Carlos es un joven valenciano, que vive en el Botànic. Tiene una prima, Núria, que es una del más del millón y medio de personas que pueblan Barcelona. Núria simpatiza con las ideas independentistas, y cuando se ve con Carlos, amén de dirigirse a él como Carles, le habla de la liberación de los Països Catalans; l´alliberament dels Països Catalans. Cuando escucha estas palabras, Carlos se indigna y reprocha que Valencia no es Cataluña. ¿Realmente los Països Catalans son una conquista de Valencia por parte de Cataluña?

Le sorprendería a Carlos que quien popularizó este término fue en 1962 Joan Fuster, en Nosaltres, els valencinans Fuster no era de Cataluña; sino de Sueca (Valencia). Recoge este término del siglo XIX, pero él es el padre real de esta idea.

Los Països Catalans es un país al cual pretenden llegar algunos independentistas, la mayoría incardinados en Cataluña. Este país se extendería por cinco regiones:

  • Cataluña del Norte: el Rosellón francés, pequeña región perteneciente a la Corona de Aragón durante el Medievo y los primeros siglos de la Edad Moderna. Fue cedida por la Corona de España a Francia tras el Tratado de los Pirineos, en 1659. Según la Genralitat de Catalunya, el 92% de la población se comunica en francés, reduciendo a un 3, 5% aquellos que hablan catalán. Los votos catalanistas son residuales; y han cosechado numerosos fracasos. Pese a que CDC —federación de la extinta Convergència Democràtica de Catalunya— y ERC mantienen presencia —pírrica— en esta región, es Unitat Catalana —UC— el partido hegemónico catalanista. UC colabora desde 2010 con Solidaritat Catalana per la Independencia, del Estado español, formación que lideró Joan Laporta y que no cuenta con diputados en el Parlament.
  • Cataluña: esta comunidad autónoma es la que capitanea este proceso. Es la región que más cerca tiene la independencia. Como es sabido, en las últimas elecciones la mayoría de los votos fueron contrarios a la independencia, pero favorables al referéndum de autodeterminación. No obstante, el Parlament alberga una mayoría absoluta independentista. Hay un gran elenco de agrupaciones independentistas, de las que sobresalen PDeCAT —extinto CDC—, ERC y la CUP.
  • Cataluña irredenta o La Franja: porción de Aragón limítrofe con Cataluña. Es esencialmente rural, y se extiende por las lindes de Huesca y Zaragoza y el norte de Teruel. Dependiendo de la fuente, se aportan una u otra cifra de catalanoparlantes; todas en torno a los 50.000 habitantes, y las más halagüeñas no superan el 5,4% de la población aragonesa total. Los resultados electorales catalanistas son mínimos. Se presentan ERC y la federación aragonesa de la extinta CDC, CDF —Convergència Democràtica de la Franja—. En los comicios municipales de 2011, Artur Mas hizo gira por La Franja. Como admiten no pocos expertos, el área de influencia de estas tierras no es Zaragoza; sino Lérida/Lleida.
  • Valencia: esta comunidad ha estado en manos del PP durante más de veinte años. En estos momentos, pese a la victoria de los populares, gobierna el PSOE en coalición con Compromís. Este partido es valencianista, y contó con el 18, 19% de los votos en la batalla autonómica. En esta formación también se respira una tensión pancatalanista. Sin embargo, en palabras del diputado Bandoví, “la cuestión nacional no ha sido puesta sobre la mesa por la ciudadanía”. Se erigen como nacionalidad, sin profundizar si dentro de España, fuera o en unos Països Catalans. En esta comunidad también campa ERC, con su marca valenciana, ERPV —Esquerra del País Valencía—, con escaso apoyo. Se suman muchos más partidos independentistas, sin representación parlamentaria, bien con el País Valenciano como meta o los Països Catalans.
  • Les Illes: Baleares, como Valencia, viene de estar bajo el poder azul del PP. Empero, aun con la victoria de esta formación, el archipiélago es regido por el PSOE, en coalición con Podemos. Aun así, en esta región también cuentan con partidos nacionalistas o independentistas. En primer lugar, MÉS: es coalición que aglutina a varias fuerzas de izquierdas, creada en 2010. Se considera pancatalanista y soberanista. Con estas siglas ha flirteado ERC. Es el partido hegemónico catalanista, y cuenta con nueve de los 59 diputados baleares y 108 de los 925 concejales baleares. Después, estaría GxF —Gent per Formentera—, con el diputado de Formentera, así como la mayoría absoluta del Consejo Insular de Formentera. GxF es un partido de izquierdas y nacionalista catalán, que trata de concretar sus reivindicaciones en lo más local: la propia isla. El PI —Proposta per les Illes— es otro partido que muchos confunden en las aguas del nacionalismo; pero no es así. El PI es un partido liberal de corte autonomista.

Los otros enclaves a los que habrían de extenderse los Països Catalans serían el Valle de Arán —Vall d´Arán— y Andorra. El primero goza de nacionalidad y, según Rufián, sería el único lugar en la República Catalana que podría invocar el derecho de autodeterminación. Por otro lado, estaría Andorra, minúsculo país pirenaico independiente de habla catalana que ciertos sectores pancatalanistas quieren agregarlo a los Països Catalans.

Por último, he de mencionar que, antes de la popularidad del término que ocupa este artículo, en 1961, Xavier Casp acuña otro término para mencionar a la misma realidad: Comunidad Catalánica.      

Ahí está: lo prometido es deuda. Mi artículo sobre los Països Catalans.

 

 

 

Deja un comentario