[dropcap type=”2″]H[/dropcap]oy, por la mañana, en un conocido bar de Vigo, he tenido la suerte de compartir mesa con una persona especial. Una persona que convierte lo cotidiano, lo normal, en grandioso, en éxito. Alguien que, con sus letras, es capaz de ponerle nombre, apellidos y, si me apuran, DNI a eso que se tiene dentro del pedazo del cuerpo donde sientes, pero que no sabes muy bien qué es; tan siquiera tienes la certeza de que sea algo. Es entonces cuando lees casi sin querer de Defreds. Un escritor vigués, capaz de llevar los atardeceres de Samil a todos los puntos de España. Hasta al mismo Madrid.

Siendo sincera, no hace más de una semana que he descubierto sus letras. Fue en un recital en la Casa del Libro de Vigo, al que acudí porque estaba invitada la sensibilidad de Diego Ojeda. Además de hacer que le siga buscando un sitio privilegiado, en mi estantería, a los libros de Ojeda, el recital me sirvió para conocer a alguien que, mediante lo que me pasa a mí, a ti, a él, es capaz de llevar lo mundanal a categoría de literatura. Alguien que ha empezado desde 0, con una cuenta en twitter, y muchas noches en las espaldas. De las malas y de las buenas.

Me ha puesto fácil la entrevista, aunque para mí no era tal. De pronto, el trabajo se convirtió en la posibilidad de hablar con alguien que tiene la vida entre los dedos… Y la plasma en una libreta, en un ordenador o en donde le dejen; y que, de momento, lleva dos ediciones de esa plasmación. Como digo, no me encontré con un postureo de escritor ni con alguien que se cree superior, ni a nadie que vive en otro mundo, en otra realidad. No me encontré con alguien que no vive a ras de suelo, como nosotros; todo lo contrario. A ras, ras, de suelo.

Siempre atento con sus lectores, sabiendo quién es y, lo más importante, de dónde viene, Defreds se ha ganado otro sitio privilegiado en mi estantería. Gracias por tanto, a cambio de nada.


 

Eva Míguez.- ¿Por qué “Defreds”?

Defreds.- Hace diez o doce años, cuando tuve internet en casa por primera vez, mi hermano y yo quisimos crear un Nick. Entonces, decidimos hacer uno de prueba. Marqué unas teclas al azar. Salió Defreds (De hecho, si te fijas, están pegadas en el alfabeto del teclado) y me gustó tanto que así quedó.

Eva Míguez.- ¿Cómo te encuentras tras la segunda edición de tu libro?

9788494398902
“Casi sin querer” es el nuevo libro del escrito vigués, Defreds, que ya va por su segunda edición.

Defreds.- La verdad es que me hace mucha ilusión. Sobre todo porque ha sido muy rápido. La editorial sacó a la venta un número alto de ejemplares y duró una semana en las librerías. Aquí, en Vigo, llegó la remesa de libros a las diez y media de la mañana y al mediodía ya no quedaba ninguno. Una locura.

Eva Míguez.- ¿Cómo ha sido la experiencia de firmar en la Feria del Libro de Madrid?

Defreds.- Muy emocionante. Fue mi primer gran evento.  Llegué muy nervioso porque había una fila de gente esperando, pero en cuanto me puse a firmar… Tampoco te da mucho tiempo a pensarlo. Además, conocí a muchísima gente interesante y me lo pasé muy bien. Así que, muy buena experiencia.

Eva Míguez.- ¿Por qué empezaste a escribir?

Defreds.- La verdad es que siempre me ha gustado escribir. De pequeño, escribía cartas a mis amigos y amigas. Era raro, porque no había esa costumbre, pero yo lo hacía.

En el colegio no era un alumno excelente, ni mucho menos. Eso sí, recuerdo que mi madre me traía los libros de Círculo de Lectores y me los leía todos; sobre todo, los de Stephen King.

Además, si ves que lo que escribes, gusta en las Redes Sociales, o donde sea, siempre es un aliciente para seguir escribiendo.

Eva Míguez.- ¿Sigues algún ritual a la hora de ponerte a escribir?

Defreds.- Lo suelo hacer en una libreta o directamente en el Word o si no, si estoy en un sitio que no puedo ponerme a escribir, anoto tres o cuatro palabras clave para luego desarrollarlo. No me pongo planning de trabajo ni horarios para escribir. Sin más, sale.

