Ciudadanos, externalizaciones y privatizaciones

0
941

[dropcap]H[/dropcap]ace unos días se conocía la intención de Ciudadanos de “desprivatizar” cuatro hospitales en la Comunidad de Madrid. Estos hospitales, privados según la formación que preside Albert Rivera, serían los siguientes: Valdemoro, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Collado Villalba.

El primer fallo es considerar estos cuatro hospitales como privados. Ciudadanos, al igual que muchos otros, confunde externalización con privatización. Los hospitales citados son públicos de gestión privada, es decir, han sido externalizados. La externalización consiste en traspasar la gestión del servicio, en su totalidad o sólo alguna de sus fases, bien a empresas privadas bien a organizaciones sin ánimo de lucro, aunque la titularidad y responsabilidad del servicio continúan siendo de carácter público. La privatización, por su parte, consiste en pasar tanto la gestión como la titularidad del servicio desde el sector público al sector privado.

Siguiendo con este tema, el pasado martes 5 de mayo se pronunciaba el Tribunal Constitucional sobre la externalización sanitaria que la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, propuso en el año 2012. El Alto Tribunal ha dado la razón por unanimidad al Gobierno madrileño diciendo que la gestión privada no pone en riesgo el régimen público sanitario. Es decir, el ejecutivo madrileño actuaba bajo la legalidad, a pesar de los intentos de desprestigio y las mentiras de la izquierda y actores sociales contrarios a la privatización de la sanidad -otros que confunden externalización con privatización-

El principal argumento de aquellos que defienden un modelo público -tanto en sanidad como en educación y demás sectores- es que todo aquello que provee el Estado es gratuito para sus usuarios. Así, no dudan en utilizar la falsa coletilla de “sanidad gratuita” o “educación gratuita”.

¿Es gratuito lo público? Ni mucho menos. Todo aquello que es público se financia con tributos -impuestos, tasas y precios públicos- además de la deuda pública. Los impuestos los pagamos todos y han ido aumentando en los últimos años bajo los gobiernos de Zapatero y Rajoy, hasta llegar al punto en el que nos encontramos actualmente: “la dictadura de los impuestos”. Prueba de ello es que 2014 ha sido el año en el que más impuestos se han pagado en España.

La sanidad pública no es gratuita. Las Comunidades Autónomas, que son las que tienen la competencia del gasto en sanidad, han ido aumentando el gasto desde que comenzara la crisis, negando así la austeridad y los recortes, un mito que no se cumple, por más que algunos sigan insistiendo. El gasto anual en sanidad ha aumentado desde el 5.7% del PIB en el año 2007 al 6% del PIB en 2013, del cual el 45% corresponde a la remuneración del personal. Es decir, el gasto ha aumentado algo más de 3.000 millones de euros desde que comenzara la crisis económica. Austeridad, recortes y mentiras.

Por cierto, Andalucía es la que menos gasta en sanidad pública per cápita: 1.044 euros. ¿Han visto protestas de la marea blanca por el sur de España? Yo tampoco, lo que indica que dicha marea solo “lucha” por los “derechos de todos” en aquellas comunidades donde gobierne el PP. Allí donde gobiernen los amiguitos socialistas de la marea blanca, ni pío.

Como he dicho antes, privatizar no consiste en externalizar solo la gestión, como algunos confunden a menudo. Privatizar tampoco es lo que se conoce como “capitalismo de amiguetes”. Cuando se privatiza algo, se debe hacer con la idea de devolver una actividad económica a la sociedad civil, esto es, desregular y sacar del presupuesto público dicha actividad. Permitir que sean empresarios -y no políticos o burócratas- quienes establezcan sus propias escuelas en el caso de la educación u hospitales, ambulatorios, etc., en el caso de la sanidad. De este modo se rebajan drásticamente los impuestos para que todas las personas puedan acceder a estos servicios. Sí, todas las personas. Algunos de los que rechazan la sanidad o educación privada dicen que solo aquellos que disfruten de rentas altas pueden tener acceso a dichos servicios privados. Falso. Hay mecanismos para aquellas personas con rentas más bajas, como el cheque escolar -también el homeschooling, rechazado por todos aquellos políticos que no soportan la libertad, ni tan siquiera la de elegir la enseñanza y educación de los padres hacia sus hijos- o el cheque sanitario. Todas las personas tendrían acceso a una sanidad o educación privada, al igual que no hace falta nacionalizar los supermercados para que todos tengan acceso a una alimentación básica, la cual es también un derecho y no veo a nadie diciendo que los supermercados tengan que ser públicos (estatales) y gratuitos, como sí lo dicen de la sanidad y la educación.

Externalizar no es privatizar, que se enteren en Ciudadanos y aquellos que no hacen más que confundir ambas ideas. Tampoco hay que demonizar la provisión y producción privada de bienes y servicios. El capitalismo de libre mercado es algo muy diferente a lo que suelen caricaturizar algunos que están en contra de dicho sistema: un señor en traje con un maletín lleno de billetes. No han entendido nada. Ese dibujo se identificaría más con el Estado del Bienestar, mejor llamarlo bienestar del Estado -de sus políticos y burócratas-. El libre mercado nada tiene que ver con ganar y ganar dinero, sino en prestar el mejor servicio posible a la sociedad. Si no se lo das, se irán a otro lado a buscarlo. Muy fácil de entender, pero no para todos, desgraciadamente.

 


 

¿Te ha gustado el artículo? Colabora con nosotros y haz tu aportación a través de Dropcoin.