Los expertos denuncian la pasividad del Gobierno ante el atentado yihadista de Murcia

0
17

El atentado yihadista del pasado día 17 en Murcia ha despertado bastante polémica tanto en redes sociales como entre los agentes policiales. Si bien en la actualidad se encuentra sometido a una profunda investigación policial, son aún pocos los datos que se conocen con claridad. Asimismo, los cuerpos oficiales han denunciado la falta de cobertura existente con respecto a este caso, que, de acuerdo con ellos, se ha tratado con una frivolidad inusitada ante este tipo de situaciones.

El pasado día 17, Abdellah Gmara, un ciudadano magrebí de 30 años atentaría en Murcia, en la localidad de Torre Pacheco, causando la muerte de dos personas y que otras dos saliesen heridas. El atentado se produjo cuando Gmara, montado en una furgoneta, comenzó a atropellar a diversos viandantes de la localidad. Tras estas acciones, Gmara sacó un cuchillo y se lo clavó en el pecho, causándose la muerte en lo que los agentes han calificado como una “inmolación ritual”.

Si bien en un comienzo se consideraba que dicho acto podía deberse a problemas mentales, una nota encontrada en el vehículo confirmó a los agentes del Instituto Armado que se trataba de un atentado de carácter yihadista. Si bien algunas versiones siguen manteniendo que se trataría de un perturbado, las autoridades afirman que no han encontrado datos médicos que avalen que Abdellah Gmara sufría algún tipo de problema sicológico o siquiátrico aunque están pendientes de recibir los últimos informes de los servicios de salud. Fuentes judiciales explican que sea o no un desequilibrado, el delito es el mismo y la motivación seguiría siendo la misma: la intención terrorista.

 Tras eso, una investigación posterior ha revelado que Gmara se había depilado todo el cuerpo antes del atentado- indicador habitual de un proceso de “purificación” físico realizado por los terroristas antes de realizar sus acciones-. Asimismo, testigos oculares confirman que el terrorista habría estado pocos minutos antes de acometer los atropellos en una mezquita, probablemente, de acuerdo con los expertos de la benemérita, realizando rezos de despedida.

Los expertos no salen de su asombro ante la falta de cobertura

De acuerdo con las informaciones recopiladas por el diario El Mundo, los expertos en terrorismo yihadista no salen de su asombro ante la poca atención que está recibiendo este caso.

 Los expertos afirman que las instituciones oficiales gubernamentales presentarían una “sordina” voluntaria, encaminada a convertir esta acción en un “simple suceso” que pase desapercibido para el gran público. De nuevo, de acuerdo con declaraciones recogidas por el mundo, los expertos han determinado que el Gobierno estaría o bien obviando el asunto, o bien orillándolo para tratar de reducirlo a una anécdota.

Considerando que España se encuentra en alerta terrorista 4, y que este crimen parece a todas luces confirmarse como una acción yihadista, los especialistas consideran que es muy poco sensato tratar de reducir este asunto a la irrelevancia. Las características propias de este atentado, habituales en los “lobos solitarios”- como son la radicalización tardía, la falta de organización y la inmolación posterior al atentado- han aumentado mucho en tiempos recientes, y se prevé que la toma de Afganistán por parte de los talibanes aumente aún más el riesgo de que los países occidentales sufran atentados de este tipo en los próximos meses o años.

Se ha recomendado que el gobierno abandone su actitud pasiva ante este caso y organice una reunión para coordinar las comisiones de seguimiento de actuaciones antiterroristas y evitar un posible aumento de los atentados yihadistas dentro del territorio nacional. Asimismo, recalcan la necesidad de readaptar los planes de defensa ante los atentados, pues la reapertura del sector hostelero, así como la movilidad libre por el territorio nacional representan un nuevo peligro en tanto que una nueva ola de terrorismo yihadista posee ahora muchos más lugares donde atentar, así como dificulta el control policial.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí