El embajador ruso en Ankara, Andrei Karlov, fue tiroteado y gravemente herido en un ataque en la capital turca mientras participaba en un evento. El atacante, un joven que no supera la treintena de edad, comenzó a recriminar las actuaciones del gobierno ruso en Alepo.

Finalmente el embajador murió en el hospital y por lo de ahora la zona continúa acordonada.

 

Deja un comentario