Como explicó hace unas semanas Diego Sánchez de la Cruz en Libre Mercado, la desigualdad (índice de Gini) ha caído en España durante los años 2015 y 2016, después de alcanzar el máximo nivel durante la crisis en 2014. La propaganda dice una cosa, la realidad otra, como bien desmonta el propio autor a lo largo del artículo.

La izquierda -y los intervencionistas en general- también suelen mentir en referencia a la pobreza. Así, no es difícil encontrar en prensa algunos artículos que mienten sobre la realidad de la pobreza en España, inventando cifras y metodologías. Pues bien, a pesar de los que dicen que la pobreza sigue aumentando a pesar de la recuperación económica, ocurre lo contrario: la pobreza en España se ha reducido durante los dos últimos años.

¿Cómo se mide la pobreza, lo que conocemos como pobreza absoluta? Tomando como referencia la carencia material severa (y no la tasa de riesgo de pobreza, que utiliza el umbral de pobreza, puesto que ésta mide desigualdad y no pobreza, como indica el INE). En cambio, la carencia material severa, es decir, la ausencia de al menos 4 de los siguientes 9 conceptos, sí mide pobreza: 1) No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año; 2) No puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado (o equivalente vegetariano) al menos cada dos días; 3) No puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada; 4) No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos; 5) Ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad…); 6) No puede permitirse disponer de un automóvil; 7) No puede permitirse disponer de teléfono; 8) No puede permitirse disponer de un televisor; y 9) No puede permitirse disponer de una lavadora. Estos conceptos, como digo, sí miden pobreza en un sentido más estricto, ya que es un sentido material y no monetario (la pobreza monetaria es relativa y forma parte del riesgo de pobreza).

Pues bien, acudiendo a los datos que proporciona Eurostat (también el INE) sobre carencia material severa en España, podemos ver cómo se ha reducido en los años 2015 y 2016, tanto a nivel relativo como absoluto.

Frente a la propaganda y el alarmismo de los que dicen que la pobreza sigue aumentando en España (además dando datos falsos, puesto que suelen dar el dato del riesgo de pobreza, de ahí que muchos titulares digan “el 30% de los españoles son pobres” y barbaridades del estilo), la realidad nos dice que la pobreza disminuye a niveles de 2012, dejando atrás, al igual que en la desigualdad, el pico máximo de la crisis alcanzado en 2014. Datos para alegrarse, menos para aquellos que politizan todo y no pueden sacar provecho electoral de estos descensos en la pobreza.

Deja un comentario