Desgranando las elecciones británicas

0
399

[dropcap]C[/dropcap]ontrariamente a lo esperado las elecciones británicas solo han tenido el color azul Tory. Los encargados de pelearle las elecciones, los laboristas, no han estado a la altura.
Por lo demás la caída de los liberales ha sido más grande de lo esperado, el UKIP no llega al 15% y los Verdes consiguen un buen resultado rozando el 5%. En cuanto a partidos no nacionales destaca el histórico resultado del SNP en Escocia donde ha barrido.

El nivel de la amplia victoria conservadora se palpa en Gower donde gobernaba el Partido Laborista desde 1.906, además han perdido casi todos los battlegrounds (circunscripciones que se vaticinaban igualadas e históricamente disputadas) como en Eaton o incluso en el propio Londres como Battersea. Pero lo que sin duda les ha afectado más ha sido que en Escocia solo han conservado un escaño perdiendo cuarenta diputados, importantes figuras como Jim Murphy el líder en Escocia y Douglas Alexander el sustituto de Gordon Brown que además ha sido coordinador de campaña se han estrellado.

Los liberales han sufrido un descalabro histórico consiguiendo incluso menos de una docena de escaños. Su hundimiento más evidente ha sido en Brent Central, en pleno Londres, donde del 62% han bajado al 8%. pesos pesados como Hughes y Vince se han quedado fuera del Parlamento. Su caída ha sido de 2/3 partes de porcentaje de voto en todo el Reino Unido, curiosamente aguantaron más en Escocia que en Inglaterra pero aun así solo conservaron Orkney.

La victoria arrolladora del SNP cobra mayor dimensión viendo que consigue la victoria donde ganó por gran diferencia el NO a la independencia como en algunas zonas de Edimburgo, en el norte y en el sur (salvo en dos lugares donde los laboristas sacan su único escaño y los tories conservan el único que tenían).

Analizando los resultados y viendo la oscilación de voto se puede decir que una seria posibilidad es que debido al descontento liberal por gobernar con Cameron una buena parte de su electorado voto laborista. Esto no sería de extrañar pues los liberales ingleses absorbieron una escisión laborista y son más de centro que en otros países.
Por otra parte ha habido un voto útil a los tories desde la derecha que ha desactivado al UKIP, junto con la propuesta de referéndum para decidir si salir de la UE que ha satisfecho a mucho nacionalista británico.
También es muy probable un voto recelo contra el crecimiento del nacionalismo escocés y por eso haya sumado votos de última hora David Cameron.

En el campo de la izquierda la derrota de Ed Miliband puede explicarse por una pérdida de votos hacia el UKIP. Esto se sustenta por el alto porcentaje del partido de Farage en el norte de Inglaterra, terreno típicamente laborista. El crecimiento de la extrema derecha en zonas típicamente de izquierdas es algo ya visto en Francia por ejemplo.
La subida de los Verdes no ha sido clave en casi ninguna circunscripción para hacerles perder a los laboristas pero si indica que parte de la izquierda no se identifica con el laborismo.

El caso escocés es singular.
Allí las promesas no cumplidas por los partidos nacionales para convencer a los votantes a que votasen NO a la independencia son una parte de la explicación del resultado, aunque es más probable que haya sido la visión de firmeza de Sturgeon líder del SNP contra la política conservadora de los tories y que hayan sido penalizados los laboristas por tres cosas; Miliband es un líder considerado muy lejano de Escocia, que Jim Murphy el líder en laborista escocés es de la línea de Blair más centrista (incluso voto a favor de la guerra de Irak) así como que Miliband prometió no pactar con el SNP que es otra fuerza de izquierdas.

Con la gran victoria obtenida por los tories, rozando el 10% de los votos y una amplísima diferencia de escaños, es fácil vaticinar que gobernará en solitario y se producirá un giro conservador en la política británica. Cameron estará tentado a aplicar sus políticas más anheladas para pasar a la historia como un gran reformador del Reino Unido a la altura de Margaret Thatcher.
Los liberales, que desde antes de la derrota parecía obvio que se meterían en el congelador saliéndose del gobierno con los tories por las malas encuestas y no entrando en uno de los laboristas, han perdido todo su peso político. Su líder Nick Clegg ya ha anunciado su dimisión y su posible sucesor es Tim Farron que ha ganado en Westmoreland & Lunsdale cómodamente.
La derrota abre el debate interno en los laboristas de si seguir el viraje izquierdista emprendido por Ed Miliband o girarse hacia el centro volviendo a la línea de Tony Blair que defiende David Miliband, hermano del candidato laborista y que fue derrotado por este por el liderazgo del partido.
Los Verdes se constituyen como una fuerza que se consolida y que pese a que se vaticinaba que crecería no se esperaba que consiguiese más de un escaño si es que lograba seguir en el Parlamento pero ha conseguido varios diputados.
El UKIP queda desactivado porque pese a convertirse en tercera fuerza apenas entra en la cámara, aunque probablemente le reavive un referéndum sobre si el Reino Unido debe seguir o no en la UE.

La cuestión escocesa vuelve a estar sobre la mesa. El SNP va a mostrarse muy combativo en Westminster y reclamar el federalismo, hay elecciones en Escocia el año que viene y ello puede llevar una propuesta de Cameron tras esa fecha. Los conservadores quieren que los escoceses no intervengan en Inglaterra y querer librarse de un feudo laborista, aunque ahora haya dejado de serlo pero es probable que solo sea algo temporal, por lo que estarían dispuestos a que Escocia no mandase diputados a Westminster lo que implicaría una amplia autonomía para Escocia pero que no aceptaría el SNP sin transferir las competencias económicas (más allá del IRPF que es un impuesto impopular). De hecho Sturgeon la líder de los nacionalistas escoceses podría querer convocar un referéndum en Escocia tras las elecciones del año que viene allí sobre una gran autonomía fiscal.

Por otra parte el referéndum sobre la separación del Reino Unido de Europa se ha hecho real. Es una incógnita que pasara pero si David Cameron no convence al resto de socios para que su país tenga una relación especial pero alejada, participar en proyectos y en el mercado común pero no estar vinculado en legislación y apenas en temas políticos, tendrá muy difícil defender ante los británicos la permanencia en la UE en ese referéndum. Además una salida del país del club comunitario provocaría seguramente la intención del SNP de convocar otro referéndum de independencia pues quiere seguir en la UE, aunque podría optarse por la vía de Groenlandia que pudo decidir no entrar en la UE pese a pertenecer a Dinamarca pero en el caso escocés seria a la inversa, con ello Escocia tendría una autonomía confederal que es algo que Westminster muy seguramente no quiera permitir.

En definitiva el proceso electoral ha permitido crear estabilidad gubernamental en el Reino Unido asegurando que Cameron gobierne pero no despeja los problemas del país que son el modelo de Estado en que encajar a Escocia y la pertenencia o no a la UE.


Si te ha gustado este artículo o la inicitiva de esta web, también puedes colaborar con microdonaciones de Dropcoin.