Guillermo Zapata y la centralidad del tablero

Miguel Gómez: "Es el Partido Popular quien está marcando la agenda política de los medios y de Ahora Madrid."

0
161

[dropcap type=”2″]L[/dropcap]as elecciones del 24 de mayo nos han dado varias lecciones, una es que arrebatar el poder electoral a los partidos del régimen no es fácil. Las candidaturas de unidad popular lo han hecho con mayorías simples o haciendo coalición con otros partidos bisagra. Sin embargo un viejo teórico de la praxis política llamado Lenin ya decía  que la toma del poder institucional con métodos electorales no bastaba para tomar el poder real, después Gramsci aportó que se debía pelear previa y durante por el poder cultural a través de una “guerra de posiciones” . Esto se traduce en que se debe ganar una base social defensora del régimen, el Partido en el gobierno debe realizar una función pedagógica constante a las masas.

El Partido Popular y el Partido Socialista tienen una gran ventaja puesto que controlan el poder mediático. Los medios de comunicación funcionan como intermediarios culturales de una ideología, unos valores y una metodología de trabajo. Cuando los consejos de dirección informativa están formados por miembros de los partidos políticos o cuando la única forma de financiación de estos medios son el sistema crediticio de grandes bancos pues estos van a marcar la agenda y las noticias de los informativos por una simple lucha de intereses.

Tras la victoria de Ahora Madrid en la capital los medios de comunicación y el Partido Popular se han empeñado en buscar trapos sucios de los miembros del partido, unos trapos descontextualizados y acusados por su mal perder. La capital ha sido un bastión durante varias legislaturas para el Partido Popular y que el ego de Esperanza Aguirre se lo quitase Manuela Carmena pues les ha hecho daño. Ahora Madrid ha conseguido alcanzar el gobierno pero no ser hegemónico, dado que desde la oposición el PP se ha empeñado en que dimita el concejal de cultura Guillermo Zapata por unos tweets de hace 4 años sin ninguna relevancia actual, o ahora con el caso de Rita Maestre. En un periodo de gran emergencia social los medios de comunicación no nos informan sobre los problemas sociales de pobreza infantil, paro, corrupción, precariedad laboral, desahucios, etc; es el Partido Popular quien está marcando la agenda política de los medios y de Ahora Madrid. No se habla de que nada más llegar al gobierno Ada Colau ha parado varios desahucios ni que Carmena plantea una expansión de las becas de comedor a los niños madrileños.

Dado esto se hace obvia la importancia de los nuevos partidos en el gobierno de tener a su mano los medios de comunicación, las asambleas de vecinos de cada distrito, el aparato administrativo de funcionarios, cooperativas de trabajadores, etc; es decir, la hegemonía o la centralidad del tablero político. La centralidad del tablero se traduce en el hecho de tener marcada la agenda mediática y política de los demás, que si al partido en el gobierno le preocupa la situación infrahumana de los inmigrantes que vienen a España ilegalmente pues la sociedad civil debata de esa temática y no de unos comentarios infantiles que se escribieron hace cuatro años. Es también cierto que la centralidad del tablero muchas veces se tiene desde la oposición porque al no tener que posicionarte políticamente ni emprender políticas públicas se tiene mucha mayor facilidad para marcar la agenda política de los demás, veamos por ejemplo como en Venezuela desde la oposición se intenta desestabilizar constantemente el gobierno chavista pero este al tener controlado el ejército y a la mayoría de las masas populares ha consigue mantenerse firme.

Llega un periodo de lucha constante para las candidaturas de unidad popular, no ha sido suficiente con llegar a las instituciones, porque no hay dominio sin dirección ni hay dirección sin dominio. Llega el combate por la toma del poder real o la victoria sobre la hegemonía.