: el franquismo era autoritario y el fascismo totalitario, pues éste se basaba en la ausencia de pluralismo político y en un papel primordial del partido único y una ideología fuerte movilizadora de masas, mientras que aquel carecía de ello.

Sobre este tema hizo también referencia Javier Tusell, en su libro El franquismo como dictadura, concluyendo que: la ausencia de un ideario definido le permitió (al franquismo) transitar de unas fórmulas dictatoriales a otras, rozando el fascismo en los cuarenta y las dictaduras desarrollistas en los sesenta.

hitler franco y mussolini
Franco, Hitler y Mussolini
En mi opinión, no podemos hablar del franquismo como un tipo de fascismo por los siguientes motivos:

1.- Franco no se valió de la política para alcanzar el poder, la jefatura del Estado, como sí hicieron Mussolini y Hitler, en Italia y Alemania respectivamente. Franco venció en una guerra civil que su propio bando había comenzado con el golpe de Estado del 18 de Julio de 1936 (aunque muchos hacen referencia al Alzamiento Nacional como la destrucción de la república, lo cierto es que ésta ya había sido destruida por el Frente Popular, entre otros, como reconocieron algunos intelectuales republicanos y como explica en muchos de sus escritos el historiador Pío Moa). En el caso del fascismo, sí se utilizó la política y la democracia para instaurar un Estado totalitario.

2.- En sintonía con lo anterior, el fascismo se basaba en un partido fuerte, cimiento del Régimen. Algo que no ocurrió en el franquismo, pues la Falange (FET y de las JONS, partido único durante este período) fue perdiendo protagonismo conforme iba avanzando la dictadura franquista.

3.- El fascismo se caracterizó por un corto período de tiempo, mientras que el franquismo estuvo presente durante un período de tiempo algo más largo. Mussolini (1922-1943) y Hitler (1933-1945) no lograron estar mucho tiempo al frente de sus respectivos Estados, en cambio, Franco logró estar 36 años (1939-1975) como Jefe del Estado español.

4.- El objetivo del fascismo -sobre todo en el caso del nazismo- era la creación del “hombre nuevo”, influenciado en gran medida por el “superhombre” de Nietzsche -el Übermensch-. El franquismo, por su parte, no intentó la creación de una nueva comunidad, de un hombre nuevo, sino la recuperación y el restablecimiento de la clase tradicional, perdida en el régimen de la II República.

5.- Una de las características básicas del fascismo era el expansionismo. Como prueba de ello, las invasiones alemanas a lo largo y ancho de Europa y parte del norte de África intentando impregnar cada territorio ocupado del aroma totalitario del nazismo.

El fascismo italiano también consideraba esta opción, como bien explica Aristotle Kallis en su libro Ideología Fascista: territorio y expansionismo en Italia y Alemania (1922-1945): el partido de Mussolini, el Partido Nacional Fascista, tenía sus raíces en el nacionalismo italiano y en el deseo de restaurar y ampliar los territorios italianos, los cuales consideraban necesarios para que la nación pudiera afirmar su fuerza y su superioridad, y así evitar caer en la decadencia.

Por el contrario, el franquismo no tuvo por idea la expansión de las fronteras españolas, como demuestra la ausencia de invasiones a otros países.

6.- El fascismo se basó en una movilización de las masas desde el Partido. Éstas apoyaban el Movimiento, era la base social en la que se sustentó el fascismo mientras estuvo vigente. Por su parte, el franquismo no necesitó una movilización de las masas, ya que la base del poder no se encontraba en ellas -principalmente porque no se usó la política como en el fascismo-, sino en el siguiente eje: la Iglesia, el Ejército y la clase conservadora.

2

Sí que es verdad que hay características que comparten tanto el franquismo como el fascismo, pero son características propias de toda dictadura, ya sea autoritaria o totalitaria. Dichas características también son propias del comunismo, como la violación de libertades civiles (libertad de expresión, libertad de asociación, libertad de culto, etc.) y libertades económicas.

Por tanto, creo que meter el franquismo dentro del fascismo no es del todo aceptable, por las razones que he puesto de manifiesto anteriormente. Ahora bien, es un debate enriquecedor para todos. Y lo más importante: no debemos olvidar que tanto en el franquismo como en el fascismo el fondo es una dictadura, y eso es lo realmente peligroso. Olvidarlo puede llevar a repetirlo y yo no quiero. Aprendamos, por una vez, del pasado.

 


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.