Eva Míguez.- Me ha encantado el texto que se titula SABE QUE SÍ, ¿existe esa chica?

Defreds.- En realidad, hay muchas chicas y chicos así. La gente me suele escribir contándome sus problemas o sus experiencias y te enteras de cosas. Yo conocí algunas. Creo que ese tipo de situaciones uno acaba por buscarlas, de alguna forma alimentas esos pensamientos… Creo.

Eva Míguez.- La música influye mucho en tus letras. M clan, Extremoduro… ¿Qué tipo de música escuchas?

Defreds.- Mucha y muy variada. Es más, cuando escribo, lo hago con música de fondo, siempre me puede aportar algo nuevo. La verdad es que lo que más escucho es en castellano: Marea, Andrés Suárez, Diego Ojeda, Ivan Ferreiro…

Te revelaré algo. Desde pequeño, soy muy fan de Los hombres G. A mi madre le gustaba mucho, veía sus películas y sonaban sus canciones en casa. Creo que su modo de crear canciones ha repercutido de alguna forma en mi modo de crear. Letras simples, pero que, en el fondo, no lo son tanto.

Eva Míguez.- ¿Cómo crees que es el público que te lee?

Defreds.- En general, hay más chicas que chicos, aunque también los hay. Además, los chicos utilizan  mis textos, o un tuit o algo de mis letras para ligar o para decírselo a su  novia. Así que, eso, de alguna forma también es leerme (risas). El rango de edad oscila entre los 18 y 25 años de edad.

Defreds en la Feria del libro de Madrid 2015 firmando su último libro, "Casi sin querer".
Defreds en la Feria del libro de Madrid 2015 firmando su último libro, “Casi sin querer”.

Eva Míguez.- Cuando publicas algo, ¿Piensas en la gente que está del otro lado, en los que te leen?

Defreds.- De todo un poco. A veces, se te ocurre una frase que sabes que está muy orientada a que la gente le guste, y lo publicas. Otras veces, es lo que me pasa a mí, en particular, por la cabeza, lo que pienso en un determinado momento y también lo publico.

Eva Míguez.- Después de escribir… ¿Repasas mil veces o lo que sale en primer lugar es lo que queda?

Defreds.- Normalmente, lo que escribo de primeras es lo que queda. Puede que borre alguna palabra porque no me gusta como cuadra en la frase, pero poco más.

Eva Míguez.- ¿Hay algún tema del que prefieres no escribir?

Defreds.- No tengo temas tabú. Lo cierto es que, a veces, digo “Esto mejor no lo pongo ahora porque si no, esta persona se puede dar por aludida y no quiero, etc”. Aunque también los hay que se dan por aludidos o aludidas y luego no van por ellos… (risas)

Eva Míguez.- ¿Si tuvieses que elegir uno de tus textos?

Defreds.- El de la contraportada del libro. Sin duda. Incluso, me ha escrito gente diciéndome “Me he comprado tu libro porque me ha llamado mucho la atención el texto de la contraportada”. Si consigo llegar con él, elijo ese, por supuesto.

Eva Míguez.- ¿Te consideras dentro del mismo grupo literario que Diego Ojeda, Marwan…?

Defreds.- No, para nada. En relación con ellos, considero que yo escribo “cosas”, textos, pero no lo considero poesía como sí considero poesía lo que ellos escriben. Cuando me hacen esta pregunta, me siento halagado al compararme con ellos, son muy buenos, pero lo mío es otro “rollo”.

Eva Míguez.- ¿Qué buscas con tus “cosas”?

Defreds.- Hacer pensar, que recuerden, que deseen… Al final y al cabo, llegar a la gente.

Eva Míguez.- ¿Qué crees que se debería hacer para que la gente consumiera más poesía?

Defreds.- Que sea más de calle. Más de la gente. Las personas tienen “Domingos de mierda”, amigas con “sabe que sí”, “te quieros” que quieren decir, sexo… Lo que me puede pasar a mí, a ti y a cualquiera de nosotros.

