Politicahora.es

¿Por qué no debes jugar a la ruleta? Te están robando

En España, el juego siempre ha cautivado a personas de distintos perfiles. Los Pelayo lograron poner en jaque a multitud de casinos, gracias a errores físicos, todo hay que decirlo. Hoy en día, los operadores de juego se han profesionalizado hasta tal punto que logran erradicar el riesgo de desbanque.

LAS PROBABILIDADES, EN TU CONTRA

Que la ruleta no es un juego puro, lo sabemos todos. Cuando un apostador acierta un número, el casino paga a 36 euros por cada euro apostado. Sin embargo, la ruleta europea se compone de 37 números, por lo que (1/37=0.027) te están «llevando» un 2.7% del dinero que apuestas, sin que puedas hacer nada.

Te pongo otro ejemplo. Imagina que tengo una moneda con una cara de color Negro y otra de color Rojo. Las probabilidades estimadas (eliminando que caiga de canto) serían aproximadamente de un 50%.

Para que el juego fuese justo, yo tendría que pagarte (1/0.5=2) 2 euros por cada euro apostado. En el caso de la ruleta, para que fuese justa, el pago debería ser de (1/0.027=37) 37 euros por euro apostado.

LAS RULETAS FÍSICAS, TRAGAPERRAS DEL S.XXI

Pero las «ruletas» que hay en los locales nada tienen que ver con las originales. Desde hace unos años, estos negocios físicos dedicados al juego se han disparado. Las ruletas electromecánicas han ido subiendo como la espuma y es difícil, hoy en día, no encontrar una en cualquier pueblo.

En las tragaperras, el jugador (no patológico) es consciente de que el premio está programado, pero en la ruleta física, el jugador considera de que es el azar el que marcará la posición de bola al caer.

LA BOLA SABE DÓNDE TIENE QUE CAER

Las ruletas electromecánicas son máquinas de tipo B, esto significa que el premio está programado y, por tanto, cuando ves la bola girar sólo estás viendo una animación para darle emoción a la partida.

Están programadas bajo los mismos protocolos que las tragaperras, además incluyen las misma funcionalidades (posibilidad de Jackpot o sorteo de fichas). Cuando la máquina canta el «NO VA MÁS», el número ya está seleccionado y por tanto, al igual que en una tirada de una tragaperras, el resultado no depende del azar, sino de la máquina.

Por cierto. Si tienes cualquier duda acerca de este tipo de máquinas, puedes dejarme en la caja de comentarios tu pregunta e intentaré solucionártela lo antes posible.