Pere Aragonès asegura que «No me consta la implicación del Estado» en la detención de Puigdemont

0
20

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se desmarca de las acusaciones que desde el independentismo catalán señalaban una “conjura” del Gobierno para atrapar a Carles Puigdemont. En una entrevista en La 2 y en Radio 4 Aragonès ha asegurado que «Yo no entraré en especular si estaba al tanto o no. A mí no me consta». Con esta simple frase el presidente autonómico deja claro que no acepta la teoría propuesta por el propio Puigdemont en la primera rueda de prensa que dio tras ser puesto en libertad por las autoridades italianas, la cual fue abrazada por el sector independentista afín a JxCat y descrita por el vicepresidente de la comunidad, Jordi Puigneró, como una “conjura”.

Sin embargo, Aragonès no ha evitado señalar al Estado una vez más para acusarlo de represor, en este caso, el president responsabilizó a la cúpula judicial del Estado asegurando que «Vemos que el aparato judicial del estado español mantiene la vía represiva y el Gobierno no puede hacer ver que no lo ve». Según Aragonès, son los jueces los que intentan dinamitar las negociaciones con el Gobierno central.

El presidente autonómico ha aclarado que ni Puigdemont ni ningún miembro de Junts le ha pedido nunca que no se siente en la mesa de diálogo, aunque admite que es un tema controvertido y que no hay acuerdo entre los diferentes sectores independentistas. Además, Aragonès ha pedido a Sánchez que «dé más pasos para acabar con la represión» y que «no se quede sólo con los indultos», seguidamente ha pedido que momentos como el actual, referido a la detención de Puigdemont, «sirvan para fortalecer la convicción de conseguir la amnistía».

El presidente autonómico también ha hablado sobre los presupuestos, donde se ha negado a hacer frente común con JxCat para negociar, ya que lo ve como «una herramienta para desgastar al independentista del lado», refiriéndose a ERC. Con estas declaraciones contesta a la propuesta de la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, que instaba a reunir a las fuerzas nacionalistas de ERC y la CUP para aprovecharse de la “debilidad” parlamentaria de Pedro Sánchez consiguiendo un mejor resultado al negociar las cuentas estatales. Así mismo ha llamado a «reforzar» la posición catalana en la mesa de negociación. «Haría falta mucha más unidad. Tenemos que cerrar filas. Ir a la una», ha defendido.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se desmarca de las acusaciones que desde el independentismo catalán señalaban una “conjura” del Gobierno para atrapar a Carles Puigdemont. En una entrevista en La 2 y en Radio 4 Aragonès ha asegurado que «Yo no entraré en especular si estaba al tanto o no. A mí no me consta». Con esta simple frase el presidente autonómico deja claro que no acepta la teoría propuesta por el propio Puigdemont en la primera rueda de prensa que dio tras ser puesto en libertad por las autoridades italianas, la cual fue abrazada por el sector independentista afín a JxCat y descrita por el vicepresidente de la comunidad, Jordi Puigneró, como una “conjura”.

Sin embargo, Aragonès no ha evitado señalar al Estado una vez más para acusarlo de represor, en este caso, el president responsabilizó a la cúpula judicial del Estado asegurando que «Vemos que el aparato judicial del estado español mantiene la vía represiva y el Gobierno no puede hacer ver que no lo ve». Según Aragonès, son los jueces los que intentan dinamitar las negociaciones con el Gobierno central.

El presidente autonómico ha aclarado que ni Puigdemont ni ningún miembro de Junts le ha pedido nunca que no se siente en la mesa de diálogo, aunque admite que es un tema controvertido y que no hay acuerdo entre los diferentes sectores independentistas. Es conveniente recordar que en la última reunión no se presentó ningún representante de JxCat.

Además, Aragonès ha pedido a Sánchez que «dé más pasos para acabar con la represión» y que «no se quede sólo con los indultos». Por su parte ha dejado claro que «Mi compromiso con una salida negociada al conflicto está. Lo mantengo y creo honestamente que es la mejor manera de acabar con la resolución del conflicto», seguidamente ha pedido que momentos como el actual, referido a la detención de Puigdemont, «sirvan para fortalecer la convicción de conseguir la amnistía».

El presidente autonómico también ha hablado sobre los presupuestos, donde se ha negado a hacer frente común con JxCat para negociar, ya que lo ve como «una herramienta para desgastar al independentista del lado», refiriéndose a ERC. Con estas declaraciones contesta a la propuesta de la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, que instaba a reunir a las fuerzas nacionalistas de ERC y la CUP para aprovecharse de la “debilidad” parlamentaria de Pedro Sánchez consiguiendo un mejor resultado al negociar las cuentas estatales. Así mismo ha llamado a «reforzar» la posición catalana en la mesa de negociación. «Haría falta mucha más unidad. Tenemos que cerrar filas. Ir a la una», ha defendido.

Compartir
Artículo anteriorElecciones 2021 en Alemania: Inestabilidad y coaliciones
Mejor blog de actualidad 2014. Si quieres colaborar con nosotros, escríbenos por RRSS o mail.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí