El liberalismo envejecido

2
254

[dropcap]E[/dropcap]l término izquierda política, como el de derecha política, tiene su origen histórico en la votación que tuvo lugar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente surgida de la Revolución Francesa. Los diputados que suponían el mantenimiento del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que defendían que el rey solo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente. Aquí, por tanto, la izquierda era liberal-progresistas y la derecha conservadora (puesto que defendía el statu quo).

Lo que hoy conocemos por derecha política o incluso conservadora es a los partidos y pensadores neoliberales o liberales, sin embargo, el liberalismo nació para acabar con el Antiguo Régimen y por ello en ese momento histórico eran los progresistas, llevaban ideas de la ilustración que trataban de emancipar al hombre de un régimen eclesiástico y anclado en espíritus divinos (que justificaban las posiciones de los reyes).

Anthony Giddens explicaba que la derecha se volvió progresista en la segunda mitad del siglo XX cuando trataba de acabar con el Estado de Bienestar en occidente, a través de las doctrinas liberales de la Escuela de Chicago, Milton Friedman, Hayek, etc. Estas doctrinas luego se revirtieron en políticos como Ronald Reagan y Margaret Tatcher. Mientras que la izquierda era conservadora porque intentaban aferrarse al Estado de bienestar creado tras la Segunda Guerra Mundial.

El tiempo pasa muy rápido y es fácil ver cómo el neoliberalismo ha conseguido meter en la cultura o pensamiento común todos los términos sobre meritocracia, individualismo, autonomía propia, iniciativa emprendedora, ambición, codicia, etc. También ha conseguido derrumbar al movimiento obrero en Europa, tanto a la capacidad organizativa de los sindicatos como a la mayoría de partidos socialistas-comunistas. Ha conseguido crear una hegemonía respecto a la intervención del Estado como si fuese perjudicial. Llevaron a la socialdemocracia hacia su lado, separándola incluso más de la clase trabajadora.

Pero es ahora cuando podemos decir que el nuevo liberalismo es conservador, en el sentido de que no reconoce las contradicciones intrínsecas a su sistema, no llega a ver que el libre mercado no proporciona a la sociedad civil los mismos beneficios, no entiende que se crean monopolios/oligopolios en la economía, evaden las redes de clientelismo que se producen en el seno del Estado con las empresas multinacionales, ahuyentan la corrupción que se genera y ya no hablo de la desigualdad.

Una-Espana-en-blanco-y-negro

Aun así si analizamos la situación actual podemos ver cómo los intelectuales neoliberales intentan mantener un régimen político y social, tratan de justificar las continuas crisis económicas como si fuesen políticas de unos malos gestores. Quieren mantener un sistema sin redistribución, en el que cada uno busque su propio proyecto vital sin ayuda del Estado. A cada movimiento o alternativa política que cuestiona la hegemonía y los privilegios del capitalismo lo atacan, llegan incluso a parecerse a los conservadores-reaccionarios que intentaban mantener el Antiguo Régimen feudal.

El neoliberalismo convoca a sus medios de comunicación, al aparato represivo, al Estado, etc; en oposición a todo movimiento progresista que plantea un nuevo sistema o que aboga por la recuperación de la soberanía para el pueblo.

Podríamos concluir que ahora ellos son los viejos. Son la intelectualidad rancia que vive en los principios del siglo XVIII, mientras que hay otros que dedican su voluntad política a la democracia.

 

[box type=”shadow” align=”aligncenter” class=”” width=””]¿Te ha gustado el artículo? Colabora con nosotros y haz tu aportación a través de Dropcoin.

[/box]

2 Comentarios

  1. Me parece que no tienes claro lo que es el liberalismo. Al margen de tus juicios de valor subjetivos sobre las consecuencias de una hipotética sociedad liberal, basadas en quién sabe qué, (en ningún lugar se ha puesto en práctica nunca el liberalismo y allí donde la economía es más liberal no vemos nada de eso de que se habla en tu artículo y de lo que se suele decir del liberalismo) tengo que decirte que por mucho que te pese la sociedad en la que vivimos es estatalista. Estalismo como término contrario al liberalismo. Los países de Europa son estalistas y desde el final de la segunda guerra mundial llevamos organizando la economía sin atisbo de liberalismo: keynesianismo que ha reinado siempre en todo el mundo como única forma viable de organización económica, el BCE, impuestos altos, rescate bancario, estado del bienestar consolidado, regulación masiva… Todo el mundo es estatalista y como comprenderas la crisis que vivimos ahora no puede venir de políticas liberales sino que necesariamemte son la herencia de años y años de keynesianismo y regulación. Los conservadores (neoliberales como les llamas) son estalistas y keynesianos. La diferencia entre la izquierda y la derecha es que una beneficia con el dinero de todos a empresas, a la Iglesia, etc. Lobbys de derechas, y la izquierda regala el dinero público del estado a lobbys de izquierdas: sindicatos, agricultores, el cine, etc. Castas y redes clientelares que no tienen nada que ver con el liberalismo. El término neoliberalismo se usa para hablar de medidas estatalistas de derechas y eso ha llevado a, digamos, “contaminar” el término liberalismo. Espero que leas esto y no te cierres en banda sino que investigues y te des cuenta que la derecha, en general, no suele ser liberal.

Comments are closed.