Redescubriendo nuestro patrimonio

Ana Carballo : "El Templo de Debod es uno de los muchos ejemplos de monumentos olvidados por una mala promoción o conservación."

0
665

[dropcap type=”2″]H[/dropcap]ace tiempo mientras veía un famoso programa de Mediaset (ninguno somos perfectos) asistí atónita a un curioso espectáculo difícil de describir. Una de las chicas del programa vestida de una forma elegante a la par que discreta realizaba una sesión fotográfica llena de glamour y finura, como era de esperar. Dicha señorita ponía sus mejores morritos a la cámara mientras que yo ponía mi mejor cara de espanto ante la televisión. Si alguien me hubiera visto creo que hubiera descrito como algo fuera de lo normal el ángulo que adquiría mi mandíbula al abrir la boca ante tal esperpento. El caso, es que aún hoy en día me sigo preguntando si nuestra alegre protagonista era consciente de que estaba posando con un monumento de 2200 años de antigüedad a sus espaldas.

Y como ellas seguramente gran parte de la población desconozca la existencia de un templo egipcio en medio de una gran ciudad. Desde la reconstrucción en su nuevo emplazamiento en 1972 hasta hace relativamente poco este regalo en agradecimiento por la participación española en la campaña de la Unesco de los años 60 para salvar los santuarios de Nubia ha pasado desapercibido. Incluso se llegó a considerar una zona conflictiva y poco recomendable para las visitas.

Sin duda parece una broma de dudoso gusto que un monumento que ha sobrevivido a varias dinastías e incluso a la invasión romana, pasando por un gran período de clausura y abandono hasta el siglo XIX, cruzara el Mediterráneo en su rescate para acabar condenado al olvido. Un viaje en el cual incluso llegaron a perderse varias piedras del templo complicando el ya difícil proceso de reconstrucción con planos de dudosa seriedad. Sin duda una travesía llena de complicaciones y una situación que no mejoró ya en tierra.

En los últimos años se ha tratado de reforzar la seguridad del parque madrileño y mejorar la conservación del templo. Una medida sin duda in extremis tras varios episodios vandálicos contra la joya egipcia. Actos que probablemente vengan de la falta de conocimiento del legado histórico y cultural de una cultura milenaria. Actos influenciados por la poca sensibilidad ante un monumento con una vida larga e intensa que ha podido albergar más acontecimientos de lo que podemos imaginar.

En este caso nuestra protagonista es el reflejo de una parte de la sociedad en la que vivimos, miles de personas ven dicho programa todos los días, y durante la emisión de ese día miles de personas, sobre todo jóvenes, verían el Templo en sus pantallas, pero ¿cuántas de esas personas sabían realmente lo que estaban viendo?

Gran parte de los ciudadanos desconocen que en nuestro país hay un gran número de legados artísticos de distintas culturas esperando ser rescatados del olvido, esperando por una oportunidad en su nueva residencia.  El Templo de Debod es uno de los muchos ejemplos de monumentos olvidados por una mala promoción o conservación. Por ello, quizá deberíamos pararnos un momento a reflexionar sobre la gran cantidad de obras increíbles que están solo a unos metros de nuestras casas, obras que sabemos que están allí como si un día hubieran aparecido de la nada y que sin embargo es probable que guarden una historia increíble con una extensión de miles de años. Pero claro, parece que siempre hay cosas más importantes a los ojos de quien debe encargarse del problema.