El embajador ruso en Ankara, Andrei Karlov, fue tiroteado y gravemente herido en un ataque en la capital turca mientras participaba en un evento. El atacante, un joven que no supera la treintena de edad, comenzó a recriminar las actuaciones del gobierno ruso en Alepo.

Finalmente el embajador murió en el hospital y por lo de ahora la zona continúa acordonada.

 

Compartir
Artículo anteriorPensar el islam
Artículo siguienteEn el café de los existencialistas
Mejor blog de actualidad 2014. Si quieres colaborar con nosotros, escríbenos por RRSS o mail.

Deja un comentario