Eva Míguez.- Dos palabras: IVA CULTURAL

Defreds.- A ver, está claro. La cultura debe estar de acorde a los tiempos en los que estamos. Considero que existen muchas más estrategias que la subida de impuestos. Con precios más bajos las salas de cine se llenarían más, seguro, solo hay que ver los días en los que se rebaja el coste. La cultura tiene que ser accesible para todos. Esto ha hecho que los tiempos cambien y se modifiquen canales. Por ejemplo, la creación de páginas web oficiales donde se puede descargar el audio o las cuentas de Youtube… Pero sí, la cultura debería ser más accesible.

Eva Míguez.- Hablando de internet… ¿se puede considerar como una nueva editorial?

Defreds.- Desde luego. Además, si yo tengo un libro publicado, es por las Redes Sociales. Hoy en día, un escritor sin ese espacio pierde algo de presencia. Yo considero positivo el uso de las Redes Sociales para estos objetivos; así, todos nos damos a conocer por el mismo medio y, luego, es el público el que decide quién tiene éxito y quién no. Claro que también entra en juego la suerte, como en todo, pero nada es regalado.

Eva Míguez.- En tu libro, hay un fragmento en el que una chica se encuentra indecisa entre el hombre perfecto y otro que es el que le hace sentir viva…

Defreds.- (risas) Yo he sido el otro, el no-perfecto, el que hacía temblar todo. Hay muchas historias en las que una relación ya está consolidada, perfecta, formal… Pero llega el “otro” que hace tambalear todo.

Eva Míguez.- Y al final, ¿Cómo acabó?

Defreds.- Al final, lo mejor es escapar de esas situaciones. Es difícil que alguien que tiene todo más o menos estable, planeado, cambie por ti ese rumbo. Es complicado para el que es el otro, pero también para la persona que tiene que decidir. Desde luego.

Eva Míguez.- ¿De verdad crees que puede funcionar un amor a distancia?

Defreds.- Sí, siempre y cuando tenga como objetivo último que deje de ser a distancia. Si no es así, pienso que es imposible; llegará un momento en el que necesites otro tipo de cosas, vivencias que no pueden darse en una situación así. Yo tuve una relación a distancia… Ahí quedó, intentado está. No me arrepiento.

Eva Míguez.- ¿Cuáles son los monstruos de Defreds?

Defreds.- Más que monstruos, pensamientos. Los monstruos están para jugar con ellos (risas). Sobre todo, que el tiempo pasa, que te vuelves más exigente con ciertas cosas con las que antes disfrutabas… No sé. Aunque es fácil, un día piensas eso, pero sabes que mañana es otro día, así que, volver a empezar.

Eva Míguez.- ¿Cómo lleva tu familia la publicación de tu libro?

Defreds.- Al principio, cuando empecé, se lo tomaban medio en broma, pero, ahora, la verdad, genial. Le hace ilusión, obviamente, pero no le afecta en su día a día. No los paran y les dicen “oye, tú eres el padre de Defreds” (risas).

Eva Míguez.- Cuando no escribes ¿qué haces?

Defreds.- Viajo. Me gusta muchísimo viajar. Por Europa ya he visitado bastantes países. Además, escucho música, quedar con mis amigos… Lo normal.

Eva Míguez.- Por último, ¿Cómo te ves dentro de cinco años?

Defreds.- Puff (risas). Lo que tengo seguro es que me veo haciendo cosas que me hacen ilusión. ¿Estar con alguien? (risas) Quizá, no lo sé. Prefiero vivir sin pensar en tan a largo plazo.

 

Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.

3 COMENTARIOS

  1. Hola! Me encantaron tus preguntas. ¿Y qué decir de Defreds? Admiración por su escritura y su forma de ser. Un ser con el cual debe ser un placer sentarse a tomar un café y charlar de TODO <3
    Felicitaciones nuevamente por tu libro. Y… hasta el infinito y más allá!
    Beso DIVINO desde La Plata, Argentina

    • ¡Hola!

      Muchas gracias por tus palabras. Lo cierto es que sí. Merece la pena conocer al escritor, pero aún más a la persona.

      Un saludo para Argentina desde Galicia.
      Eva

  2. ¡Hola!

    Gracias por tus palabras. Lo cierto es que sí; merece la pena conocer al escritor, pero todavía más a la persona. Espero que sigas disfrutando de las letras de Defreds.

    Un saludo para Argentina desde España 🙂

Comments are closed.